[Segue]

 

Ya dediqué una serie de artículos (disponibles en http://diario16.com/category/opinion/la-opinion-de-un-profesor) a los entresijos de la Enseñanza; aquí no vamos a hablar de eso sino a constatar un hecho: la gente situada en los sillones del poder no quiere democratizar la Cultura, a pesar de sus hermosos programas caritativos, no puede permitir el conocimiento porque ése es el fin de la estratificación social y económica que les beneficia, y toda esa mentira es, sorprendentemente, el amparo de la vida de sus víctimas, que matarían por defender su miseria espiritual sin percartarse de que es también el motivo de la económica…

Qué no van a permitir en nuestros colegios e institutos:

  1. La Historia

No quieren que sepamos sobre Historia. O mejor, quieren que la sepamos como a ellos les interesa; hemos borrado el pasado genocida de la mayor parte de las instituciones que nos gobiernan, leemos una novela fantasiosa que titulamos Historia, basta acercarse a las fuentes de cualquier hecho histórico relevante para ver que hay dudas sobre casi todo (verdad histórica es igual a verdad fragmentaria, esto es: mentira interesada), por eso no quieren que se estudien las fuentes sino los relatos construidos a partir de ellas; la élite intelectual sabe de lo que hablo y, sin embargo, en el imaginario popular conceptos hueros como patria, monarquía, nación, guerra, crisis, bandera, víctimas, héroes, paz, economía, invasión, imperio, conquista, expansión, rey, guerras santas, desarrollo, progreso, involución, revolución… constituyen las piezas de este puzzle voluble (en el fondo un triste libro de texto escolar), ¿cómo puede una monarquía presentar sus credenciales sin pedir perdón por los crímenes contra la Humanidad continuados cometidos a lo largo de milenios (abdiquen, por favor)?, ¿cómo pueden las instituciones religiosas constituidas asumir su periplo asesino con total indiferencia, incapaces de empatía e ignorando los hechos con la misma frialdad que cualquier asesino en serie? ¿La banca? No quieren que estudiemos los hechos, quieren ese folletín épico en el que el individuo y su tragedia personal se diluyen hasta desaparecer en favor del héroe paradigmático, del tipo acordado como relevante y digno, de la Nación…, todos los demás sólo somos grasa para la maquinaria, a nadie importa esos millones de criaturas muertas en un arroyo soñando con volver a ver a sus queridos mientras otros “viven” la tragedia desde la solemnidad de la clase y los himnos con banderas sin tener que afrontar sus rostros aplastados. El nacionalismo es un cáncer. ¿Cómo vamos a explicar Historia? Mejor que no saber es saber lo oportuno, lo tienen claro.

 

  1. ¿Derecho o Normativismo?

No quieren que sepamos cuál es el papel del Derecho, que es la fuerza de la Libertad. Sí, ya lo he defendido, sólo si las penas se ajustan a una reinserción práctica hay libertad real para quien se aviene a lo legal, no proponemos ni utopías ni filantrópicos paraísos irreales, hablamos de cumplir o cumplir (sin opción) de manera que la alternativa realmente sea un precio a pagar; es quien cumple con la Ley quien merece la atención, y quien incumple necesita ayuda para poder vivir con los demás o lo hará aparte con una cesión de sus derechos malgastados, será a él a quien corresponda rescatar su libertad. Un falso garantismo ha situado la honradez en el cubo de los tontainas; garantía es independencia del Poder Judicial y formación suficiente para que una mayoría pueda entender el significado de las Leyes y no requiera de intérpretes interesados y artículos multiplicados “ad nauseam”. Al poder disfrazado de legítimo le interesa confundir el Derecho con el normativismo, mas al Estado promotor de la Libertad le interesan leyes pocas, claras y una judicatura independendiente y rigorista sometida a ese mismo rigor o más, sólo así es posible la Justicia; lo otro, y los estamos viendo, es tinta de calamar elaborada para huir: en los países donde existe la separación de poderes y el Estado de Derecho, teniendo pasta sólo una evidencia escandalosa y una gravedad escalofriante te hacen perder la libertad; no pensemos qué ocurre en el resto del planeta, donde el Derecho es una broma. ¿Justicia?

 

  1. Economía, esto es: Ecología

Economía es ideología, no un designio inexorable de leyes naturales; la economía debe servir para vivir mejor en comunidad, no la comunidad para servir a las leyes económicas… y sí, tienen razón los economistas, esta consciencia del control económico es la ruina del sistema pero es que el sistema no es viable con su teoría del crecimiento perpetuo: la sostenibilidad (acompañada de un cambio educativo mundial, por eso enseñar a pensar es clave de todo) es la única vía realista, pero para ello hay que revertir prácticamente los valores de la sociedad del gran capital, pero no hablo de otro sistema económico sino de regular férreamente la riqueza y la pobreza con leyes: no son ni objetivo ni fracaso respectivamente, son problemas que en un Estado justo se regulan para vivir mejor, insisto: la reforma es conceptual, lo económico vendrá detrás. O paramos el crecimiento o la Tierra se colapsará, para ello hay que hacer pensar a los niños y no tratarlos como clientes potenciales de una tienda de todo a 1 €.

 

 

[Segue]

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPapel pintado
Artículo siguienteDe Madrid al cielo: piscinas en azoteas de la capital
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =