Alberto San Juan Llorente es el director general de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid. Bajo su responsabilidad tiene a casi 4.000 menores, y por ellos así como por ser militante de la vida y de los Derechos Humanos, se desvive para que todos ellos tengan cuanto merecen y necesitan. Tanto es así que esta comunidad autónoma destaca en España por haber desarrollado una atención destacada a esta población en la que todas las medidas que se adoptan se orientan a que el interés superior del menor sea el principio prevalente.

Desde su dirección general San Juan y todo su equipo tienen especial afán con el Plan de Autonomía Personal de los menores protegidos. “Trabajamos con los menores que tienen 16 años desde los centros de protección donde residen, para afrontar con ellos su tránsito a la vida adulta al cumplir la mayoría de edad. Con el nuevo programa de tránsito a la vida adulta 18-21 años, damos un paso adelante cumpliendo los objetivos del Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia “PENIA 2013-2016”, así como la Ley de Modificación del Sistema de Protección a la Infancia”, explica a Diario 16 el director general.

Dicho programa supone que más de 100 jóvenes, que jurídicamente por edad ya no pueden permanecer bajo la tutela de la Comunidad de Madrid, encuentren el apoyo personal, vivienda, formación, acompañamiento y recursos de inserción socio- laboral. “Esto se consigue a través de convenios de alojamiento con entidades del Tercer Sector (Plataforma, que agrupa a doce entidades de acción social de la región) cubriendo sus necesidades básicas, como alojamiento y manutención, dotándoles de habilidades domésticas y de convivencia. Y también, un convenio específico para el ámbito socio-laboral, con el objetivo de que adquieran habilidades sociales para su incorporación a recursos formativos, laborales y sociales mediante un proyecto educativo individual, donde favorecer la inserción laboral”, añade San Juan.


 

Lograr estos resultados ha supuesto una inversión de diálogo, debate y sobre todo llegar a puntos de encuentro ¿qué ha sido lo más duro?

Lo verdaderamente duro era abrir la puerta a los jóvenes que cumplían la mayoría de edad sin poderles ofrecer una solución, sabiendo que los 18 años es todavía una edad muy temprana en nuestra sociedad para ser independiente. Por eso este logro es un avance muy importante en la Comunidad de Madrid, ya que significa un éxito dar una respuesta a nuestros jóvenes cuando alcanzan la mayoría de edad.

 

¿La mejora a la atención de los menores y sus familias es solo cuestión de dinero?

La mejora de los recursos no sólo es una cuestión presupuestaria. Hay un compromiso del Gobierno Regional que este año va a destinar más de un 62% con respecto al año anterior en ayudas al acogimiento familiar. Más allá de la cuestión presupuestaria, está la calidad en la atención a los menores y sus familias.

 

¿Nos falta sensibilidad social hacía una parte de la vida tan importante como la de la infancia?

Actualmente existe una gran sensibilidad social hacia todo lo relacionado con la infancia. La aprobación en 1989 de la Convención de los Derechos del Niño, ha supuesto una mejora en el reconocimiento de los derechos de la infancia y la adolescencia y ha traído numerosas modificaciones legislativas. La última de ellas de 2015, en la que se prima el interés superior del menor y el acogimiento familiar sobre el residencial, entre otros. Es necesario seguir avanzando porque los cambios que ha sufrido nuestra sociedad (nuevas tecnologías, redes sociales, nuevos hábitos de ocio, adicciones, violencia hacia los menores…) suponen seguir trabajando para logra el bienestar de la infancia como una responsabilidad compartida entre las Administraciones Públicas, la iniciativa social y la ciudadanía en su conjunto.

 

¿Hay menores que prefieren dormir en las calles a estar en los centros de acogida?

La realidad de los menores no acompañados es muy compleja. Hay que señalar que durante el año 2016 se ha doblado el número de menores de estas características que han llegado a Comunidad de Madrid. Nuestros servicios de Protección del Menor, brindan atención de carácter inmediato a todos aquellos que son localizados por primera vez en estas circunstancias. Son alojados en los Centros de Primera Acogida “Hortaleza” e “Isabel Clara Eugenia”. Tras un período aproximado a los 30 días, los menores pasan a residir a otros recursos residenciales ubicados en otros distritos o municipios. Desde hace más de quince años el Parque Isabel Clara Eugenia en el Distrito de Hortaleza se ha constituido como el punto de encuentro de muchos menores extranjeros no acompañados, concretamente de origen marroquí, que residen en alguno de los 82 centros de protección de la Comunidad de Madrid.

Dentro de este colectivo, existe un grupo de jóvenes, entre ellos algunos mayores de edad, que en meses anteriores, se instaló de forma permanente en este parque. Su perfil se asocia a jóvenes con trayectorias de cierta resistencia a la interacción con otros grupos sociales, que encuentran seguridad en la construcción de una identidad grupal, muy anclada en posiciones marginales ligadas al mundo de la delincuencia, de valores muy alejados a lo que desearía cualquier adulto para estos chicos.

Dada la situación de permanencia de estos jóvenes en el parque de Hortaleza, su complicada situación y dificultad en la intervención, la Dirección General de la Familia y el Menor, en colaboración con las instituciones administrativas, policiales y judiciales que trabajan en el ámbito de atención a estos menores, ha llevado a cabo distintas actuaciones. Todo ello ha minimizado la existencia de estos grupos de riesgo en la calle. Hablamos de un número de jóvenes poco significativo, por lo que se ha intensificado el trabajo con este perfil de menores que no acepta la intervención educativa.

 

Uno tiene la sensación de que se habla mucho de los adolescentes y jóvenes que han pasado por el sistema de protección y sus familias pero no se dialoga con ellos desde las instituciones, que ellos son los grandes ausentes.

Escuchar a las familias y a los menores es nuestro trabajo diario y en todas las decisiones que se toman como entidad pública de protección de menores la Comunidad de Madrid escucha a los menores y a sus familias. Además de por un mandato legal y recomendaciones internacionales al respecto, se hace con la concepción de los niños como sujetos activos de sus derechos, debiendo participar en nombre propio de las decisiones que afectan a su vida.

 

Según las ONg´s y los profesionales ¿qué es necesario cambiar en nuestro sistema de protección?

Nuestro sistema de protección debe adaptarse a los distintos retos que van surgiendo: avanzar en la prevención, afrontar las necesidades de los menores con problemas de trastornos de conducta y conflictividad familiar y el desarrollo del acogimiento familiar como medida preferente de protección de nuestros menores son algunos retos que deben afrontarse.

 

¿Qué tipo de alternativas hay al acogimiento residencial?

El acogimiento familiar es la alternativa al acogimiento residencial. En la Comunidad de Madrid más del 60% de menores se encuentran en acogimiento familiar, ya que estamos convencidos de que los menores necesitan un ambiente familiar para un adecuado desarrollo de su personalidad. Las distintas modalidades de acogimiento familiar son: acogimiento de urgencia, acogimiento en la propia familia extensa del menor y acogimiento en familia ajena. Con este se procura que el acogimiento familiar en la Comunidad de Madrid sea la medida de protección de nuestros menores.

 

¿A nivel personal qué significa ser el “padre” de más de 4.000 menores?

Principalmente supone una gran responsabilidad. Para llevar a cabo mi tarea como tutor de los menores con alguna medida de protección cuento con el formidable equipo de profesionales de la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl exgobernador del Banco de España está “orgulloso” de su actuación ante Bankia
Artículo siguienteHasta el final
Es periodista, editora en @lideditorial y responsable de Comunicación y RR.PP de @juanmerodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Aliter). Fue becaria Erasmus y Leonardo en Roma. Ha desarrollado su carrera durante 25 años a caballo entre el periodismo, la comunicación, la organización y presentación de eventos. Colabora con El Español, 20 minutos y Diario 16. Es madre de dos hijos y cree que el liderazgo y la defensa de los derechos y los valores sociales, en especial los de las mujeres, han de partir de uno mismo.

2 Comentarios

  1. Hola,
    que bonito este artículo. Que gran esfuerzo hace la comunidad de Madrid cuando resulta que tiene a muchos de sus tutelados sin nacionalidad y sin papeles, como está descubriéndose por la prensa y por las madres que estamos luchando cada día para que la administración haga su trabajo y consigan la nacionalidad para estos niños que los tienen apátridas.
    un saludo

  2. Esto no es una entrevista periodística, es una bazofia de libelo publicitario…Militante de la vida y los derechos humanos…que asco, de verdad…El nivel de este medio baja por momentos….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + diecinueve =