Pongamos que pasara. Pedro Sánchez gana las elecciones primarias de este domingo y el proyecto continuista y trasnochado de Susana Díaz sufre la renuncia de una mayoría militante. La derrota de Susana supondría el rechazo, de quienes ya sienten la llegada imparable de la nueva sociedad, a un modelo de socialdemocracia que, triunfante en la segunda mitad del siglo XX en Europa y en España, hoy no está renovado ni revisado por la mayoría de líderes clásicos del Partido Socialista que quieren que nada cambie. Si Pedro gana, se acabaría demostrando, con el tiempo, que esa idea de que entre la militancia hay kilómetros luz de diferencia con la sociedad que vota socialista es falsa, esto no se lo creen ni quienes lo predican, con todos mis respetos al señor Lambán, quien tacha a Pedro de radical cada vez que puede.

Que se enteren bien los barones. Los militantes del PSOE no son radicales, no queman contenedores, no piensan en revueltas fuera de las democráticas protestas. La militancia del PSOE es la representación misma, pero en reducido, de la gente progresista de esta España cansada de que la política sea la trastienda que utilizan algunos políticos para alcanzar un escaño o un puesto de trabajo que, como dicen en mi pueblo, no les obligue a doblar demasiado el lomo. Se acabó, los españoles no quieren eso, los progresistas lo rechazan y la militancia del PSOE, diversa y más parecida a España de lo que otros se piensan, tiene la oportunidad de demostrar el domingo su fuerza y su coherencia.

Los barones temen a la victoria de Pedro, porque sí, puede ganar. Tienen miedo porque no se ha conseguido que Susana tuviera una diferencia absoluta con Pedro Sánchez en la recogida de avales. Temen a que el domingo pierdan su credibilidad, más que dañada desde que, invitando a Pedro a irse, regalaron al PP el gobierno a cambio de nada. Es insoportable, no puede consentirse, hay que impedir por todos los medios que el PSOE sea un partido residual, convertido en el cementerio político de quienes se han acostumbrado a vivir del sueldo público o, de quienes viven a costa del partido, y no me refiero a sus trabajadores, quede esto claro.

Si de verdad se desea que el Partido Socialista Obrero Español sea una herramienta de cambio y no un espíritu que anda deambulando por el Congreso de los Diputados, tiene que ganar Pedro Sánchez. España se suma, cada día más, a esa nueva Europa que, mientras que anda decadente, se introduce en el occidente robotizado que se hará fuerte si no hay partidos revisionistas capaces de regular el crecimiento y anticiparse a los errores que el nuevo capitalismo trae consigo. Todo va a cambiar, no dar una respuesta anticipada desde la necesaria socialdemocracia supondría el crecimiento de las desigualdades. El socialismo democrático sí sigue siendo necesario, pero necesita una nueva revisión, que no un giro al neoliberalismo, como propone la candidata que apuesta por créditos en lugar de por becas.

Temen porque esta actualización del socialismo la representa Sánchez de la mano de un equipo amplio, desde políticos hasta intelectuales y pasando por la gente popular que ha sufrido la desdicha de la cíclica crisis del capital. Tienen miedo y es normal, ¿se imaginan que Pedro llegue a presidente del gobierno? Si eso pasara, qué harían aquellos que no se han cansado de intentar tirarlo por tierra en estos nueve meses. Hay quienes no quieren que nada cambie porque estarían más cerca de su fin político y, por mucho que digan, se han acostumbrado, por eso andan todos posicionados y haciendo actos en favor de Susana. ¿Dónde quedó, Guillermo, la idea de mantener la neutralidad en estos procesos?

Es el momento de unir a la izquierda progresista, conciliadora y transformadora, ahora o nunca. Desde la razón se logra al cambio real y útil. Este es el momento del PSOE, no va a tener otro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Por fin he escuchado a alguien con dos dedos de frente ver la realidad de lo que está pasando en el Partido Socialista, Ernesto Ekaizer hoy en la mañana en La Cuatro, cuando ha dicho a sus incrédulos compañeros de tertulia, a ver si os enteráis que lo que está pasando en el PSOE es un movimiento de afiliados al estilo del 15-M y que Pedro solo es el mascarón de proa, sabio periodista al que cada día admiro más, habría que llamarlo Movimiento Primero de Octubre, porque es eso, la revolución espontánea de miles de afiliados socialistas, cansados de engaños, embustes, deslizamiento hacia la derecha, han cogido el timón de la nave y a pesar del aparato, los cargos, la prensa, los poderes económicos y el propio gobierno del PP, está dinamitando el partido e imponiendo un código ético y de conducta, al que habrán de abrazar aquellos que quieran aspirar a tener algún mando en el partido.
    El movimiento primero de octubre impondrá el asentamiento en la izquierda, el mantenimiento y el compromiso de la palabra dada, el cumplimiento exacto del programa político, el desmantelamiento de todas las leyes impuestas por la derecha, el recuperar el estado de bienestar, de los derechos perdidos, asegurar las pensiones, perseguir la corrupción, luchar por una justicia independiente, y recuperar la dignidad, primero como partido y después como país, eso es lo que ha ocurrido delante de la cara de todos sin enterarse, el nacimiento de cientos de plataformas, grupos de apoyo, discusiones programáticas, y llamar las cosas por su nombre sin miedo a las consecuencias, el PSOE será lo que sus militantes y votantes quieran que sea.

  2. Veremos si gana Sanchez lo que votais en el parlamento en la mociòn de censura.Ya no vale querer otro pacto con CIUDADANOS ni votar si a CETA.
    PP, PSOE y Ciudadanos aprueban el CETA en la Eurocámara, pero aún podemos pararlo en el Congreso
    http://www.eldiario.es/euroblog/PP-PSOE-Ciudadanos-CETA-Eurocamara_6_612848733.html
    Pero por lo visto en el parlamento se han unido de nuevo:
    El Congreso aprobará mañana el CETA con el apoyo de PP, PSOE y Ciudadanos
    http://www.elboletin.com/noticia/149098/nacional/el-congreso-aprobara-manana-el-ceta-con-el-apoyo-de-pp-psoe-y-ciudadanos.html
    Y no teniendo bastante los autollamados constitucionalistas tampoco quieren que el tribunal constitucional revise si contradice nuestra constituciòn…estaràn seguro que no es constitucional.

    El Parlamento español rechaza que el Tribunal Constitucional revise el CETA
    https://mundo.sputniknews.com/espana/201705181069253023-madrid-acuerdo-economico-constitucion/
    ¿Tendremos un PSOE igual depuès de las primarias?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =