“El progreso siempre gana, ni Trump podrá frenarlo”

El escritor alemán Daniel Wolf es uno de los más aclamados autores internacionales de novela medieval

0
Peter von Felbert

El escritor alemán Daniel Wolf es hoy uno de los escritores europeos más reconocidos de novela histórica. Su saga ambientada en la Edad Media atrae a miles de lectores en medio continente. Intrigas, venganzas, injusticias y amores difíciles con dos protagonistas de excepción, Michel y Rémy Fleury. Su lucha sin cuartel contra las injusticias del clero y la nobleza, y la ignorancia galopante del momento son sus caballos de batalla. Desde su ciudad natal intentan mejorar las condiciones de vida de los vecinos. Wolf fue antes funcionario público y profesor de música. Ahora se dedica por completo a la literatura, sobre todo después de vender en su país más de 300.000 ejemplares con su primera novela de la saga, La sal de la tierra (Grijalbo, 2015), incuestionable bestseller también en España, donde tuvo una excelente acogida de público y crítica. Ahora presenta La luz de la tierra, la segunda parte de las andanzas de los Fleury.


 

¿Por qué atrae tanto aquella época oscura que fue la Edad Media?

La Edad Media fue una época de conflictos. En la Edad Media había miseria, ignorancia, luchas de poder entre la iglesia y la nobleza pero también existían el progreso, el arte y el ansia de aprender. Estos conflictos hacen de la Edad Media una fuente de inspiración tan fascinante para novelas.

 

Después de La sal de la tierra, prosigue con las aventuras de sus protagonistas. ¿Busca de algún modo novelar en modo de epopeya las gestas de aquellas personas que lucharon en un mundo de oscuridad y atraso?

Mis novelas no son en realidad epopeyas de gestas sino más bien una saga familiar. Giran alrededor del ascenso de una familia de mercaderes de la Edad Media. También en la Edad Media había cada vez más personas que anhelaban el progreso e intentaban mejorar las condiciones de vida de la gente, y mis protagonistas Michel y Rémy Fleury forman parte de este grupo de personas. Ellos luchan contra el clero, la nobleza y la ignorancia e intentan mejorar las condiciones de vida en su ciudad natal.

 

Su protagonista es un comerciante que busca la justicia con la rebelión frente a los poderosos. Qué duda cabe que la historia solo ha podido avanzar gracias a estos líderes que lucharon por un mundo mejor, ¿no cree?

Yo también creo que el progreso siempre gana. No obstante, también es cierto que a lo largo de la historia siempre se ha intentado retroceder en el tiempo para desmantelar el progreso alcanzado. Es lo que estamos viendo por ejemplo con Donald Trump, quien lucha contra la protección del medio ambiente y los derechos de las mujeres y minorías para conseguir retrocesos en los avances alcanzados en los últimos cien años. Seguramente esto nos hará retroceder en el tiempo, pero a la larga Donald Trump tampoco podrá frenar el progreso. Lo mismo pasaba en la Edad Media. Las fuerzas retrógradas no podían impedir el progreso de la humanidad.

“El hecho de que las ciudades en Europa sean lugares de libertad y progreso se remonta a la Edad Media”

 

El progreso solo ha llegado a la humanidad cuando la educación, el comercio y las libertades se han abierto a toda la sociedad. ¿Fueron de algún modo pioneros aquellos héroes anónimos de la Edad Media?

La educación es la condición previa para que pueda producirse el progreso. En la Edad Media, el progreso sólo era posible cuando surgió el grupo de los mercaderes que formaron una capa social compuesta por simples ciudadanos que sabían leer y escribir, tenían cultura y dominaban varios idiomas. Estos mercaderes lucharon por adquirir numerosos derechos que ayudaron a mejorar las condiciones de vida de todo el mundo y hoy en día todavía nos beneficiamos de ello. El hecho de que las ciudades en Europa sean lugares de libertad y progreso se remonta a la Edad Media. El famoso refrán alemán “El aire de la cuidad hace libre” expresa justo esto.

 

Un best seller histórico debe tener una serie de componentes ineludibles para lograr atraer al gran público lector. ¿Puede ofrecernos algún recetario al respecto?

No creo que haya una receta o fórmula mágica que permita escribir bestsellers, porque si la hubiera lo haría todo el mundo. Naturalmente, para escribir una novela histórica es imprescindible documentarse a fondo sobre los hechos históricos de la época. Por lo demás, al escribir conviene tener en cuenta lo que vale para cualquier novela: Hay que escribir sobre conflictos y personajes interesantes para cautivar emocionalmente al lector.

 

¿Puede ser un buen best seller de novela histórica más edificante y educativo que muchos sesudos libros de historia, tan asépticos como anodinos?

Sí, creo que es así. Lamentablemente muchos libros de historia son poco emocionantes, no es el caso de todos pero si de muchos. Una novela histórica puede ayudarnos a imaginar la historia y vivirla. Cuando leemos una buena novela histórica, nos sentimos como si estuviéramos allí donde acontecen los hechos.

 

La lucha contra el anacronismo debe ser constante para un escritor de novela histórica. ¿Cómo lo combate usted?

Si, este peligro siempre existe. Por esto es tan importante documentarse muy bien antes de empezar a escribir y familiarizarse con la época en la que está ambientada la novela. Conociendo bien la época puedo evitar la mayor parte de anacronismos, pero de todas formas colaboro con historiadores que revisan mis textos y me avisan cuando detectan alguno.

 

La luz de la tierra

Daniel Wolf
Grijalbo
768 páginas
22,90 €

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 2 =