Entrevista a Sara Gómez, responsable del proyecto Mujer e Ingeniería de la Real Academia de Ingeniería

Hacer añicos el techo de cristal de las mujeres en la Ingeniería, el reto de Sara Gómez

0

Hacer añicos el techo de cristal de las mujeres en el mundo tecnológico. Ese es el importante reto al que se enfrenta Sara Gómez, responsable del proyecto Mujer e Ingeniería https://www.youtube.com/watch?v=pRcyJF_vb5c Y es que esta ingeniera industrial de la Universidad Politécnica de Madrid se ha propuesto, usando pico y pala, o lo que haga falta, invertir cifras como que más del 70% de los estudiantes de ingeniería y arquitectura sean hombres así como acabar con el miedo de niñas y jóvenes al coco de las matemáticas o la física.

Su filosofía, la de ocuparse del problema, en lugar de preocuparse por el problema, le está ayudando de lo lindo en su tarea. Sabe que lograr grandes resultados es cuestión de unos pocos años. Pero todo se andará. “La ocupación es acción, es enfrentarse a un problema para darle una solución. Sin duda es el momento de ocuparse porque las preocupaciones solo se solucionan ocupándonos de ellas para que dejen de serlo”, nos cuenta.


 

¿Sientes que tanto el proyecto que lideras como tú misma estáis haciendo salir de su zona de confort a los hombres?

En mi experiencia personal, tanto en la empresa privada como en la universidad, no me he sentido nunca una revolucionaria aunque si me he sentido en minoría. Independientemente de ello es cierto, y así lo corroboran estudios muy serios, que en determinadas profesiones, tradicionalmente masculinas y en puestos de alta dirección, las mujeres competimos con los hombres, imitando comportamientos puramente masculinos. También es verdad que estos comportamientos están cambiando y cada vez hay más mujeres orgullosas de serlo y adoptando sus propios roles. Si estos cambios hacen a los hombres salir de su zona de confort, con toda seguridad será una buena noticia para todos.

 

¿Cómo se dinamita y se disuelve la brecha de género en ingeniería?

Actuando en muchos ámbitos, es un problema complejo y por tanto su solución también. En primer lugar hay que romper estereotipos y poner en valor y sacar a la luz los estupendos referentes femeninos que hemos tenido y tenemos en ingeniería. A ello hay que sumar que se ha de cambiar la percepción de materias como matemáticas o física desde edades tempranas. La mala fama de estas asignaturas hace que muchas niñas abandonen la idea de desarrollar su vida profesional en estudios STEM (acrónimo de Science, Technology, Engineering and Mathematics / Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). También hay que hacer visible la gran vertiente social de la ingeniería como punta de lanza del progreso y la mejor palanca para hacer un mundo más justo, más humano y más sostenible.

  

Otra de las bases de vuestra evangelización es visibilizar a las profesionales STEM ¿Cuánto talento ha quedado por el camino?

Según las cifras que barajamos, estamos perdiendo un alto porcentaje de talento femenino en estas disciplinas en general y en ingeniería en particular. Si menos del 25% de los estudiantes de ingeniería son mujeres la cifra de pérdida de talento en estos estudios, se deduce inmediatamente.

 

Sin mujeres en cualquiera de los ámbitos se pierde potencial creativo ¿por qué, aunque solo fuese en primera instancia, por puro lucro empresarial, no se ve este portento desperdiciado?

Yo creo que sí se ve. Tanto es así que las empresas, las universidades, las administraciones están cada día más comprometidas con el proyecto Mujer e Ingeniería, y no cesan los nuevos socios que se suman. Quiero pensar y estoy segura que así es, que las empresas no lo hacen por lucro empresarial, las compañías e instituciones que colaboran con nosotros nos han demostrado tener un gran compromiso social porque esta es la razón fundamental por la cual la Real Academia de Ingeniería ha puesto en marcha este proyecto y así se lo hacemos ver.

 

Uno de vuestros caballos de batalla son las matemáticas cuyo desempeño no depende del género si no de la actitud y que cualquiera que tenga una vocación debe llevarla a cabo.

Uno de los programas que incluye el proyecto es acercar las matemáticas y la física a las niñas, a los niños y a los jóvenes, de otra manera, no contando, ni mostrando sino haciendo, como decía Confucio. El abandono de estas materias en edades tempranas compromete su desarrollo personal y profesional posterior porque no les permite elegir estudios superiores dónde son esenciales. Este abandono hipoteca sus decisiones y eso hay que evitarlo a toda costa.

 

Llama la atención que tengáis que apoyar a las estudiantes de ingeniería de primeros cursos para que las estudiantes no tiren la toalla a la primera de cambio ¿con qué situaciones se enfrentan y cómo las empoderáis?

El cambio del Instituto o colegio a la universidad es un cambio tremendamente importante y duro para los jóvenes de 18 años. Ellos sí que salen de su zona de confort, conocida, cómoda que controlan y se enfrentan a un entorno completamente distinto que en muchos casos les sobrepasa. Si a este cambio le añadimos el pequeño número de chicas que deciden hacer ciertas ingenierías (en algunas solo el 10%), nos encontramos con que se tienen que enfrentar a un entorno mucho más hostil y desconocido. Ahora bien, en general, no tiran la toalla a la primera de cambio pero es cierto que agradecen el acompañamiento de las compañeras que han hecho ya ese camino y que les facilitan las claves para gestionar su nuevo entorno con mayores posibilidades de éxito.

 

¿Qué ha supuesto para ti liderar el proyecto Mujer e Ingeniería? ¿Con cuántos techos, columnas, vigas o tropezones de cristal y cemento te has encontrado en la vida?

Liderar este proyecto es un placer y un reto enorme. Bien es cierto que como Vicerrectora de la UPM, ya estuve trabajando en el fomento de las vocaciones tecnológicas y pusimos en marcha muchas iniciativas que estoy incorporando a Mujer e Ingeniería. Agradezco tanto al Presidente de la Academia como al Rector de la UPM la posibilidad que me han dado de liderar este Proyecto tan necesario como apasionante. Me he encontrado con algunos techos, columnas, vigas e incluso muros a lo largo de mi vida profesional, pero nunca consiguieron que abandonara mi camino ni mi pasión por la ingeniería, al contrario, me han hecho más perseverante y más fuerte. Ahora bien, es profundamente injusto tener que consumir tiempo y esfuerzos en derribar estos obstáculos, empleemos el tiempo y el talento en construir y en avanzar, lo todos juntos, lo contrario es sencillamente absurdo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa Comunidad de Madrid se personará como acusación particular en la Operación Lezo
Artículo siguienteLos criminólogos aportan su experiencia en la lucha contra la Violencia de Género
Es periodista, editora en @lideditorial y responsable de Comunicación y RR.PP de @juanmerodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Aliter). Fue becaria Erasmus y Leonardo en Roma. Ha desarrollado su carrera durante 25 años a caballo entre el periodismo, la comunicación, la organización y presentación de eventos. Colabora con El Español, 20 minutos y Diario 16. Es madre de dos hijos y cree que el liderazgo y la defensa de los derechos y los valores sociales, en especial los de las mujeres, han de partir de uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 16 =