En España, la maternidad/paternidad subrogada – o “vientre de alquiler” (término peyorativo) – no es legal; aunque sí se han dado a conocer casos en los que se ha llevado a cabo a través de un fraude de ley. Éste se realizaba a través del rechazo a la patria potestad de la progenitora que daba a luz, quedando el recién nacido bajo custodia del padre y pudiendo ser adoptado por la “nueva” pareja del progenitor.

Así es como se ha ido jugando con la subrogación en España, sin ocupar titulares, hasta que Ciudadanos ha querido regularlo.

Cabe señalar que no han sido los primeros. UPyD ya lo intentó en febrero de 2015, pidiendo en el Congreso que se regulara y se permitiera en los casos en que la gestante lo hiciera de forma altruista – modelo que se sigue en Gran Bretaña – y dando voz a muchas y muchos españoles que han acudido o están acudiendo a países donde este procedimiento es legal.

Ahora, el relevo lo ha tomado Ciudadanos que ya había presentado en su programa electoral esta propuesta. Así, decían que querían que “las personas que no pueden tener hijos dispongan de una oportunidad mediante técnicas de reproducción asistida subrogando la maternidad”. Hablaban de la realización de un “contrato de gestación” entre los implicados, que amparara jurídicamente a ambas partes, garantizando los derechos de todos y que regulara la filiación del recién nacido; incluso hablaban de una posible compensación económica para la gestante.

Y, así, han presentado una Proposición no de Ley (PNL) en el Parlamento madrileño para instar al Gobierno de la Nación a regular la gestación subrogada por medio de una ley.

Por su parte, la formación popular ya había anunciado que votaría a favor siempre y cuando la gestación subrogada fuera altruista, es decir, que no se estableciera una compensación para la gestante.

La propuesta, que debería haberse aprobado por mayoría, contó con los votos a favor de los parlamentarios de Ciudadanos y del PP, a excepción de tres parlamentarios populares; dos de ellos, David Pérez y Regina Plañiol, se ausentaron durante la votación, y Luis Peral que rompió la disciplina de voto, al ir en contra de sus creencias, y ahora se enfrenta a multas de hasta 600€ por ello.

Por su parte, la propuesta que presentaron el pasado 17 de marzo contó con los votos en contra de Podemos y PSOE, mientras que en las filas de estos últimos los parlamentarios pedían que se les dejara votar libremente.

Llama la atención de estas dos formaciones que, en el programa ‘La Sexta Columna’ del pasado 11 de diciembre de 2015, se mostraban a favor de regular esta práctica.

Es lo que tiene la “maldita hemeroteca”, que nos recuerda lo que han dicho y la capacidad de contradicción de nuestros políticos, sea cual sea su color.

En dicho programa participaban Andrea Levy (PP), Carolina Bescansa (Podemos), Alberto Garzón (IU-UP), Andrés Herzog (UPyD), Meritxell Batet (PSOE) y José Manuel Villegas (Ciudadanos), que eran preguntados sobre diferentes cuestiones políticas y sociales y que, específicamente a la pregunta sobre si regularían la gestación subrogada, contestaban afirmativamente en todos los casos, a excepción de Garzón.

Habida cuenta de las contradicciones, desde Podemos y PSOE se han justificado. En el caso de la formación morada, ha sido Clara Serra la que ha justificado el voto en contra de su partido como consecuencia de que no se haya tenido en cuenta una enmienda que presentaron a la propuesta, aunque ha reconocido que es una realidad y hay que legislar al respecto, no sin antes garantizar los derechos de las mujeres.

Por su parte, desde el PSOE, Josefa Navarro Lanchas decía que es algo sobre lo que ya hay legislación y, básicamente, es ilegal.

Pero no sólo han hablado los políticos, sino que la Presidenta de Profesionales por la Ética, Leonor Tamayo, instaba a los parlamentarios madrileños a rechazar la PNL diciendo que “La regulación de esta práctica, más conocida como vientres de alquiler, es una demanda de algunos colectivos sociales pero, sobre todo, responde a la exigencia de un lucrativo negocio que, nos guste o no, consiste en explotar mujeres traficar con niños”.

El rechazo a esta propuesta en la Asamblea madrileña ha llevado, al menos, a que vuelva a debatirse sobre esta práctica y a ponerla en los titulares de las publicaciones y en las bocas de la gente de a pie, de esos que se supone que somos los que tenemos que tomar las decisiones en España.

Subrogación
Los datos de la gestación subrogada.

Quizás debieran tener en cuenta que la gestación subrogada es una realidad en nuestro país.

Los datos confirman que en torno a un millar de niños españoles son concebidos por medio de vientres subrogados en otros países y que, ya en 2014, el número de parejas que se embarcaban en este proceso rondaba las 800; cómputo éste en el que no se contabilizan los solteros y solteras que hacían uso de la subrogación.

El problema no acaba ahí, ya que en numerosas ocasiones los padres se encuentran con problemas para registrar a sus hijos en nuestro país y traerlos desde los países donde han nacido.

Además, existen numerosas empresas cuya actividad se centra en dar una solución a las parejas o solteros que quieren hacer uso de esta práctica para ser padres.

El coste de este procedimiento en el extranjero es variable, llegando a rondar los 120.000€ que cuesta hacerlo en USA, el país que mejores garantías da. Todo ello sin contar con los gastos de viajes al país donde se realiza de los futuros padres.

Muchos hablan de la adopción como opción para ser padres, pero este proceso tampoco es gratuito y, aunque variable, el proceso tiene una duración de unos 7 años y pasa por ser un proceso duro que deja fuera a muchas personas, lo que echa para atrás a muchos futuros padres.

En esta situación, los adoptantes tienen que decidir con mucha antelación el querer ser padres, viéndose influenciados por la situación económica o personal que pasen en el momento de la toma de decisión y que, sin duda, influirá en la decisión que tomen los organismos públicos sobre su idoneidad o no para ser padres adoptivos.

Toda esta situación supone un problema que se ha silenciado y que este nuevo debate abierto por la formación naranja podría darle cabida y solución.

Una vez más, nos enfrentamos a un tiempo muerto, tras el rechazo de la PNL en el Parlamento madrileño. Un tiempo muerto que, esperemos, no se alargue en el tiempo.

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 3 =