El 49,9% de las agresiones cometidas en centros públicos de la comunidad de Madrid son a profesionales de Enfermería, según los datos del Registro Madrileño de Agresiones y Conflictos (REMAC), gestionado por el Gobierno regional. El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Madrid afirma que los datos no plasman la realidad, ya que hay muchas agresiones, especialmente las verbales, que no se denuncian por falta de cultura de prevención y de aplicación adecuada del “Protocolo de actuación y prevención de situaciones conflictivas”.

“Este dato sólo es la punta del iceberg de una realidad mayor que esconde, en la mayoría de las ocasiones, ataques a la integridad moral, insultos, coacciones y vejaciones menos contundentes, pero muy lesivas y habituales derivado del ejercicio de  su condición profesional” explica Verónica Díaz Sánchez, responsable de Salud Laboral del Sindicato de Enfermería de Madrid.

Desde SATSE Madrid impulsan una campaña de concienciación al profesional en la necesidad de no tolerar estas conductas y denunciar, ya que “Una agresión siempre es un accidente laboral y por ello hay que notificarlo para garantizar al profesional su atención y rehabilitación integral”, recuerda Díaz.

Los datos del REMAC muestran que más del 33% de las situaciones conflictivas en Atención Primaria (los centros de salud) tienen que ver con plantillas deficitarias en enfermería, enfermería especialista y fisioterapeutas. En Atención Hospitalaria (hospitales y centros de especialidades) el 48% de las agresiones tienen que ver, de forma directa o indirecta, con disconformidad con la asistencia, demora en ser atendido, etc.

Estos hechos se podrían mitigar con plantillas adecuadas. La Comunidad de Madrid ocupa los últimos puestos de enfermeras por paciente de todo el Estado, especialmente en Primaria, y nuestro país está a la cola de Europa, por eso es más urgente abordar la necesidad de contar con plantillas optimizadas a los recursos sanitarios que se ofrecen.

Mayor peso de la prevención

La prevención debe ser el pilar sobre la que se sustente cualquier futura Ley de Autoridad Pública en el ámbito del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), así como un buen sistema de notificación. “Si no sabemos realmente cuántas agresiones se producen, tanto verbales como físicas,   difícilmente podremos realizar una radiografía de la situación y poner las medidas necesarias para solucionarlo”, explican desde SATSE Madrid.

Esta ley también debe dotar de protección jurídica reconociendo el referente de autoridad claro y expresamente definido“la agresión a profesionales de enfermería y fisioterapeutas deben ser delito”. Para el SATSE Madrid, es fundamental el reconocimiento de las funciones de los profesionales sanitarios como factor esencial en la calidad de los servicios.

Sensibilizar al usuario 

Otro rasgo que debería contemplar Ley de Autoridad es la necesidad de sensibilizar al usuario de que lo mejor para su salud es contar con un profesional sin miedo a sufrir una agresión. También, de cara a los centros, considerar el hecho de crear escenarios seguros y de confianza dotados con recursos humanos  y materiales que garanticen la satisfacción de los usuarios y fomente la mejora continua del Servicio Madrileño de Salud.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =