Últimamente, algunos de los términos delictivos que aparecen en el Código Penal están generando confusión entre los propios jueces. Concretamente el denominado “partícipe a título lucrativo” es un término tan ambiguo que, en la casi totalidad de las causas en las cuales aparece, los implicados bajo ese término no comparecen en juicio en calidad de acusados. Todo lo más, son citados como testigos. Ocurrió este lunes con la ex ministra de Sanidad, Ana Mato, y Cristina de Borbón acaba de ser exonerada de tal calificación. El Fiscal del Caso Nóos, Pedro Horrrach, en sus calificaciones definitivas, dijo que había sido, a su juicio, “partícipe a título lucrativo”. Si no hubiese sido por la acusación de Manos Limpias ni siquiera se habría sentado en el banquillo en calidad de acusada sino de testigo. El tribunal sólo ha impuesto el pago de un dinero, medio millón de euros, al matrimonio, no a ella, por un delito de fraude a Hacienda. A ella, paradójicamente, la tendrán que devolver lo que había depositado en concepto de fianza. Así son las cosas de este tipo de figura contemplada en el Código Penal.

Según el abogado, José María Torres Coll, “Se trata de una institución a la que se suele prestar poca atención, un tanto olvidada, y, pese a resultar sumamente interesante, es bastante desconocida, no obstante la importancia que tiene en la práctica forense principalmente en los delitos económicos y patrimoniales. Se denomina así a quien concurre al procedimiento penal, no como responsable criminal del ilícito penal investigado, sino en calidad de responsable civil directo por haber obtenido un beneficio o aprovechamiento ilícito derivado del comportamiento penalmente punible atribuido a otro”

En otras palabras “el partícipe a título lucrativo, es una tercera persona, física o jurídica o incluso un partido político, que aun cuando no se halle implicado, incriminado, como responsable criminal en el procedimiento penal puede ser llamado a responder civilmente, en el seno del propio proceso penal”.

En la primera pieza de la trama Gürtel figuran como “participes a título lucrativo” Ana Mato, Gema Matamoros, esposa del ex alcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, y el Partido Popular. Los tres fueron llamados a declarar “en calidad de testigos”.

Mato, durante la instrucción, figuró como investigada, antigua imputada. Ello provocó su dimisión. Al final, y gracias a las resoluciones en sala de los recursos presentados por sus abogados, se cambió su condición por la actual debiendo de hacer frente a una fianza de 28.467,53 euros. Lo mismo ha pasado con los otros dos “partícipes”. El abogado del PP, el ex fiscal Jesús Santos, incluso se negó a contestar las preguntas de la fiscal, Concepción Sabadell. Esta pidió que el partido sea “tenido por confeso” ya que, al negarse a declarar, admitió que se había lucrado. El tribunal “asume el argumento”, en palabras de su presidente Ángel Hurtado. La fiscal Sabadell cree que el PP se lucró, a través de la trama que lideraba Francisco Correa, en 245.492 euros, lo que costaron los actos electorales que Gürtel pagó en los municipios de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda.

Desde el PP se insiste en que no se han sentado en el banquillo de los acusados. Llevan razón. Pero otra cosa bien diferente es la calificación que pueda hacer el tribunal de las circunstancias que concurren en este asunto. Por supuesto, no van a ir a la cárcel, pero cada vez tienen más probabilidades de tener que hacer frente a la petición económica.

Igual ocurre con Ana Mato. Sólo que ésta ya ha pagado para evitar la acusación formal. Durante su declaración, que intentó evitar a toda costa hasta el último momento, responsabilizó a su ex marido, Jesús Sepúlveda, ex alcalde de Pozuelo, de la recepción de los regalos, coches y fiestas, que Correa les dio. Mato hizo lo que, en argot popular, se denomina “un Cristina de Borbón”. La hermana del Rey, durante su declaración en el juicio del Caso Nóos, dijo desconocer como gestionaba la economía doméstica su marido al que atribuyó la misma. Ella actuaba, casi en palabras textuales, como “una esposa enamorada de su marido”

La Audiencia de Palma ha tirado por la calle de en medio porque, a pesar de las aclaraciones realizadas por los expertos, la figura penal se encuentra en el limbo de la Justicia. Y lo mismo puede pasar en las piezas separadas de Gürtel donde, recordemos, figura el Partido Popular en esa situación. Sólo una aclaración del Supremo que siente jurisprudencia acabará con el malentendido.

Mientras tanto, el sistema parece haber encontrado en la figura del “partícipe a título lucrativo” la mejor manera de quitar de en medio a los implicados “más sensibles” en los casos de corrupción.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Desde el fallecimiento de FF: TODO ATADO Y BIEN ATADO. ¿Quién podrá empezar a desliarlo? Monarquía. bipartidismo y élites (casta dicho en plata) se necesitan y se apoyan mutuamente. ¿Puede pensarse algo tan anidemocrático como la suma de estos poderes?
    ¡Ah!, perdón, sí: Los más de 155.000 votantes , ilusos, de PODEMOS (¿Quién financia a los perroflautas?) de Vistalegre II. Es que se me había olvidado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + 9 =