El colmo para parte de la dirección interina del PSOE fue la rebelión escenificada en el último debate de investidura de Mariano Rajoy. Desde ese día, los miembros más influyentes de la gestora socialista ya tuvieron en sus manos la excusa perfecta para soltar amarras con una formación histórica, el PSC, con la que lleva unida casi cuatro décadas, prácticamente una vida siempre juntos en democracia. Hasta dentro de dos meses, de momento.

En una reunión no informada a la gestora, Javier Fernández y Miquel Iceta se han dado dos meses de plazo para ver cómo evoluciona este matrimonio herido de muerte desde hace ya semanas. Una comisión de seguimiento dictará si hay divorcio definitivo o reencuentro. Para entonces, el PSOE espera tener ya despejada la incógnita de su nuevo liderazgo.

En caso de que sea Susana Díaz la próxima secretaria general del partido, Iceta ha sido claro: la aceptarán si el PSOE así lo decide. “El PSC ha demostrado su lealtad histórica con todos los secretarios generales del PSOE”, recordó Iceta tras su encuentro con el presidente de la gestora. Algo de lo que no pueden presumir otros barones del partido a estas alturas de la división interna.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, en una maratoniana mañana televisiva coincidiendo precisamente en el tiempo con la reunión que han mantenido en Madrid el presidente de la gestora, Javier Fernández, con el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha culpado a los compañeros catalanes de “deslealtad”. Y por tanto, según su punto de vista, que coincide plenamente con el de la gestora, el PSC tendrá que pagar tal cúmulo de desacatos por lo que considera una “asimetría” de hechos y funciones.

Esta jugada, que está siendo trenzada pacientemente desde semanas atrás por los ‘fontaneros’ del ‘aparato’ socialista en Ferraz con una hoja de ruta diseñada desde el sur, supondrá dejar sin voto en caso de que se celebren unas próximas primarias a unos 20.000 militantes socialistas catalanes y también cortar la clara influencia que la federación catalana tenía hasta ahora en la toma de decisiones a nivel nacional en los órganos del partido.

La falta de transparencia es tal que incluso la reunión del presidente de la gestora con el líder socialista catalán se ha llevado a cabo sin informar de la misma a los propios miembros de la gestora. A través de las redes sociales, el secretario de Organización del PSOE de La Rioja y miembro de la gestora que dirige el partido a nivel nacional, Francisco Ocón, ha criticado que el órgano interino del partido no se reúne desde el Comité Federal del 23 de octubre y ha avisado de que la postura del presidente del órgano interino, Javier Fernández, con respecto al PSC ha sido solo suya, ya que el resto de los integrantes de la gestora no ha discutido sobre esta cita.

Mientras tanto, y solventado este contratiempo con la federación catalana, es más que probable que en dos meses el PSOE andaluz caminará solo, sin ninguna otra agrupación que le haga sombra por peso histórico, como ha sido el que siempre ha tenido el PSC en el seno del PSOE durante 38 años. Y pese a estas evidencias, la baronesa andaluza mantiene la incógnita de forma oficial sobre su postulación a la secretaría general: “Cuando llegue el momento, estaré donde quieren mis compañeros”. Díaz no quiere pecar de ser ambiciosa: o a la cola o en cabeza, insiste aún.

La lideresa del PSOE-A ha argumentado, en una de sus entrevistas televisivas del día, que sus compañeros del PSC deberán “aclarar” si optan por Cataluña como una “nación de naciones” –vía aprobada por todos los socialistas en la denominada Declaración de Granada– o, en cambio, eligen que sea una nación que busque su conversión en Estado propio, en clara alusión al órdago independentista que vive actualmente Cataluña y a las vías de negociación que supuestamente aprobaron los de Iceta cuando Pedro Sánchez buscó alternativas de gobierno al PP. “Tendrán que aclarar si quieren ser nación o si quieren ser nación para ser estado. Ese debate tiene tanta profundidad, que el PSOE no se puede enterar de él por los medios”, subraya Díaz.

Por su parte, en el PSC están hartos de repetir por activa y por pasiva que quieren seguir perteneciendo al PSOE y también mantener el actual statu quo dentro del partido y mantener voz y voto en los órganos competentes internos, postura que choca frontalmente con lo postulado por el PSOE andaluz de Díaz.

La baronesa no se corta un pelo al criticar que el PSC participara en la votación del Comité Federal en el que se decidió la abstención al Gobierno del PP e inmediatamente a continuación optara por mantener el ‘No’ en la investidura. Esta postura del PSC la califica Díaz de “choque de legitimidades” que debe castigarse de algún modo. “Todos los militantes deben tener los mismos derechos y deberes. Para reforzar la política hay que ser justos con el resto de compañeros”, argumenta la secretaria general del PSOE andaluz, quien únicamente coincide con su homólogo catalán en que ambos desean que PSOE y PSC sigan siendo hermanos. A partir de aquí todo son discrepancias.

Pero pese a estas discrepancias, lo que sí ha quedado claro es que no llegará la sangre al río. El PSC seguirá formando parte del PSOE pero verá seriamente mermada su capacidad de influencia, que es lo que ha querido desde el primer momento Susana Díaz. “Estoy convencida de que seguiremos caminando juntos y de que habrá un debate sosegado”, ha confirmado Díaz poco antes de la reunión de Fernández con Iceta.

Después de solventarse el contratiempo con el PSC, la gestora quiere llevar a diciembre sus proyecto de “regeneración” para el partido, sin que haya trascendido nada de los puntos fundamentales de esta reconversión ideológica y orgánica. Incluso se mantiene entre interrogantes la posibilidad de que el nuevo líder del PSOE salga de un proceso de primarias previo a un congreso que se retrasa sine die, cuando en tiempo y forma le correspondía haberse convocado el pasado febrero.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Susanita y su sed de poder…Al menos por Madrid, os reireis un poquito con semejante elemento, si llega a la secretaria general.Es tan cortita, que si le dices que te diga la tabla del nueve, te responderia que eso es populismo.Y no es porque ella sepa lo que es el populismo,simplemente porque no da para màs.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + Nueve =