Los ingresos del sector editorial seguirán cayendo hasta 2020, pero lo harán a un ritmo muy suave del 0,3%, al encogerse desde los 2.260 hasta los 2.228 de euros, según datos del informe ‘Entertainment and Media Outlook 2016-2020 España’, elaborado por PwC y que analiza los principales retos del sector de los medios y el entretenimiento.

El aumento en los ingresos de los libros electrónicos/digitales, que alcanzará el 12,4% en el caso de los libros profesionales, el 17,1% en los de consumo y el 17,2% en los libros de texto, no será suficiente para compensar el descenso de las ventas en todos los segmentos –ver cuadro- en los libros impresos.

Las ventas por libros de consumo han representado un 53% del total del segmento en 2015, proporción que se mantendrá prácticamente similar en 2020 con un 51%. En este sentido, el documento subraya que la venta de libros de bolsillo sigue disminuyendo, y confirma que este formato no ha sido capaz de mitigar las pérdidas del libro impreso y mantener sus cifras de ingresos.

 

¿Cuáles son las perspectivas para el e-book?

Según el documento, el entusiasmo por este formato –libro de consumo electrónico- en el sector desciende respecto a años anteriores y no se prevé que represente más del 10% del conjunto del mercado editorial español en 2020. Entre los retos a los que se enfrenta, el informe subraya el de la piratería, que sigue sin resolverse. El documento indica que según algunas encuestas, el porcentaje de población que lee en algún tipo de formato digital alcanza el 20%, una proporción muy superior al 5% que señalan las cifras oficiales de ventas.

En cuanto a los libros de texto y educativos, el documento atribuye su buena evolución a la aplicación, en algunos cursos, de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), si bien tampoco este formato recupera la facturación anterior a la crisis. Según el informe, los libros de texto digitales están siendo el motor de crecimiento en este área, gracias a su impulso por parte de autoridades y responsables del ámbito educativo, que aprecian tanto su versatilidad, como el ahorro económico que su uso supone para las familias.

De cara a la expansión del mercado español a otros países, una de las soluciones que se contemplaron para hacer frente a la crisis, el informe señala que la existencia de distintos aranceles habrían dificultado las exportaciones. Además, señala dos potenciales cambios en el mercado latinoamericano, muy relevantes para España: el comportamiento de Argentina, que ha modificado la ley que restringía la importación de libros, así como la complicada situación que atraviesa la economía brasileña.

Finalmente, el estudio concluye que, de cara al futuro, será necesario que el sector editorial español desarrolle productos más innovadores que ofrezcan una experiencia personalizada y aúnen lectura con avances digitales y entretenimiento.

Los ingresos mundiales del sector editorial -incluyendo libros de consumo, educación y profesionales-, se incrementarán a razón del 1,75% hasta 2020 –es decir, se estima que se incrementen desde los 113.250 millones de dólares, hasta los 122.950 millones de dólares.

Por regiones, el documento indica que Norteamérica sigue ocupando la primera posición en volumen de mercado, pero con un menor crecimiento en comparación con Latinoamérica que es el segundo que más deprisa crece.

Por último, el informe destaca que a día de hoy, los e-book representan un porcentaje muy poco significativo sobre el total del mercado del libro, apenas un 5% a nivel global, aunque se espera un aumento de los ingresos de este formato de un 10,4% en los próximos cinco años. Además, el documento señala la autoedición de libros como una modalidad que ya genera unos ingresos significativos y que no siempre se recogen al analizar el mercado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + ocho =