El escándalo de los whatsapps de Cosidó en los que decía que poniendo a Marchena el PP controlaría “la sala segunda desde detrás” no viene solo, dado que se le une otro nuevo escándalo aún de mayor calado que el anterior porque, a pesar de que Manuel Marchena ha descartado ahora aceptar la “hipotética designación como Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial”, nuevas informaciones a las que ha tenido acceso Diario 16 demostrarían que su designación podría no ser tan “hipotética” como menciona ahora el magistrado en su carta dirigida a los medios de comunicación.

Según ha podido constatar Diario16, de las Normas de Reparto del Tribunal Supremo se desprende que el órgano competente para resolver la confirmación o la revocación del auto de conclusión del sumario es la Sala de Recursos, única Sala del Tribunal Supremo de la que el presidente de la Sala de lo Penal no puede formar parte. Sin embargo, la confirmación del auto de conclusión del sumario en la causa del Procés fue acordado por Manuel Marchena como presidente de la Sala de admisión.

Todo ello revelaría que, lejos de considerarla “hipotética” su designación como Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Manuel Marchena la consideraba tan cierta que, incluso, asumió la responsabilidad de dictar la que consideraba que iba a ser su última decisión en la causa del Procés, sabiendo de antemano que al entrar a valorar la instrucción iba a quedar contaminado.

Al rechazar ahora su “hipotética” designación, la contaminación de Manuel Marchena –y la de todos los demás miembros de la Sala de Admisión– se ha hecho tan patente que solo les queda como recurso jurídico, o bien admitir la recusación que les han formulado las defensas de Junqueras, Romeva y Cuixart, (lo que es bastante improbable al no existir suficientes magistrados en el Tribunal Supremo para llevar a cabo la sustitución) o bien anular de plano toda la instrucción de Llarena en la causa del Procés.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. No sé, me da que antes cae el cielo sobre nuestras cabezas que alguien toque una coma de la instrucción de Llarena…

  2. Para que quede claro de una vez por todas: la no reposición del anterior estatus desde la guerra civil española es una falta de respecto a la intelixencia y la sociedad española.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 10 =