Patricio Farcuh , Presidente de OCA mayor red logística de Argentina, empresario y emprendedor, referencia en el ámbito de Latinoamérica , colaborador de UNICEF e impulsor de la economía circular. Y recientemente Premio Emilio Castelar en la categoría de empresa.

¿Cómo conviven con los cambios tecnológicos permanentes en su empresa?

En el 2013 adquirimos una compañía totalmente desinvertida, para hacerlo más gráfico, se utilizaba el arcaico sistema DOS y nosotros implementamos SAP.

En lo que a avances tecnológicos refiere, frecuentemente ponemos el caballo delante del carro ya que contamos con profesionales, ideas innovadoras, proyectos de vanguardia, pero que cuestan materializarnos en la práctica, no sólo por los altos costos que implican, sino porque contamos con herramientas antiguas.

Intentamos que la inversión en tecnología se realice de manera gradual. A pesar de ello, hemos alcanzado objetivos que han contribuido a reconvertir y dirigir la compañía a tiempos actuales, como el sistema de geolocalización, la billetera virtual, el seguimiento en tiempo real.

Somos conscientes de que hoy aún experimentamos un desfasaje en lo que somos y lo que pretendemos ser; y de que el camino es difícil de sincronizar, pero trabajamos día a día para que la brecha en este sentido, se acorte.

Destaca su figura por la de ser un joven, empresario y emprendedor que en poco tiempo ha logrado el éxito con sus empresas, pero, ¿cuál es la clave para ese éxito? ¿Cómo logra Patricio Farcuh convertirse en una referencia en el mundo privado?

Quiero comenzar diciendo que las tres condiciones (joven, emprendedor y empresario) son necesarias, y a la vez una conforman una sola. Desde mi punto de vista, la clave del éxito radica en ser joven para emprender y convertirte luego, en empresario. Mi deseo es que la gente que está transitando la mitad de su vida, que está viviendo sus 40, 45 años, no se quede con la típica frase “Serás lo que debas ser, o serás contador o abogado”…y se anime a emprender. Qué no se frustre. Sólo se requiere sentir pasión por la actividad que uno realiza, dejarse llevar por el instinto; tener paciencia, perseverancia y arriesgarse, sin atemorizarse por la falta de juventud.

Retomando el camino hacia el éxito, sin lugar a dudas, en los últimos años me he convertido en un referente en el mundo privado gracias al aporte del equipo de trabajo que me acompaña, y que  transitan conmigo esta pasión que uno debe sentir para que lleguen los logros.

Hablemos de su país, Argentina, ¿con qué ojos ve Patricio Farcuh el futuro de su tierra? Máxime tras las oscilaciones económicas de los últimos tiempos ¿es Argentina un país atractivo para la captación de inversión empresarial?

Argentina es un país absolutamente atractivo para invertir a pesar de las vicisitudes u oscilaciones económicas. Estoy convencido de que siempre se puede generar un microclima para lo que uno desee emprender. Inversión quiere decir infraestructura, recursos, oportunidad de negocios y creación de necesidades. Como empresario intento abstraerme de las oscilaciones políticas, generar mi propio hábitat y apostar para emprender. Oscilaciones hubo, hay y habrá siempre. Sólo es cuestión de arriesgarse.

¿Cuáles deberían ser las prioridades del gobierno de Macri en materia de emprendimiento y desarrollo económico?

Para ello creo que resulta necesario realizar un ejercicio de memoria retrospectiva, intentar ver qué es lo que sucedió, no a lo largo de toda la historia, sino, qué pasó en experiencias similares a la actual en nuestro país y con el contexto mundial. Realizar un trabajo de Big data con esa información, de reingeniería en la macroeconomía; es lo que a mi entender debería tener como prioridad el gobierno.

El próximo 29 de septiembre recibirá el premio Emilio Castelar a la Defensa de las Libertades y El Progreso de los Pueblos que viene cada año a reconocer a personalidades, instituciones y gobiernos de todo el mundo. ¿Cómo se siente ante la responsabilidad de haber recibido este prestigioso galardón?

Es un verdadero orgullo ya que el premio deviene del último presidente de la Primera República y esto lo convierte en muy relevante a nivel hispanoamericano. Desde su espíritu, desde quienes han sido galardonados con él, representa un gran honor por la mirada de mis hijos y mis futuros nietos.

En relación a la responsabilidad, me siento doblemente comprometido; el premio no es un objetivo, es un mero reconocimiento por el camino que hemos recorrido. Un sendero intentando contribuir a mejorar la calidad de vida de la sociedad. En dicho sentido, facilitamos el acceso a la educación superior a jóvenes de las comunidades coyas creando la primera escuela para aborígenes Warmi. De este modo fuimos un motor para promocionar el desarrollo comunitario en la Puna Argentina, logrando que 20 alumnos secundarios de entre 18 y 30 años fueran becados. Hoy nos proponemos hacer hincapié en la nutrición distribuyendo leche para niños carenciados. Considero que ejerzo un rol en la sociedad que amerita que me haga cargo. Este galardón me impulsa a realizar acciones de Responsabilidad Social superadoras a las que venía ejecutando.

Hablando de futuro, ¿cuáles son los retos que Patricio Farcuh se marca como presidente de la compañía para Oca, hoy la primera líder de distribución de Suramérica?

De aquí a 3 años, imagino que  los retos que afrontaremos serán externos a la compañía; debemos enfocarnos en cómo adaptamos nuestra empresa a la infraestructura  con la que cuenta  nuestro país. El desafío del modelo de negocio es el de buscar la gente que me pueda acompañar con la velocidad que le imprimo a las cosas, para que me puedan dar el delivery de trabajo que requiero. Durante toda mi carrera he hecho hincapié en cómo reciclar el managment continuamente haciendo upgrades frecuentemente.  Hoy me siento conforme con el equipo que me acompaña.

Otro desafío es cómo se acomoda una empresa que quiere ser vanguardista, que pretende ubicarnos al tope del ranking de los correos de los países desarrollados, teniendo en cuenta que vivimos en una región subdesarrollada.

También debemos resolver el tema de la energía que utilizamos, ya que nuestra  huella de carbono es igual a 5M de litros de combustible por año.

Por último cómo generar un círculo virtuoso con el sentido de pertenencia de los empleados de la compañía, que si bien lo tienen, lograr que asistan más motivados a su trabajo para que resulten más eficientes, y de este modo; se reduzca el costo oculto en el costo total de la mano de obra, y de este modo obtener un mejor producto.

Pinchar para acceder a la web del Sr. Patricio Farcuh.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + catorce =