Hay que reconocer que no es un mal intento y que por comparación a todo lo anterior sale más que reforzada -ya saben, aquello de que es “el menos malo de los sistemas”- pero eso no es mas que el consuelo del mal perdedor.

Una democracia plena requiere de un esfuerzo, un compromiso y un trabajo diario que en España y en casi cualquier otra demcoracia moderna no vemos más que en contadas ocasiones.

¿Tenemos los ciudadanos razón cuando decimos que es lamentable que los partidos dediquen horas a hablar de lo supérfluo en vez de ir a lo concreto? ¿Acertamos cuando nos quejamos de que nos prometen lo que sabemos que no van a cumplir? Sin duda, pero es que luego les votamos.

Y al revés. ¿Tienen razón los partidos cuando se quejan de que nadie hace caso a su programa electoral y que no sirve de nada detallarlo porque nadie lo lee? ¿Aciertan cuando se quejan de la baja participación política de los españoles? Pues sí, ellos tambien están en lo correcto, pero siguen sin cumplir sus programas y sin abrir democráticamente sus estructuras.

En esa inacción mutua, en esa dejadez “mariana” de que las cosas se arreglan solas vamos emporando en progresión infinita nuestra crisis política.

La tan cacareada nueva política se ha resumido en nuevos partidos. Como decíamos al principio mejor eso que nada, pero no por ello pasa a ser un cambio relevante. Los partidos nuevos son algo mejor en tanto que son nuevos y por pura estadística acumulan menos errores y menos incumplimientos. También parecen más abiertos, vistos desde fuera, pero poco más podemos decir.

No es su culpa directa. Los ciudadanos exigimos procesos abiertos participativos pero cuando se abren no participamos casi ninguno. Luego pasamos a quejarnos de la baja participación y cuestionamos dichos procesos, así que los partidos vuelven a ir cerrándose. Somo como una gran pescadilla que se muerde la cola.

La solución es poco probable, de héroe suicida. Haría falta algo tan sensato -escrito- pero tan imposible -en la realidad- como que un partido saliera de la agenda marcada por los medios y pasara a hablar de problemas reales, a lo que los ciudadanos reaccionaríamos pasándonos todos de golpe a informarnos por medios alternativos y acabáramos votando a dicho partido. Ya les digo, imaginación pura.

Pero al menos nos demuestra que la clave es un cambio doble. No saldremos de este bucle de suficiente pero falsa democracia en la que en realidad gobiernan los 4 fontaneros que deciden las listas electorales en los principales partidos mientras no coincida un nuevo ritmo de ciudadanía y partidos al unísono.

Hasta ahora parecía que lo que necesitábamos eran partidos nuevos. Una teoría que parecía lo suficientemente fundamentada, pero que se ha venido abajo cuando hemos comprobado que nuevos partidos + misma ciudadanía es igual a partidos nuevos que envejecen rápido.

Hay motivos para seguir creyendo que es posible porque al menos hemos empezado a dar esos pasos que antes ni pensábamos posibles. Ya sabemos que es posible tener nuevos partidos y sabemos que la ciudadanía es capaz de activarse puntualmente como aquel 15M. Ahora solo faltaría sostenerlo en el tiempo, ampliar la base social comprometida y entonces generar partidos que sean un instrumento para la ciudadanía y no para lograr el poder de ese partido.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − cinco =