¿Debe el Estado intervenir en la economía para garantizar más igualdad y más bienestar para todos? Obviamente sí, y aunque creo que nadie lo dude, creo que muchos todavía se resisten: son aquellos que defienden el sueño americano, el individualismo a ultranza, el liberalismo económico sin límites y el sálvese quien pueda.

¿Debe el Estado ocuparse de prestar a los ciudadanos las prestaciones sociales que estos necesitan (frente a los privatizadores y los recortadores sociales) asegurando umbrales dignos de bienestar y que nadie se quede en el camino? Sin duda, y para complementar esta idea, reivindico además el necesario pago de impuestos y una política ambiciosa para la redistribución de la riqueza, tanto personal como territorial… por mucho que los adinerados suelan tener repulsión a ello, sean personas individuales o entes territoriales, desde CCAA a Estados que conforman la Unión Europea. Los más reaccionarios son partidarios de conciertos económicos, convenios o pactos fiscales, es decir, de parcelar el Estado, limitar la solidaridad y romper la equidad: si todos los ricos fueran reaccionarios y nacionalistas, se agruparían para pedir ejercer su derecho a decidir y lograr la independencia de su millonario territorio (es un decir).

 ¿Debe el Estado procurar una Educación pública (y laica) a sus ciudadanos? Desde luego, y debe servir no sólo para crear personas laboralmente rentables sino, sobre todo, ciudadanos libres y críticos que entiendan el espacio temporal y físico en el que viven, asegurándoles además el conocimiento de los principios que rigen la democracia que disfrutamos, el funcionamiento de nuestras instituciones y los postulados esenciales de nuestra Constitución… así como determinados principios o valores que no son partidistas sino más bien democráticos: la igualdad, la libertad, la solidaridad, los derechos humanos, el respeto al diferente o la sensibilidad social. Es posible que haya quien en su casa, por la razón que sea, no adquiera estos conocimientos, valores o principios e incluso quien reciba los contrarios: para compensar esa ausencia está la escuela financiada con dinero público (pública preferentemente pero también concertada), al objeto de transmitir a los educandos aquello que no reciben de su familia… e incluso contradiciendo lo transmitido por ella. Respecto a la educación laica, resulta indispensable: laica desde un punto de vista religioso (neutral ante todas las creencias religiosas respetuosas con los derechos humanos) y laica desde un punto de vista identitario (no somos pueblo sino ciudadanos).

Hay quien se llama liberal para defender su propia libertad personal para configurar su propio camino vital y quien se define liberal para abjurar de todo lo público y de cualquier tipo de intervención estatal. Hay liberales en sentido político que defienden la socialdemocracia (“el auténtico esfuerzo revolucionario de nuestra época”, según Fernando Savater) y liberales que quieren privatizarlo todo para beneficiar sus propios intereses o los intereses privados de otros. Hay liberales que abogan siempre por bajar impuestos porque “es el modo de incentivar la actividad económica y aumentar la recaudación” que, sin embargo, suben los impuestos en cuanto hay que incrementar la recaudación… y liberales que defienden un sistema fiscal justo en el que paguen más quienes más tienen y paguen todos incluidos los que hoy en día no pagan. Hay, en fin, personas insensibles y ciudadanos socialmente comprometidos.

La libertad no puede ser meramente negativa, esto es, equivalente a la no injerencia del Estado en el desarrollo económico y social; esa no injerencia aboca necesariamente a importantes desigualdades y a una clamorosa falta de equidad. Al fin y al cabo, para que haya Estado del Bienestar, antes que nada debe haber Estado. Y hay quienes quieren que no haya Estado porque sólo les importa su bienestar personal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa guerra no es el verdadero problema de Colombia
Artículo siguienteLa necesidad de identificar el tipo de maltratador
Nací el 11 de noviembre de 1974: tengo, por tanto, 42 años. Soy Diplomado en Ciencias Empresariales, Técnico en Gestión Fiscal y Técnico Especialista en Administración y Dirección de Empresas. Milité desde muy joven en diversos movimientos sociales que se enfrentaron al terrorismo de ETA, como Denon Arten-Paz y Reconciliación (durante los primeros años de los años 90) y Basta Ya (desde finales de los años 90). Milité posteriormente y durante unos tres años en el PSE, partido político que abandoné en 2006 al comprobar que dejaba de ser un partido nacional y de defender la igualdad y por su política en relación a ETA. Me afilié a UPYD el 29 de setiembre de 2007, el mismo día en que se presentó públicamente en Madrid. Desde el 1 de marzo de 2009 hasta el 20 de octubre de 2016 fui parlamentario vasco por UPYD. He estado en la Dirección de UPYD desde 2009 y soy exportavoz nacional del partido. Portavoz de la Plataforma Ahora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 11 =