El Gabinete Económico de CCOO ha realizado un informe donde analiza que el bajo nivel del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España obedece a decisiones políticas no a restricciones económicas. A pesar de la subida del 8%, la cuantía del SMI sigue muy por debajo de la que correspondería a España respecto a su nivel de desarrollo y de lo necesario para que los trabajadores tengan una vida digna. Además, no nos acerca al objetivo del 60% del salario medio neto a tiempo completo fijado en la Carta Social Europea.

El Banco de España (BdE) ha presentado en su informe trimestral una simulación sobre el comportamiento potencial de los diferentes niveles de salario mínimo. Es, por tanto, una estimación, no un estudio sobre la evolución que tendrá el empleo en nuestro país tras la subida del 8% del SMI aprobada por el Gobierno para este año 2017. Este informe del BdE no tiene en cuenta la mejora de la productividad y el mantenimiento del empleo.

El informe presentado por el gabinete jurídico de CCOO llega a la conclusión de que el bajo nivel del SMI en nuestro país está causado principalmente por decisiones tomadas en el ámbito político más que por razones económicas. A pesar de la subida del 8% para este año 2017, el salario mínimo, en primer lugar, no permite una vida digna ni independiente y, en segundo lugar, sigue muy por debajo de lo que le corresponde a nuestro país respecto a su nivel desarrollo. En este sentido, la Carta de Social Europea establecía un objetivo del 60% del salario medio neto a tiempo completo. A pesar de la subida de 2017, España sigue estando muy lejos de cumplir con dicho objetivo porque, según Eurostat, la proporción entre el SMI y el salario medio en España es una de las más bajas de Europa. Hay que recordar que en el año 2015 era la más baja y que ha subido un poco por el incremento de este año. Aun así seguimos a la cola, además de que tendría que incrementarse en un 64% para igualar el poder de compra de Alemania, por ejemplo.

Por otro lado, el informe publicado por el gabinete jurídico de CCOO hace hincapié en que el salario mínimo tendría que ser mucho mayor en referencia con la renta media por habitante, además de que, según los datos de Eurostat, no se corresponde con los niveles de productividad de nuestro país. El informe pone un ejemplo gráfico: Reino Unido, con un nivel de productividad idéntico al de España, dispone de un salario mínimo un 36% mayor.

El salario mínimo siempre ha generado rechazo entre las élites económicas y una parte de la clase política. Ya informamos en Diario16 respecto al informe presentado por el Instituto de Estudios Económicos, en el que se hacía una radiografía de lo nefasto que es el SMI y en el que se podían leer afirmaciones como que «la única posibilidad de reducir significativamente este paro abultado es mediante la creación masiva de empleo de poca calidad».

Lo que queda claro es que el actual SMI está por debajo de los niveles de pobreza.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 5 =