El Partido Animalista ha denunciado ante la Fiscalía de Medio Ambiente la matanza indiscriminada de cabras. Desde Pacma, su presidenta, Silvia Barquero, propone soluciones no letales, que no pasen por resolver los problemas a tiros contra los animales. Asimismo, desde esta formación se exige la dimisión del presidente del Cabildo Insular, Antonio Morales (Nueva Canarias) y del consejero y de Medio Ambiente, D. José Manuel Brito (Podemos), responsables políticos de esta matanza según el Pacma.

El pasado 10 de abril comenzó la matanza de cabras silvestres, impulsada por los responsables del Cabildo Insular, con su presidente, Antonio Morales y el consejero de Medio Ambiente a la cabeza.

Para ello, han contratado, según Pacma, a un grupo de fusileros traídos de la península, quienes han dejado la zona de Inagua, Tamadaba y Guguy llenas de cadáveres y animales malheridos.

La batida sucede a la que tuvo lugar el pasado mes de noviembre, con el resultado de 77 cabras asesinadas en los espacios naturales gestionados por la Consejería de Medio Ambiente.

Las excusas que esgrime Brito para justificar la matanza son falsas y carentes de fundamento, según Pacma. La principal es que la Unión Europea se lo ha pedido para seguir adelante con la reforestación de la flora endémica de la isla. Nada mas lejos de la realidad, según Pacma, puesto que el director general de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Rudolf Mogele, ha negado que se haya solicitado al Cabildo la matanza de los animales y ha condenado el sacrificio.

Bruselas dice no a la matanza

También se ha argumentado que las cabras ramonean las recientes plantaciones, impidiendo el crecimiento de las plantas y la reforestación de la zona. Según se ha podido comprobar, las plantaciones efectuadas en el año 2014, en la zona del Monte los Cedros de la Reserva Natural de Guigui, se han perdido por la carencia de riego y cuidados y no por la acción de las cabras.

La anterior corporación (PP) no dudó en paralizar la matanza de estas cabras, ante las protestas del Pacma y de diversos colectivos animalistas, e incluso puso en práctica algunas de las opciones dadas, como el vallado de las zonas y la protección de las plantas mediante tela metálica, para impedir tanto la acción de las cabras como de los conejos que habitan esos parajes.

Según los informes del propio Cabildo, con este sistema y un adecuado riego y cuidado, la supervivencia de las plantaciones es del cien por cien, manteniéndose la vitalidad de la vegetación.

El Partido Animalista ha intentado con todos sus recursos parar esta matanza, pero el consejero Brito ha hecho caso omiso a todas las propuestas presentadas: vallado, cilindros protectores, uso de cabras judas, comederos cebos, uso de dardos anestésicos, etc.

El Pacma se pregunta por qué esta corporación, con un talante supuestamente más abierto a buscar el consenso con la población, no ha tenido en cuenta el sentir de esta. “Es tal la oposición de los ciudadanos que están teniendo que realizar la matanza con verdugos traídos de la península”, argumentan desde Pacma.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Enhorabuena por publicar esta noticia, es inaudito la desidia del pueblo en general y del pueblo canario en particular ante este horrible espectáculo.da tanto asco todo esto , tanta impotencia…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =