Para muchas personas, los jugadores de poker tienen todavía un halo misterioso heredado de las películas americanas. Los imaginamos fumando y bebiendo whisky, con un rictus duro y a punto de enzarzarse en una pelea. Pero esa imagen cinematográfica poco o nada tiene que ver ya con la realidad. Los jugadores de poker del siglo XXI son personas de la calle, que visten con vaqueros y zapatillas de deporte y que escapan por completo al estereotipo de Hollywood.

Dentro del ranking de mejores jugadores de poker dominan los americanos, pero también se han colado nombres españoles. Uno de ellos llegó a lo más alto el año pasado y se mantiene entre la élite del poker mundial. Se trata del joven Adrián Mateos, pero hay algunos más que le siguen de cerca. Son jóvenes que decidieron poner su máxima atención en los naipes y que han alcanzado su sueño: vivir del juego.

Para conseguir su objetivo algunos pusieron rumbo hacia Gran Bretaña y residen todavía en el extranjero. Otros siguen aquí y llevan años participando en torneos. Es el caso de Sergi Alonso, reciente campeón del torneo de póker 888 Live Festival Barcelona. Todos tiene un denominador común: son personas perfectamente normales que decidieron convertir su afición en una forma de vida. Nada tienen que con Neymar, Cristiano Ronaldo o Gerard Piqué, tres nombres famosos asiduos a los torneos. Solo comparten con ellos una pasión y el espíritu de competición.

Adrián Mateos

Este joven de 24 años, nacido en la localidad madrileña de San Martín de la Vega, alcanzó el año pasado el primer puesto dentro del Global Poker Index (GPI). Se trata de un índice de referencia dentro del mundo del póker, que refleja la evolución de los jugadores en los torneos en vivo que se disputan por todo el mundo. La clasificación se actualiza semanalmente y a final de año se establece un ranking final.

Pues bien, de los cerca de 450.000 jugadores que participan activamente en torneos de poker, Adrián Mateos fue el más regular y el que se alzó con el primer puesto en el cómputo final. Este año, de momento va quinto, pero habrá que esperar a diciembre para conocer el resultado definitivo. El que parece tener todos los números para ganar es el norteamericano William Alen Foxen, que encabeza de momento el ranking del GPI.

El éxito de Adrián Mateos no ha llegado por casualidad. A los 16 años empezó a formarse y a los 18 dio el salto al poker profesional. Había empezado la carrera de económicas y la dejó para trasladarse a Londres. Allí es donde se concentran los jóvenes que quieren convertir el póker en su forma de vida. Los premios no tardaron en llegar. En dos grande torneos disputados en Madrid acumuló 130.000 euros y las ganancias han ido multiplicándose. Ahora tiene una fortuna de 12 millones de dólares, conduce un Ferrari y dirige una empresa de coches de lujo.

Para Mateos, el elemento clave en la profesionalización de los jugadores ha venido de la mano del poker online, que permite jugar desde casa e ir adquiriendo experiencia. Luego es cuestión de estudiar, centrarse en las matemáticas y aplicar unas fuertes dosis de psicología. El factor suerte también influye, afirma Mateos, pero la base es el estudio y la práctica.

Adrián vive a caballo entre Londres, Bahamas, Miami y las Vegas. Le gustaría volver a España pero no está conforme con la legislación del juego y afirma que los impuestos son demasiado altos. En Gran Bretaña las ganancias derivadas del juego están libres de cargas.

Sergio Aido

Este joven asturiano de 30 años es otro de los grandes nombres del poker en España. Compartía piso en Londres con Adrián Mateos y estuvo el año pasado entre los 10 mejores del mundo.  Aunque su trayectoria se ha visto eclipsada algunas veces por los triunfos de Mateos, en los últimos años ha brillado con luz propia y ha conseguido batir a los mejores jugadores del circuito internacional.

Como su compañero Mateos, Aido forjó su carrera en Gran Bretaña jugando torneos online. Hace un año se trasladó a Macao (China) y está centrado en los torneos en vivo. De momento no piensa volver a la competición virtual por falta de tiempo y porque los horarios en Asia se lo ponen complicado. Sergio Aido ha acumulado multitud de títulos, en especial en los High Rollers, y también ha alcanzado unos ingresos elevados. Sus ganancias superan los 8 millones de dólares.

Javier Gómez

La trayectoria de este joven salmantino de 26 años es similar a la de Adrián Mateos y Sergio Aido, aunque de momento no ha alcanzado su nivel de victorias. Al igual que sus compañeros, se mudó a Londres cuando entró en vigor la nueva ley del juego. La normativa impide jugar desde España en casinos.com y propició un éxodo de jugadores hacia la capital británica. Gómez ha llegado a alcanzar el tercer puesto del GPI en España, tan solo por detrás de Mateos y Aido.

Vicente Delgado

Este joven jugador, conocido por el sobrenombre de “Codelsa”, está considerado como uno de los mejores especialistas del mundo en competiciones de poker online. En el año 2014 se llevó el mayor premio alcanzado hasta entonces en España en un torneo virtual (el High Roller de WCOOP): 637.000 dólares.

A pesar de que su fuerte es el poker online, Delgado ha empezado a moverse también en las mesas en vivo y está escalando posiciones. Ha sido profesor en diversas escuelas de poker hasta que creó su propio centro. Como muchos de sus colegas españoles, residió en Londres pero ha acabado recalando en México.

Leo Margets

Y acabamos el repaso con una mujer que ha llegado a lo más alto en el mundo del poker en España. Se trata de la barcelonesa Leo Margets, que al igual que la malagueña Ana Márquez Esteban, brilla con luz propia en los torneos más prestigiosos. Margets, de 35 años, formada en empresariales y experta en coaching, es una mujer mediática y con una marcada personalidad. Entró en el mundo del poker por casualidad en el año 2006 y ahora viaja por todo el mundo participando en torneos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − cinco =