Ismael López Fauste es periodista y escritor. A los 21 años quiso ganarse la vida con la que era su vocación y se topó con un trabajo que le puso patas arriba todos sus ideales: comenzó a colaborar como redactor con revistas eróticas y figuras del cine X. Su día a día consistía en blanquear y dulcificar la industria del porno a través de entrevistas a actrices y proxenetas. Su papel era el de incorporar las ideas del feminismo y adaptarlas a la doctrina patriarcal pornográfica.

Fue tanto lo que vio en bambalinas que un buen día decidió escapar de su labor como reportero. Lo que estaba haciendo, además de causarle asco, le dio que pensar en el delito que estaba cometiendo al colaborar con quienes usan y abusan del lema del “oficio más antiguo del mundo” para explotar a las actrices que aparecen en las películas. “Desde entonces, intento hablar de las conexiones, intereses y riesgos que este lobby oculta. Quiero contar qué es lo que se esconde detrás del auge de la pornografía”, explica.

Así fue como escribió #Escúpelo un libro que le ha servido para reconciliarse consigo mismo y que denuncia cómo la industria pornográfica “ha sometido, cosificado y definitivamente perjudicado a una serie de personas con nombre y apellidos. Y ha hecho cosas mucho peores con gente más invisible. Eso como negocio. Por supuesto los adalides lo han callado y han hecho lo posible por silenciarlo”, explica a Diario16.

Su libro, como explica Isabel de Ocampo, directora de cine, autora del documental “Serás hombre” y prologuista del libro, es un espejo en el que se refleja una sociedad en la que “mantener a los hombres en permanente estado de excitación a través de pequeñas dosis mediante la publicidad, y en dosis más duras a través de la pornografía y la prostitución, produce ingentes beneficios económicos. La pornografía da de lleno en uno de los grandes puntos débiles de nuestra sociedad. La sexualidad, o la escasez de ella, Primero nos la robaron las religiones. Ahora nos la roban los mercados”.

Un negocio que como cuenta López cada vez encuentra a clientes más jóvenes. “Se trata de eso, conseguir a nuevo público, nuevos cuerpos, nuevos consumidores. Esto es un no parar, la gente se aburre muy pronto de las actrices porno. Las atraen, las usan, las destrozan y las olvidan. ¡Pero cuantísimo dinero da!”, subraya.

Hablamos con un hombre al que no le importan las amenazas que recibe por denunciar una industria cruel y que como buen abolicionista lucha por un mundo en el que la prostitución sea prohibida para siempre.

 

¿Qué precio estás pagando por denunciar las mafias que están detrás de todo este negocio ruin? 

Laboralmente estoy pagando un precio muy alto. Si denuncio a los propios medios y doy nombres como ejemplos de casos que han permitido esto y exijo su responsabilidad, ¿cómo van a contratarme? En su día, cuando el libro era gratuito por descarga y facilité la información a todo el mundo, me llegaron muchas “sugerencias” para que retirara ese contenido y eliminara todos los documentos. El proyecto no era solo mío, un blog me ayudó, Riot and Roll, y precisamente cayó. Cayeron los enlaces y cayó la plataforma. También cayeron otros contenidos que hacían referencia al libro como “no lo llames porno, llámalo prostitución” de Valencia Plaza. Borraron muchas cosas para intentar silenciar lo más posible todo este asunto.

 

¿Hasta dónde piensas llegar? ¿Te dan miedo las amenazas? 

Puedo llegar hasta donde me dejen porque no hay vuelta atrás. Lo único que pretendo con esto es dar visibilidad a unos abusos que ocurren con la complicidad o el silencio de figuras públicas que no reciben sus ingresos de la pornografía o la prostitución. Me den miedo o no ya no hay mucho que hacer. Tengo la suerte de que nunca compartí mi dirección concreta, que era lo que más se buscaba. Además ahora más de 20 personas saben quién soy, supongo que la gente del lobby sabe que si ahora tuviera un accidente el público se haría muchas preguntas.

 

¿Te arrepientes de tus comienzos blanqueando la prostitución? 

Sí por la parte del blanqueo, pero también conocí a personas increíbles que me han ayudado muchísimo y forman parte de la industria, como digo, ganándose el pan. Sin toda esa gente no habría escrito #Escúpelo y sería un escalón menos a la hora de construir una realidad más justa para estas personas.

 

Ahora que tienes la oportunidad de conocer a muchas mujeres que con el porno fueron prostituidas y esclavizadas ¿qué ves en cada relato de sus vidas?

La historia más importante que he aprendido al respecto es que la trata no supone que te pongan una pistola en la cabeza, también se puede dar si abusan de una situación de necesidad o te maquillan la realidad para que piques. La trata no supone que te pongan cadenas en los pies, supone que te lleven en palmitas hasta que llegues tan lejos que no puedas escapar. Y sí, esta trata se da en la prostitución, pero también se da en gran medida en el porno.

 

A todas las mujeres que has ayudado a salir ¿Qué es lo que te han dicho les ha, supuesto trabajar en esta industria?

No es tan fácil salir del porno. Algunas de las chicas que conozco siguen dentro porque tienen la amenaza de que si lo dejan o hablan publicarán su nombre y sus apellidos en la productora. Esto no te lo cuentan las pornógrafas ni pornógrafos éticos. No hacen mucho por combatirlo. En todo caso después del porno quedan unas secuelas que afectan al día a día. Por no hablar de que muchas de esas chicas tienen ese estigma de haber sido prostituta, o actriz porno, y tener dificultades para encontrar otro empleo que no sea explotar su faceta sexual en una discoteca. Pero como te digo a veces son las propias productoras las que aprovechan ese estigma para complicar la salida de esas chicas.

 

¿Puede haber cine x para mujeres q no sea dañino?

No puedo darte una respuesta definitiva sobre si puede o no haber cine porno para mujeres. Existe un porcentaje muy pequeño de mujeres en comparación con el público masculino que consumen pornografía. El problema va más si ese porno, y ponle la etiqueta que quieras: mainstream, ético, feminista, se está produciendo en las condiciones que asegura estar. ¿Cobran los performers en negro? ¿Existen abusos que se cortan del montaje final del rodaje?

 

¿Que fue antes la prostitución y la trata o el porno?

En España el porno y la prostitución van de la mano. Cuando las actrices porno no tienen trabajo se prostituyen, y en la mayoría de los casos las propias productoras coordinan esa prostitución. La trata está asociada desde el principio. Las chicas que entran en el porno no saben hasta un tiempo más adelante que tendrán que prostituirse. Pero es que la trata es mucho más que una pistola en la cabeza y un secuestro, es engaño. Todo esto que hemos vivido, cuando nos contaban que el porno era empoderante y siempre salía la misma persona diciendo lo guay que era, todo eso no era cierto. Es solo una cara de la moneda, y yo ni siquiera creo que sea real. ¿Se viaja mucho? Sí, claro, para prostituirte en países árabes. En general, todo ese discurso no es la realidad que vivirá el 90% de las mujeres que entren a dedicarse al porno.

 

¿El marketing de la prostitución nos la mete doblada? 

Es que ya no existen los anuncios de prostitución, ahora se trata de crear influencers que limpien la cara y encontrar espacios donde llegar al público objetivo. Al putero de toda la vida ya lo tienen, ahora se trata de captar nuevos cuerpos para la industria y captar a nuevos consumidores.

 

Aprosex y Hetaira ¿la tapadera de la sindicación les funciona? 

Imagino que sí, aunque no entiendo cómo. Hace poco recuperábamos contenido sobre Hetaira en la página web de Anela, aquel grupo de proxenetas. Y de Aprosex lo único que he podido saber es que Concha Borrell, su presidenta, me insultó un día porque cuestioné su falta de apoyo a las propias prostitutas y su falta de transparencia. Ambas asociaciones recibieron Escúpelo como forma de pedir ayuda contra una serie de irregularidades en la industria del sexo. No sirvió de mucho.

De todos modos, no entiendo este tipo de grupos que se definen como sindicatos pero que no han ayudado a destapar una sola trama de prostitución. Es más, hay otro grupo, Ammar, de Argentina, aunque han venido a dar charlas a España, que tiene a varias integrantes juzgadas por trata.

 

Personajes como Torbe son sinónimo de…

Para mí es un cabeza de turco. Es un tipo sin demasiados escrúpulos a la hora de explotar la necesidad y sexualidad ajenas, pero toda la industria pornográfica se nutre de eso. Incluso la que se denomina “ética”. Al final siempre sale perdiendo la misma gente. No me gusta centrarme en Torbe porque solo es uno más dentro del mismo negocio. 

“La trata no supone que te pongan cadenas en los pies, es que te lleven en palmitas hasta que llegues tan lejos que no puedas escapar”

 

A quienes defienden y proclaman que ser puta empodera ¿qué les dices?

 Que aireen sus cuentas y demuestren de dónde vienen sus ingresos. Tengo la sospecha que esa gente es la misma que vive de prostituir a otras personas. También tengo la sospecha de que quienes les dan voz lo saben. Con esto no digo que no sienta respeto por las prostitutas, hay que diferenciar a la gente que quiere comer de las mafias y sus afiliados. La actividad no es tan bonita como la venden, que al menos den la información completa. Hay un montón de jóvenes planteándose entrar al mundillo y no se dan cuenta de que van a entrar a la boca del lobo.

 

¿Qué consecuencias pagamos cuándo nos educamos con la cultura de la violación? 

Sería bueno que escucháramos directamente a las mujeres de entre 15 y 18 años porque son las que más lo sufren. Es realmente interesante escuchar su círculo porque pensamos que son niñas y en realidad tienen una posición privilegiada. Por ejemplo, de esta horquilla de edad me escribieron muchas chicas que vieron la entrevista de Risto Mejide a Amarna Miller y de repente les dio curiosidad entrar en la industria pornográfica.

No es casualidad, es un éxito del lobby. Han aprovechado un horario en el que hay una media de edad muy afín, que junto con la media de edad de sus seguidores lo mejora todo. También se hicieron preguntas muy adecuadas y se omitieron las que no lo eran. Total, que ahora una chica de 16 años busca sobre el tema y se encuentra en la primera página de Google un vídeo subido por Antena 3 que dice “en el porno no hay trata”. Te lo está diciendo Antena 3, ¿por qué no iba a ser cierto?

 

La manada es el símbolo patriarcal de cómo la humillación a las mujeres socializa a los hombres. ¿Dónde vamos a llegar si seguimos así? 

Al Prime Time. Hace nada, gracias a una carta, los medios le han dado más voz al guardia civil de la manada que la escribió que a una mujer violada. Vamos al prime time y a ser tronistas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorRajoy, un bolso y una “memeción” de censura
Artículo siguienteBochornoso y vengativo discurso de Rafael Hernando
Es periodista feminista, autora de Hombres por la Igualdad (Ed LoQueNoExiste), editora, organizadora de eventos feministas y responsable de Comunicación y RR.PP. de Juan Merodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Escuela Aliter). Fue becaria “Erasmus” y “Leonardo” en Roma. En la actualidad colabora con Diario 16, Público, El Español, 20 minutos y AgoraNews, entre otros medios. También es formadora en periodismo con perspectiva de género y ha sido galardonada con el “Premio de Diario 16” por la labor profesional y personal en la defensa de la igualdad (2018), el de “Embajadora de honor de yocambioelmundo.org” (2018) y el de “Candidata a las Top 100 Mujeres Líderes en España” (2018) en la especialidad de medios de comunicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 5 =