El cineasta ha sido nominado a los Premios Forqué por Tabib, un cortometraje que es embajador de la campaña Health Care in Danger de Cruz Roja, que tiene como objetivo la sensibilización sobre los ataques a misiones médicas y circula por las redes el hashtag #nosoyunobjetivo.

 

¿Cómo has recibido la nominación a los Premios Forqué?

Júbilo, satisfacción, entusiasmo, agradecimiento a todos los que hicieron posible este proyecto y a todos las destacadas personalidades del cine español que lo han votado. Y al mismo tiempo mucha, mucha responsabilidad: ser votado como uno de los mejores tres cortometrajes del año según la Industria española es algo que abruma.  También mucha sorpresa, estaba en mi casa a punto de salir para ir a la productora a trabajar, y mi teléfono empezó a vibrar descontroladamente. Pasé momentos de auténtico pánico, porque solo podía leer “enhorabuena” en la pantalla pero al ser algo mayor, mi móvil se bloqueaba  y no me dejaba abrir el navegador para mirar a que se referían. Finalmente después de unos minutos eternos pude acceder al twitter de los Premios Forqué y allí estaba Tabib, nominado a mejor cortometraje 2017.
 

¿Cómo nació Tabib?

Concretamente el 29 de abril de 2016, hubo un titular que me impactó y me dejó despierto hasta el amanecer: “muere el último pediatra de Aleppo”. En mi cabeza resonó y resonó toda la noche como si fuera “muere la última esperanza para el pueblo de Aleppo”. Ante ello decidí contar una historia que denunciara esta dramática situación, pero que también ahondara en el lado humano del hombre detrás del héroe. Sentí esta necesidad de manera tan visceral  que decidí estrenarme como director, reuniendo la experiencia adquirida en los últimos 15 años como actor y productor en mi empresa Potenza Producciones.

 

¿Qué te ha aportado personalmente este cortometraje?

Una enorme concienciación de la realidad de los conflictos y guerras que están sacudiendo brutalmente al mundo. Lo que pasa en Siria es una salvajada, pero desgraciadamente una salvajada más. A bote pronto puedo nombrarte al menos 5 países que están viviendo el mismo drama, pero no están en los titulares. Y lo que lo vamos a pagar muy caro; de hecho, ¡ya lo estamos pagando! El mundo global ha reducido dramáticamente la capacidad de contención y prevención de los conflictos, y no hay muro ni frontera que pueda evitarlo. Necesitamos urgentemente una contundente acción política a nivel global que implique y coordine por igual a los diferentes gobiernos, organizaciones y agentes sociales implicados; ¡o entre todos buscamos una solución o no habrá solución posible!

 

¿Ha entrañado alguna dificultad realizar el film? En cualquier aspecto: producción, psicológico, de guión…

El cortometraje, a diferencia de los largometrajes destinados a las salas comerciales, regala una libertad artística increíble, pero al mismo tiempo no cuenta con los medios económicos necesarios. Por eso solo puedo agradecer a todo el equipo que hizo posible este proyecto que diera el alma por él. Se nos presentaba una dificultad narrativa, ya que decidí mezclar imágenes reales del hospital Al Quds de Alepo con imágenes ficcionadas. Trabajamos duramente el guión para conseguir un armonía, y finalmente le dimos la vuelta trasformando el problema en un elemento a favor. Decidimos crear un híbrido entre los dos formatos y ha sido más bien una ventaja, pues ha permitido ubicar el espectador muy rápidamente en un lugar y momento determinado, para catapultarle en el delirio y el horror que representa una guerra. Cinematográficamente hablando, el uso del ritmo frenético a la hora de narrar la intervención, en contraste con la calma aparente con la que el médico se dirigía hacia la muerte, han sido elementos muy importantes para construir el relato. El mayor reto psicológico lo enfrenté personalmente durante los ensayos con los actores: cuando preparamos la escena de la bomba, y oí el niño llorar, las enfermeras gritar desesperadas y vi el médico seguir estoicamente no pude contener las lágrimas. Estaba relatando la muerte de un personaje como el del Doctor Wassim que representa para mi la viva imagen de la entrega al prójimo.

Hago cine porque me hace feliz, porque no sé hacer otra cosa, porque me hace mejor persona…

 

¿Qué querías transmitir con Tabib?

Concebir Tabib no empezó con un objetivo concreto. Crear y racionalizar en busca de objetivos son enemigos íntimos: escribí Tabib junto con la guionista Ana Puentes, porque sentí desde las tripas que tenía que contar esta historia. Quizás puedo decirte que en aquel momento de los ensayos del que hablaba antes, cuando recreamos el momento de la primera bomba, busqué en sus recuerdos el shock más profundo y brutal que hubieran tenido, y tras secarme las lagrimas entendí que tenía entre mis manos un instrumento muy potente de sensibilización.

 

¿Por qué haces cine?

Porque me hace feliz, porque no sé hacer otra cosa, porque no puedo parar de involucrarme en proyectos, porque me hace mejor persona, porque me permite conocer mundo….y una infinidad de razones más. Además el cine en su gran mayoría es cultura, y como tal es un potente generador de empatía, de entendimiento hacía los demás y de la complejidad del mundo actual. Donde no hay cultura hay radicalización, violencia y odio y la mejor herramienta para combatirlos es la educación. En este sentido, el cine es un potente generador de pensamiento y de cambios.

 

¿Tienes otros proyectos en mente?

Acabo de rodar como actor y como productor Jefe, el salto al largometraje de Sergio Barrejón, nominado al Goya por su cortometraje El Encargado, protagonizado por Luis Callejo y Juana Acosta, con un equipo estupendo que tengo que agradecer mucho. Lo estrenaremos a lo largo  del próximo año. En 2018 rodaré también como actor el largometraje FUSILEROS, una coproducción con Chile y Argentina, adaptación del libro con el mismo nombre que retrata la historia del grupo que estuvo a punto de conseguir terminar con la dictadura de Augusto Pinochet. Desgraciadamente ya conocemos el final…spoiler. Finalmente estoy buscando un guión para rodar el siguiente proyecto como director, hay algunos temas de actualidad que me están interesando mucho, y espantando al mismo tiempo.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − cinco =