Susana Camarero, presidenta de la Comisión de Igualdad del Senado, invitó en la tarde de ayer a las mujeres de la asociación Vela Luz y a la cantante y miembro del Consejo Editor de Diario 16, Cristina del Valle a asistir a la Ponencia de Estudio para la elaboración de estrategias contra la violencia de género.

La Cámara Alta fue testigo de tres horas plagadas de testimonios pero sobre todo de la valentía de unas mujeres que, a pesar del agotamiento físico y mental, del frío, la lluvia, las multas y la huelga de hambre que les pasa factura, no se cansan de repetir que “acabar con el terrorismo machista sólo es posible entre tod@s”.

Diario16 habla en exclusiva con la política quien tras el encuentro dice estar “satisfecha y contenta de haberlas llamado” así como “orgullosa de las asociaciones como la suya que hacen una labor imprescindible visibilizando la violencia de género” y quien espera que tras unos meses se pueda lograr un pacto de Estado.

 

-¿Qué te han hecho sentir estas luchadoras?

Conozco a Gloria y a la asociación desde hace tiempo y nos hemos visto en estas semanas varias veces, siempre me han transmitido un gran respeto por la pasión con la que pelean por una causa que es la de muchas de nosotras. Oír el testimonio de víctimas siempre conmueve, emociona y te hace reflexionar. Aunque, como en mi caso, lleves mucho tiempo involucrada en esta lucha, aunque hayas conocido muchas víctimas, aunque hayas oído muchos testimonios, la dureza de tanto dolor no puede dejar de conmoverte. Hoy todos hemos salido más convencidos de que hay que encontrar soluciones de consenso.

 

– ¿Los 25 puntos que pide la asociación son factibles?

Muchos de ellos están en línea con los compromisos que algunos partidos y el gobierno han adquirido. Otros hay que estudiar con qué fórmula concreta podrían ponerse en marcha, otros son competencias de las CC.AA y por tanto deben ser tratados con ellas, pero hay mucho sobre lo que trabajar y es una buena base de trabajo para en el debate interno que tras las comparecencias tendremos que tener los grupos parlamentarios poder incorporar muchos de ellos al texto del posible acuerdo final. Creo que es un trabajo que merecía ser conocido y que merece ser estudiado con sosiego y rigor.

 

– Las mujeres se han visto arropadas por la sociedad civil no así por la clase política ¿por qué hay tanta distancia y dificultad?

Las mujeres se han visto arropadas por muchas personas que han ido a verlas, apoyarlas y acompañarlas. También los partidos políticos hemos estado allí. Yo me he reunido con ellas y he ido a verlas a Sol, mis compañeras en el Congreso también y me consta que la mayoría de los grupos lo han hecho. Y asistir a la segunda sesión de la ponencia del Senado refleja también el respeto, el cariño, la consideración que nos merecen y el deseo de conocer en primera persona sus propuestas por parte de los grupos parlamentarios. Esta tarde han recibido la atención y respeto pero también la comprensión, el cariño y el agradecimiento de todos los grupos del senado representados en la ponencia.

 

-¿Qué tiene que pasar para que haya pacto de Estado contra el terrorismo machista?

Espero que haya Pacto de Estado en unos meses cuando terminemos las comparecencias de los expertos. Creo que se lo debemos a las víctimas y sus familias, a la sociedad y a nosotros mismos como representantes de los ciudadanos.

 

-¿Te sientes identificada con ellas?

Como mujer que ha hecho de la igualdad su bandera, como mujer que lleva toda su vida defendiendo a otras mujeres me siento muy identificada. La igualdad no es de derechas o de izquierdas, es mucho más, es creer, es querer cambiar el mundo, es luchar por los derechos de las mujeres desde donde estés. Con nuestras diferencias ideológicas tenemos mucho en común, objetivos, retos, incluso sueños.

 

-¿Tanto dolor en sus vidas se puede compensar?

Tanto dolor queda en el alma, quién entra en el mundo de la violencia aunque no la sufra directamente la vive como propia. Para mí cada mujer asesinada es un drama personal como si fuera un miembro de la familia. Pero saber que puedes ayudar a otras mujeres víctimas, que puedes salvar a alguna de serlo, que puedes poner tu granito de arena para que esta lacra disminuya y termine desapareciendo es una satisfacción. Ellas y muchas otras sienten la satisfacción de la ayuda a las demás, saben que sin ellas el fin estaría más lejos y sería más negro. Creo que deben sentirse en paz al menos, con el dolor interno pero con la conciencia tranquila.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa oposición presenta demanda contra el Canal de Isabel II
Artículo siguienteSe tensa la cuerda
Es periodista, editora en @lideditorial y responsable de Comunicación y RR.PP de @juanmerodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Aliter). Fue becaria Erasmus y Leonardo en Roma. Ha desarrollado su carrera durante 25 años a caballo entre el periodismo, la comunicación, la organización y presentación de eventos. Colabora con El Español, 20 minutos y Diario 16. Es madre de dos hijos y cree que el liderazgo y la defensa de los derechos y los valores sociales, en especial los de las mujeres, han de partir de uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + dos =