Ya nadie se escapa de la escasa reflexión, característica de la sociedad en la que nos desenvolvemos y que, paulatinamente, empobrece nuestro intelecto. Es cierto, que cuando desde la superioridad (presunta) moral, que da la utilización del discurso extenso, se ridiculiza la cultura de los 125 caracteres, no lo es menos, que es una batalla perdida. No se trata de comprender un nuevo mundo, se trata de asimilar que vives en él.

Hubo épocas en las que para desarrollar las ideas fabricabas resúmenes, síntesis, epítomes de textos extensos, que con su repetición permitían su mejor asimilación.

Ahora, ya no basta el resumen. La palabra debe ir acompañada, irremediablemente, de la imagen. O expresándolo de una manera mucho más acertada: a las imágenes le acompañan algunas palabras.

El sentido de lo que buscamos expresar se encuentra en iconos, abreviaturas, imágenes y en alguna ocasión, una frase forzada.

Pero nos quedan los libros, donde recreamos otras vidas. Aprendemos, sonreímos, suspiramos… Nos relajamos con el paso del tiempo

Bajemos a la realidad más cercana. El sábado pasado conjugábamos las imágenes de miles de extremeños en Madrid, reivindicando la mejora de nuestras infraestructuras ferroviarias, con la sosegada explicación que te dan quienes los sufren con frecuencia: largos trayectos en condiciones totalmente inadecuadas, retrasos recurrentes, averías….

En breve, otro epítome llamará a las puertas de nuestra Comunidad: los presupuestos autonómicos. El resumen del esfuerzo por entendernos. Por buscar lo mejor para todos. Por ceder ante lo necesario.

Esperemos que la inteligencia desplegada a la hora de idear proyectos, de poner en marcha iniciativas, de desarrollar y de sintetizar, se plasme en concreciones que corten de raíz el afán de criticar cuando no somos capaces de llevar adelante lo que otros se proponen.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + dieciocho =