Pablo Crespo, considerado el número dos de la “trama Gurtel” no lo ha podido hacer mejor. Tan sólo unos días antes de que comience la vista oral que le sentará en el banquillo de la Audiencia Nacional por la primera de las piezas separadas que se instruye en esta instancia, ha presentado un incidente de recusación contra uno de los jueces que componen el tribunal que le va a juzgar. En esta semana se debe conocer si se admite a trámite dicha recusación. Si ello ocurre, habrá que aplazar el juicio que comienza el día 4. Un aplazamiento con fecha indeterminada ya que hay que dar diez días a las partes para que se pronuncien y, cuando se haya resuelto este trámite, la sección de la sala de lo penal deberá buscar nuevo señalamiento en su agenda, ya de por sí apretada.

Y es que el Caso Gurtel está teniendo ese problema; el de las recusaciones. Primero fueron los magistrados Enrique López y Concepción Espejel, recusados por las partes acusadoras por entender que están contaminados. En la causa se juzgan hechos cometidos por cargos y afiliados del PP. Incluso el propio partido aparece como responsable civil subsidiario. Espejel y López fueron vocales del Consejo General del Poder Judicial nombrados a propuesta de los grupos parlamentarios del Partido Popular en el Congreso y en el Senado. Así pues, la recusación prosperó.

El asunto de la composición de los tribunales que deben juzgar cada una de las piezas en que el instructor ha dividido Gurtel es controvertido. Concepción Espejel y Enrique López pertenecen a la sección cuarta de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional, la instancia a través de la cual se debe constituir el grupo de tres jueces encargados de sentenciar. En la primera de esas piezas, la que debería empezar a examinarse el próximo día 4, la llamada “Primera época de la trama, que va de 1999 a 2005”, la Sala los apartó. Pero quedan todavía varias piezas más que están en fase de diligencias previas, incluso a punto de cerrar sumario y convertirse en procedimiento abreviado. Espejel y López van a postularse para estar presentes en los tribunales de estas piezas. Lo lógico, según las acusaciones particulares, es que vuelvan a ser recusados. Un procedimiento largo y complicado que se podría evitar si ambos magistrados renunciasen desde el principio.

Pero la politización del Caso Gurtel impide tales pretensiones. Ahora mismo, el abogado defensor de Pablo Crespo ha pagado con la misma moneda a los que, en su día, vetaron la presencia de Espejel y López. Esta vez le ha tocado el turno a José Ricardo de Prada, considerado un magistrado progresista.

Los motivos alegados para su recusación son diferentes a los de los otros jueces. Se argumenta la buena relación de Ricardo de Prada con el primer instructor de la causa, Baltasar Garzón, en cuya defensa salió cuando fue condenado por el Tribunal Supremo por un delito de intervención de las comunicaciones, al interceptar las conversaciones de los principales cabecillas de Gurtel con sus abogados.

El segundo argumento es la supuesta amistad que mantienen la hija del juez, Pilar de Prada, y el letrado Gonzalo Boyé, que representa en el juicio al Observatori DESC, una de las acusaciones populares en varias piezas del caso Gürtel.

Las fuentes judiciales consultadas por Diario 16 no se ponen de acuerdo sobre las posibilidades que tiene Pablo Crespo de que sus pretensiones prosperen. El tribunal que debe estudiar el incidente, compuesto por el propio De Prada, Julio de Diego y Ángel Hurtado es muy dispar y mantiene discrepancias desde hace tiempo. El argumento de la amistad de Garzón y De Prada es muy probable que se rechace porque tal circunstancia era de sobra conocida y se ha formulado fuera de plazo. Otra cosa diferente es la relación de Pilar de Prada y Gonzalo Boyé, que no se limita exclusivamente al ámbito personal, sino también profesional.

Habrá que ver cómo se resuelve este asunto. Pero lo que está claro es que si se admite a trámite el incidente de recusación, el juicio no podrá comenzar el día 4. Los acusados ganan tiempo. Nada más. Pero a la Justicia se la vuelve a tildar de lenta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =