Esta ha sido una semana de vértigo. Otra. El futuro dirá si ha sido el principio del entierro o de la resurrección del socialismo. Los ciudadanos de a pie, como usted o como yo, querido lector, los que no tenemos las claves de nada porque no estamos en el meollo de nada, seguimos perplejos y hastiados hasta la extenuación y, lo que es peor, hasta nos cuesta tener criterio. Si se lee la prensa, en general, la de siempre, se tiene la sensación de que nos están tomando el pelo, de que la libertad de expresión, a pesar de lo que nos creemos, está en horas bajas. No sé cómo lo han hecho, pero están todos empujando del mismo lado para que haya un gobierno a la derecha. Llevan meses así.

Igual es una estrategia que se nos escapa a los ciudadanos de a pie y la nueva gestora socialista está yendo por la senda correcta que le permitirá sortear las dificultades de esta travesía del desierto y acabar, más pronto de lo que ahora parece, con un partido a prueba de zancadillas, fuerte, vigoroso, preparado para llegar a la victoria en las elecciones próximas. Yo no me atrevería a vaticinar esto ni lo contrario. Pero me cuesta tragar este viático. 

He oído a la cabeza visible de la gestora, Javier Fernández, y hasta, por un momento, he tenido la tentación de creer que un vuelco en la situación del socialismo puede ser posible, que tiene un discurso que puede resultar apetecible para muchos de los que andan a la deriva desde el gran batacazo que los ha dejado descolocados.

Llevamos tanto tiempo escuchando los mismos lugares comunes, las mismas frases triviales, hueras y mal construidas que cualquiera que ponga el sujeto y el verbo en el lugar adecuado puede seducirnos. Más, si habla pausadamente, sin estridencias, sin gritos, con educación. Y no digamos si dice alguna cosa diferente. Otro estilo, no sé, que se saque de la chistera un conejillo blanco de ojitos pillines. Son hermosos los sueños, pero son sueños.

Se dice que en política hay que saber adaptarse a los tiempos, por eso la revolución siempre es algo pendiente. En la transición, Fraga y Carrillo utilizaron un discurso muy parecido para aplacar a sus bases y ambos fueron por la misma senda de la reforma. La ruptura, entonces, no era buena idea. Y la transición modélica fue sacrosanta por un tiempo largo. Pero siempre hay revisionistas de la historia. Agoreros que escarban y sacan a la luz algunas miserias. Lo ejemplar del hoy y ahora puede parecer nefasto mañana.

Y hoy estamos en lo mismo. Tragar. Cambiar algo para que todo permanezca. Para no hundirse del todo, para poder llegar al poder por algún atajo. Pactar. Y aparcar otra vez las ideas. Para cuando la coyuntura sea más favorable. Para jamás. No sé usted, querido lector, yo soporto muy mal a Rajoy, pero aún puedo aguantar menos a Cospedal, siempre en su atalaya dando lecciones de ética política, mientras se agolpan a la entrada de los Juzgados, en larga cola, los presuntos del Partido Popular, sus afines, adláteres y simpatizantes de todos los pelajes. Tanto tragar vamos a acabar con una indigestión que nos puede llevar a una pancreatitis letal.

Yo, insisto, sólo sé que no sé nada. Pero podría hasta dejarme seducir por Arturo, digo, Javier Fernández, – que éste no es el actor, aunque tiene maneras- pero se le ha visto mucho con Susana, que ha participado activamente en su nombramiento de sastre mayor de esta empresa de costura que ella ha montado. Y eso me retrae. Casi del todo. Será mejor dejar de soñar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl PP intentará evitar que Aznar explique en el Senado su defensa de la invasión de Irak
Artículo siguienteLa deriva derechista del PSOE
Soy Doctora en Derecho, Abogada en ejercicio y profesora de Derecho Constitucional en la UNED de Barbastro. Hace poco leí unos pensamientos hermosos sobre la necesidad de escribir, que me impresionaron, acaso, porque me veía reflejada en ellos. Escribir ha sido para mí algo necesario, desde siempre, algo que he hecho siempre aunque me dedicara a otro oficio o tuviera otras ocupaciones. Mejor o peor, con más dedicación o menos, en los mejores momentos de mi vida y en los peores, siempre he escrito. Creo en el valor de la palabra escrita, en su fuerza y en su belleza, hasta el punto de que me altero cuando alguien la maltrata o la utiliza sin tino o sin delicadeza. Y la palabra es, también, un arma valiosa y dura, como dijo el poeta, por eso y porque no puedo olvidar que soy, como todos, un animal político, necesito también usarla para bramar contra el orden establecido que nos aplasta y nos oprime de muchos modos y contra el que nada más tenemos los ciudadanos corrientes. De lo que he escrito, algo ha sido publicado. En poesía: en la colección Voces Nuevas, VIII selección de poetisas, Editorial Torremozas, Madrid 1991; en la obra “Trayecto Contiguo (última poesía)”, Editorial Betania, colección Antologías 1993; inédito “Donde crecen las amapolas”. Y tengo pendientes de publicar, ya en prensa, una colección de cuentos para niños titulada “Cuentos para soñar” He sido y soy colaboradora en prensa: artículos de opinión y sección de Crítica Literaria en “Franja Digital” y colaboradora habitual de la sección “Al levantar la vista” y Extraordinarios del Semanario “El Cruzado Aragonés”. Y ya, por mi profesión, he publicado en Ensayo: “Reflexiones en torno a la previsión Constitucional de los Estados Excepcionales” en la Revista “Annales” de la UNED, Barbastro, tomo V 1988; mi tesis doctoral:“ La tutela del Rey menor en la Constitución de 1978” en la colección Aula Abierta, UNED Ediciones, Madrid 2000; “La cuestión de la incompatibilidad del tutor del Rey menor con cualquier otro ´cargo o representación política´ “ en Anuario de la UNED, Barbastro 1995-2000; “ La ruptura de la pareja de hecho: aspectos procesales”, en Actas de los Vigésimos encuentros del Foro de Derecho Aragonés 2012, Edición el Justicia de Aragón, Zaragoza 2012; en prensa “Secreto de las comunicaciones y correo electrónico”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =