El rostro de la barbarie no tiene nombre, ni cara, ni idioma, ni fronteras. Las noticias que llegan desde otros lugares deberían servirnos de ejemplo, en muchos casos para tomar ejemplo de lo que debemos hacer, pero también de los controles que tenemos que adoptar para que no sucedan.

David Turpin de 59 años y su esposa Louis de 46, han pasado a formar parte de la negra lista de abominables de las que todos debemos huir. Hoy, cuenta la Agencia de noticias France Press que ayer fueron descubiertos trece hermanos encadenados y “famélicos” en Perris, una ciudad a 110 kilómetros de Los Ángeles (California) en Estados Unidos. Todos ellos miembros de la familia Turpin. Los había de todas las edades. Desde 29 hasta los 2 años. A oscuras, sucios y pestilentes. Alguno de ellos atados con cadenas y candados a las patas de sus camas.

Al parecer uno de los hermanos, una joven de 17 años, consiguió liberarse de sus ataduras y avisar a la policía desde un teléfono móvil que encontró por la vivienda. Los agentes no tuvieron respuesta alguna de los padres sobre la situación en la que estaban los chicos. Nadie sabe, de momento, cuanto tiempo llevaban en esa situación, ni las causas, pero aseguraron que la chica que alertó al 911 tendría unos 10 años, cuando en realidad tenia 17. “Sólo escupió dos veces al suelo y no contesto a ninguna pregunta de la policía”, según explico una vecina. La misma vecina explicó a Los Ángeles Times que los chicos estaban muy pálidos, tenían “la mirada de aquellos que quieren volverse invisibles”, y que jamás salían a jugar pese a que eran muy numerosos. Los padres han sido detenidos bajo una fianza de 9 millones de dólares y los hijos están siendo recuperados por los servicios de protección infantil.

 

Quienes son los Turpin

Según el diario elmundo.es, que cita fuentes de Los Ángeles Times, David Turpin, creó un colegio privado Sandcastle Day School en 2011 que cuenta solamente con seis estudiantes de entre 10 y 18 años de edad, pero la escuela entro en bancarrota el mismo año en que abrió, acumulando deudas de entre 100.00 y 500.000 dólares. El Artículo señala que David Turpin trabajaba como ingeniero para el contratista de defensa Northrop Grumman, con un salario de 140.000 dólares al año, mientras que su esposa, figuraba como ama de casa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 18 =