La economía española crece en 2016 pero menos que en 2015, y el empleo y los salarios mostrarán un comportamiento moderado.

Se crece, pero menos, el empleo es el menor calidad y existen grupos de trabajadores que ofrecen un estancamiento crítico: hombre menores de 35 años y extranjeros.

Durante el primer trimestre de 2016, de acuerdo con los datos avanzados de la Contabilidad Nacional, se encadenan once trimestres consecutivos de crecimiento del PIB. El ritmo de crecimiento trimestral se mantiene estable en el 0,8%, y alcanza el 3,4% en términos interanuales. Este ritmo destaca entre los más elevados del entorno europeo y duplica la tasa de crecimiento medio en la UE.

Los indicadores disponibles para el segundo trimestre de 2016, según señala el Banco de España, apuntan hacia la prolongación de la fase expansiva de la economía española, aunque más moderada que en 2015. Así, se prevé un crecimiento medio del 2,7% en el conjunto de 2016, junto con un comportamiento del empleo también más moderado, del 2,3%, y contenido de los salarios.

En el primer trimestre de 2016, las cifras trimestrales de la Encuesta de Población Activa vuelven a mostrar un comportamiento marcadamente estacional propio del principio de año. El empleo ha descendido trimestralmente en 64.600 personas, si bien se mantiene por encima de los dieciocho millones por tercer trimestre consecutivo, cifra no alcanzada desde 2011. Por su parte, el paro ha aumentado levemente, en 11.900 personas, pero se sitúa holgadamente por debajo de los cinco millones, y la población activa ha descendido en 52.700 personas.

Los datos demuestran que anualmente se refuerza la tendencia hacia la creación de empleo y el descenso del paro, con un pequeño descenso de la población activa: en el último año se han creado 575.000 empleos y el paro se ha reducido en 653.000 personas. Un año antes, se habían creado ya quinientos mil empleos y el paro había iniciado un descenso significativo, de casi medio millón, con la población activa estable.

Los aspectos de mayor relevancia del primer trimestre de 2016 son los siguientes:

Trimestralmente el empleo ha descendido en 64.600 personas hasta18.029.600 y el paro ha aumentado en 11.900 personas hasta las4.791.400, y se han retirado de la población activa 52.700 personas, manteniéndose por debajo de los 23 millones de activos.

En términos desestacionalizados el empleo aumenta un 0,9%, más que enel trimestre anterior (0,8%), y el paro desciende un 2,7%, acumulando doce trimestres consecutivos de descenso.

En cifras anuales, se refuerza la tendencia hacia la creación de empleo: el empleo aumenta en 574.800 personas, un 3,3%, el ritmo más elevado en la actual fase de recuperación.

El paro registra uno de los mayores descensos anuales de la serie histórica intensificando la caída acumulada en los diez últimos trimestres. Este Informe Trimestral de Análisis del Mercado de Trabajo nº 117/Junio 201610 descenso coincide con una moderación del ritmo de caída de la población.

Territorialmente, el empleo ha aumentado en cuatro Comunidades Autónomas y el paro ha descendido en seis. En el año aumenta el empleo y desciende el paro en todas ellas, excepto en Cantabria y Asturias. Los comportamientos más favorables los presentan Andalucía y Cataluña.

Al contrario que en el trimestre anterior, aumenta el número de hogares con todos los miembros activos en paro (+54.300), a la vez que descienden los hogares con todos sus activos ocupados (-20.000). Anualmente, mantiene una evolución muy favorable, descienden los hogares con todos sus activos en paro en 182.700 y aumentan intensamente aquéllos con todos los activos ocupados, en 419.000.

En el último año, aumenta el flujo de entrada a la ocupación:

Entran 1.129.500 personas y aumenta levemente el de salida, 1.172.800 personas, aunque se mantiene cerca del mínimo de la serie. Paralelamente, aumenta en el trimestre el flujo de salida del paro, lo hacen 1.494.600 personas, pero por debajo de años anteriores, así como el flujo de entrada al paro (lo hacen1.565.600 personas), también cerca de mínimos.

Las previsiones para la economía española, estiman que el PIB y el empleo crecerán en 2016 a unos ritmos algo más moderados que los alcanzados en 2015, algo por debajo del 3%, en un escenario europeo de crecimiento lento y con alto grado de incertidumbre a nivel mundial. Los indicadores disponibles para el IT 2016 apuntan hacia la prolongación de la fase expansiva, si bien a un ritmo algo más atenuado que en 2015, con un incremento trimestral del PIB del 0,8%, una décima inferior al alcanzado en el primer trimestre de 2015, y un incremento del empleo del 0,6%, que en términos interanuales supondría un crecimiento del 2,9%.

Análisis de la evolución reciente de la población activa en España

El número de trabajadores activos inicia en los años 2012-2015, con un descenso continuado a partir del cuarto trimestre de 2012, situándose en el primer trimestre de 2014 en 22.883.900, es decir hay en este periodo 600.000 activos menos que a finales de 2012. Esta cifra es menor que el descenso experimentado por la población de 16 a 64 años, tramo al que pertenece la práctica totalidad de la población activa. 2001: 15.748.752.

La disminución de la actividad ha afectado en particular y de manera prácticamente continuada a los hombres (559.600 activos menos), mientras que ha sido más suave en el caso de las mujeres (96.100 activas menos en el periodo) que además han experimentado un ascenso en sus efectivos en el periodo central del trienio considerado.

La evolución de los trabajadores activos extranjeros presenta un descenso continuado en los últimos tres años, que explica la mayor parte del descenso total de activos.

Por otra parte, la disminución de la actividad se ha concentrado en los menores de 35 años, en especial en el grupo de edad de 25 a 34 años, que desciende en los últimos tres años en más de 850.000 personas, de las que 400.000 corresponden a población activa extranjera. A partir de los 35 años ha aumentado el número de activos en el periodo, fundamentalmente debido a la aportación femenina.

En los últimos trimestres el descenso en el número de activos ha superado al de la población de 16 a 64 años. Como resultado se ha producido una caída especialmente intensa -cuatro décimas- de la tasa de actividad en el primer trimestre de 2014 respecto del trimestre anterior (un año antes esta caída fue de cinco centésimas).

Se puede observar que la caída de las tasas ha afectado más a los hombres que a las mujeres, tanto en el periodo de tres años considerado como en el último año y en el trimestre reciente. En efecto, la de estas últimas ha estado creciendo hasta el primer trimestre de 2013 y la caída posterior ha sido menos acusada que en el caso de los hombres.

El grupo de 25-34 años presenta una cierta volatilidad en el periodo, con cierta tendencia al alza, y dentro de unos niveles de actividad en torno a 89%.

Entre las personas de 45-54 años, las tasas de actividad también presentan una tendencia al alza pasando de aproximadamente el 81% al principio del periodo al83% hacia el final.

El número de trabajadores activos, que en los inicios del periodo considerado oscila alrededor de los 23.450.000, inicia un descenso continuado a partir del cuarto trimestre de 2012, situándose en el primer trimestre de 2014 en 22.883.900, es decir hay en este periodo 600.000 activos menos que a finales de 2012. Esta cifra es menor que el descenso experimentado por la población de 16 a 64 años, tramo al que pertenece la práctica totalidad de la población activa. 2001: 15.748.752.

La disminución de la actividad ha afectado en particular y de manera prácticamente continuada a los hombres (559.600 activos menos), mientras que ha sido más suave en el caso de las mujeres (96.100 activas menos en el periodo) que además han experimentado un ascenso en sus efectivos en el periodo central del trienio considerado.

La evolución de los trabajadores activos extranjeros presenta un descenso continuado en los últimos tres años, que explica la mayor parte del descenso total de activos.

En los últimos trimestres el descenso en el número de activos ha superado al de la población de 16 a 64 años. Como resultado se ha producido una caída especialmente intensa -cuatro décimas- de la tasa de actividad en el primer trimestre de 2014 respecto del trimestre anterior (un año antes esta caída fue de cinco centésimas).

Se puede observar que la caída de las tasas ha afectado más a los hombres que a las mujeres, tanto en el periodo de tres años considerado como en el último año y en el trimestre reciente. En efecto, la de estas últimas ha estado creciendo hasta el primer trimestre de 2013 y la caída posterior ha sido menos acusada que en el caso de los hombres.

El grupo de 25-34 años presenta una cierta volatilidad en el periodo, con cierta tendencia al alza, y dentro de unos niveles de actividad en torno a 89%.

Entre las personas de 45-54 años, las tasas de actividad también presentan una tendencia al alza pasando de aproximadamente el 81% al principio del periodo al83% hacia el final.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + 1 =