Poco a poco José María Aznar ha ido construyendo un imperio lobbista y de acción política a su alrededor. Seguir vinculado al Partido Popular, aunque fuese como presidente de honor, le ha estado limitando su campo de acción. Aznar quiere seguir mandando. Por sí mismo o por persona interpuesta. Y la estrategia de acción del PP marianista está muy lejos de sus intereses políticos y económicos. Para Aznar, el partido conservador era un lastre. Y se ha desprendido de él. Quedan algunos fieles y algún lobby amigo, como la Red Floridablanca, para seguir “incordiando” al marianismo y las nuevas huestes. Pero él se centrará en sus negocios.

Podía haber sido miembro del Consejo de Estado, como establece la legislación vigente, tener su sueldo vitalicio y disfrutar de sus nietos tranquilamente. Pero no. Aznar descubrió un mundo nuevo de influencias y riquezas de la mano de su amigo George W. Bush y de su yerno Alejandro Agag. “¿Para qué estar en casa pudiendo ganar dinero y mandar?”. Algo así debió pensar el ex presidente del gobierno. Y a ello se ha dedicado en la última década.

 

Money, money, money…

Su primer paso fue incorporarse a News Corporation, la empresa matriz de Rupert Murdoch, en la que Aznar ha hecho su trabajo como lobbista ejemplarmente. Según comentó The Independent, el ex presidente del gobierno español negoció con David Cameron la compra por parte de Murdoch de una empresa menor. En contraprestación, The Sun editorializaría en favor de los Tories.

cameron-aznar
Captura de la noticia publicada por el Independent.

Lo mismo hizo Abengoa a través de su filial Befesa en ciertos negocios en la Libia de Gadafi. Aznar debía conseguir cuatro concesiones para plantas desaladoras (en Tobruk, Misurata, Sirte y Yarafa) del gobierno libio. Cobró 100.000 euros de adelanto y consiguió que “el amigo de Occidente”, Aznar dixit, Muamar El Gadafi cerrase el contrato con la empresa española. Pero la primavera árabe y todo lo que aconteció después hicieron imposible la puesta en marcha. Esto causó una pérdida de casi 6 millones de euros en comisiones para la empresa de Aznar.

Como asesor de Dohey Global Group, empresa energética con intereses en Europa del Este, José María Aznar ha realizado viajes para defender los intereses de quien le paga. Como las diversas visitas que ha realizado a ver al húngaro Viktor Orban, quien distinguió al español con la Gran Cruz del Honor húngara.

En España también sabe influir para hacer negocios. El ex presidente fichó como asesor personal de John Scott, presidente de KPMG en España y vicepresidente mundial. La consultora, entre otros negocios, es la encargada de gestionar y fiscalizar los productos tóxicos del Sareb, como los pisos que se quedaron los bancos y cajas. Curiosa coincidencia que Haya Real Estate, en la que José María Aznar Botella es consejero, sea la mayor beneficiada de la venta de estos pisos.

 

… y Poder

Su entrada en la compañía canadiense Barrick Gold no es fruto de la casualidad. Sus vínculos con los Bush (ambos con una gran cantidad de acciones de la compañía) le han proporcionado, como en otras ocasiones, ese privilegiado lugar donde hacer negocios y política. Su llegada a esta empresa se gestionó en la República Dominicana, durante unas jornadas de relax en compañía de los Bush, Gustavo Cisneros y Álvaro Uribe.

La misión de Aznar en esta compañía es permitir la expansión y consolidación de los proyectos mineros en América Latina. Solo hay que cruzar las visitas del ex-presidente a países del cono sur para comprobar su trabajo de lobista. Barrick Gold ha necesitado ayuda en Argentina, Chile y Perú. Pues Aznar se ha entrevistado con los presidentes de esos países.

¿Si no eran de la misma cuerda? No pasa nada, se apoya al candidato de derechas del país. Como ha hecho Aznar con Claudio Macri o Sebastián Piñera. El caso es que la derecha mundial gobierne y las empresas amigas obtengan beneficios.

¿Es mucha la casualidad? Su pertenencia a JE Robert, empresa inmobiliaria internacional, con intereses en los mismos países, tal vez cierre el círculo de las casualidades. Si no acude para ayudar a unos, lo hace para ayudar a otros. Y si no siempre le queda el bufete de abogados internacional DLA Piper, el cual también posee intereses mineros y petrolíferos en la región.

 

La Doctrina Monroe

Los negocios de Aznar le proporcionan una gran cantidad de dinero, pero lo que realmente satisface al ex presidente es cumplir su misión en el mundo. Salirse del PP, como confirman fuentes cercanas al presidente de FAES, le permite poder cumplir esa misión de llevar el capitalismo y el conservadurismo a toda la faz de la Tierra. “Es un iluminado” como recuerdan algunos políticos conservadores con bastante sorna.

Esta campaña tiene su centro principalmente en Latinoamérica. Especialmente por el peligro que supone el populismo instalado allí y la persistencia de una izquierda fuerte y poco domesticada aún. Y nada mejor en este empeño que juntarse con otro “iluminado” el senador colombiano Álvaro Uribe. Y, por qué no, a un escritor de prestigio Mario Vargas Llosa.

Aznar y Uribe forman sociedad en la lucha contra el populismo y la izquierda en general. Como denunció hace tiempo el periodista Atilio Borón ambos son los responsables de los golpes blandos en América Latina. Con esta expresión se refiere a la utilización de los fondos de USAID (Agencia de los EEUU para el desarrollo internacional) y la NDE (National Endowment for Democracy) para generar una opinión pública en favor de los partidos locales afines a los postulados estadounidenses. Según Borón ambos serían los canalizadores de esos cientos de millones de dólares. Todo en favor del amigo del norte.

(Seguirá)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. He entrado solo para deciros que me es imposible leer vuestro diario.
    Carga un anuncio a todo volumen y no puedo leeros ya sea en el movil o en el PC me destroza los tímpanos.

  2. No es nada nuevo, los gobernantes politicos salen de la política para meterse en oligopolios aprovechando sus contacos e influcencias, lo nuevo es que realicen viajes de trabajo pudiendo estar en casa viendo como se llenan sus cuentas en paraísos fiscales. La única explicación que para ello encuentro, es el no tener que aguantar cada día a su esposa Ana Botella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + 13 =