Apenas diez días después de que el PSOE se uniera a Partido Popular y Ciudadanos para rechazar por unanimidad la propuesta de ERC, Convergència, Podemos e Izquierda Unida para que se convocara la Mesa de la Diputación Permanente del Congreso para que debatiera la conveniencia de que el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, diera explicaciones por las grabaciones de varias conversaciones en su despacho oficial con el ya cesado ex director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, acerca de presuntas investigaciones a líderes independentistas, ahora los socialistas se desdicen y anuncian que su primera iniciativa parlamentaria en cuanto se constituyan las nuevas Cortes Generales será solicitar una comisión de investigación sobre “los medios los recursos y la trama del ministro del Interior para espiar a sus rivales políticos”, según ha anunciado este viernes el portavoz socialista en el Senado, Óscar López, en una entrevista en televisión.

El pasado 28 de junio, sólo dos días después de las elecciones generales, los únicos tres grupos que están representados en la Mesa rechazaron las solicitudes de ERC, Convergència, Podemos e Izquierda Unida, alegando que la Diputación Permanente sólo se reúne para abordar cuestiones excepcionales o de extrema urgencia en los periodos entre legislaturas, por lo que no considera de extrema gravedad las escandalosas grabaciones en las que se puede comprobar cómo Fernández Díaz insta al cesado director de la Oficina Antifraude de Cataluña a “fabricar” informaciones que puedan comprometer a los principales líderes nacionalistas catalanes y, de este modo, neutralizar el efecto del ‘procès’ independentista iniciado en Cataluña.

Ahora, el dirigente socialista califica de “verdaderamente grave” que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, mantenga en su puesto a alguien “que ha usado medios del Estado para espiar a sus rivales políticos”, aunque obvia que hace solo unos días su formación política rechazó abrir esta vía de investigación por no considerarla “urgente” a través de la Mesa de la Diputación Permanente.

El PSOE pedirá ahora, además de la presencia del ministro del Interior en funciones, de otros altos cargos del ministerio sin excluir la posibilidad de reclamar otras comparecencias de miembros del gobierno. Para ello, los socialistas cuentan tener a priori el apoyo del resto de los grupos parlamentarios para que la comisión inicie su trabajo cuanto antes, para presentar las conclusiones antes de tres meses. López quiere que se investigue “la vulneración del Estado de Derecho por parte de distintas instancias y cargos públicos del Ministerio del Interior”.

En esta investigación de supuesto espionaje político, se preconstruían pruebas contra rivales políticos y se relataban intentos de influir en la Fiscalía y otros órganos judiciales. El PSOE quiere que se investigue también la actuación de algunos mandos de la cúpula de la Policía, como el comisario José Manuel Villarejo, relacionados presuntamente con escuchas y prácticas ilegales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − uno =