El sacerdote español del Opus dei Lucio Ángel Vallejo Balda, que fue nombrado por el Papa Francisco para trabajar en una comisión especial con vistas a esclarecer las oscuras finanzas vaticanas, fue condenado en marzo del 2016 , por el mismo Vaticano, junto a su colaboradora Francesca Chaouqui, a 18 y 10 meses de prisión respectivamente por filtración de documentos y revelación de secretos a los periodistas Nuzzi y Fittipaldi; en esta documentación se incluía, también, grabaciones del Papa Francisco y vendría a demostrar que existe un descontrol de las cuentas del Vaticano y particularmente del dinero procedente del óbolo vaticano y del dinero de fundaciones caritativas de las cuales se desviaban  decenas de millones de euros para el gasto suntuoso de cardenales y curia vaticana. Los periodistas estiman que solo 2 de cada 10 euros se utilizan para la caridad.

Este sacerdote español del Opus dei, hoy encarcelado en el Vaticano, había sido ecónomo en el obispado de Astorga y a muchos vecinos de esta villa no les cayó por sorpresa la noticia ya que el sacerdote llevaba un tren de vida muy alto, era propietario de una casa de diseño espectacular e invirtió fondos en Gescartera además de tener una sospechosísima SICAV “Vayomer” ( en hebreo “y Dios dijo”) en la que canalizaba los fondos de la diócesis y de otros accionistas; algunos vecinos también se han sentido estafados por especulaciones inmobiliarias que Vallejo hacía con bienes inmatriculados. Durante el juicio, y por las filtraciones que han existido, se sabe que tanto el sacerdote Vallejo como su colaboradora Francesca se veían con frecuencia con el popular padre Ángel y sus representantes en Roma, quien en varias declaraciones ha negado cualquier vinculación con el caso Vatileaks2:. “No hay absolutamente ninguna vinculación entre Mensajeros de la Paz y lo que ha pasado en el Vaticano. La única conexión es que soy amigo de Lucio Ángel desde hace años. Aunque ahora se encuentre en esta situación, no reniego de él”. Pero además se ha sabido, como consecuencia de la investigación, que en enero del 2015 el sacerdote Vallejo viajó a Dubái acompañado por el oscuro coronel de los carabinieri Giuseppe de Donno para intentar la venta, a espías chinos, de un informe médico sobre el estado de salud del Papa Francisco; Giuseppe de Donno , que estuvo envuelto en una supuesta negociación entre la mafia siciliana y el Estado en los años 90, declaró en La Reppublica que el viaje, en verdad, estaba ligado a unos proyectos de financiación de Mensajeros de la Paz. El padre Ángel ha desmentido este asunto:” Me extrañó muchísimo. Emiratos Árabes Unidos es uno de los pocos países donde no tenemos absolutamente nada. Ni lo tenemos ahora ni lo hemos tenido nunca». Sin embargo el padre Ángel aclaró que le hubiera gustado verse con Vallejo después de su detención: «pero no he podido porque no he viajado a Roma desde entonces. Sí he hablado con su madre. Le quiero mucho y la ayudo siempre que puedo. Supongo que él lo agradecerá “añadiendo finalmente: “A ver si así nos quitamos este muerto de encima”.

El padre Ángel se ha convertido en un personaje omnipresente en España y con una credibilidad indiscutible; en realidad es un gran relaciones públicas desde que Carmen Polo de Franco, hace cerca de cincuenta años, le diera uno de sus primeros talones de 100.00 pesetas y desde entonces no ha parado de conseguir ingentes cantidades de dinero para su obra; una obra compleja y sinuosa, con muchos vericuetos y en opinión de algunos, muy pocos, con bastante zonas de sombra. Algunos sospechan que no hay relación entre las entradas y la obra en sí. Se podrá decir que tiene mucho crédito, que hasta Pablo Iglesias le ha ensalzado, que es un hombre progresista que dice que Dios es de centro izquierda, aunque antes decía que era de centro derecha y la presidente de su obra era Ana Botella. En realidad el padre Ángel no ha sido siempre el mismo: va cambiando y serpenteando. Desde ser cura católico falangista de la OJE hasta la Iglesia del Rastro va un trecho: dice emplear a 4000 personas en sus obra, pero esa sonrisa y sus videos hagiográficos (“la sonrisa de las mariposas”) dan que pensar. Se puede decir que es una estrategia de marketing para conseguir dinero para su obra expandida por los cinco continentes; obra que, al parecer, no puede ser discutida. El padre Ángel viaja por todo el mundo y siempre está rodeado de famosos: desde Richard Gere-casi fue llevado a rastras a su iglesia del Rastro- hasta la difunta Lina Morgan y todo ello en medio de alabanzas por todo el arco parlamentario-tanto el viejo como el nuevo-.Últimamente el Padre Ángel se ha convertido en el defensor de los refugiados, asociándose nada más y nada menos que con otro personaje carismático ,el evangélico Miguel Diez, de la Asociación-iglesia REMAR , denunciada por muchos exREMAR como iglesia- empresa-ong- estafa.

El caso Nadia ha escandalizado a la opinión publica pero ha sido posible porque los medios de comunicación ensalzaron este tipo de caridad lastimera y, pese al daño moral infringido, no dejar de ser una estafa menor realizada por una familia pero las campañas de caridad emprendidas por las organizaciones de las iglesias u otras ONGS pueden ser susceptibles de infringir daños y estafas de importancia mayor. Si el óbolo vaticano se ha desviado para el derroche de los cardenales ¿porque me voy a fiar yo de la sonrisa del padre Ángel?, se puede preguntar cualquiera. No es cuestión de ser desconfiado, es simplemente que la publicidad agresiva en la recogida de fondos con fines caritativos puede hacer sospechar a muchos. Últimamente las calles de las principales ciudades del país están repletas de jóvenes que intentan hacer socios para todo tipo de ONGS. Son los fundraisers, los captadores de socios, una nueva profesión mal pagada para jóvenes. En EEUU hubo, históricamente, una legislación contra el charlatanismo en la publicidad caritativa. No sé si seguirá existiendo todavía pero sería útil que existiera en nuestro país. El caso de Gescartera, por ejemplo, demostró que varias de las principales órdenes religiosas como las Hermanas de la Caridad, los Maristas y ONGs como   Banco de Alimentos, Domund o Manos Unidas utilizaron, según parece, el dinero de donaciones de caridad para invertirlo en este tipo de chiringuitos financieros por un valor de cerca de 20 millones de euros, siendo, paradójicamente, presas de uno de los pecados capitales, la avaricia.

Y qué decir de la estafa millonaria de la ONG ANESVAD donde sus fundadores y principales administradores fueron condenados a varios años de prisión por apropiación de cerca de 10 millones de euros o el caso de INTERVIDA, la ONG de “apadrine usted un niño”, y que llegaría a ser la tercera más importante en recaudación después de Cruz Roja y Caritas y que tras un  enrevesado procedimiento judicial por la acusación del Fiscal de desvío de 200 millones de euros sigue intervenida por el protectorado de la Generalidad, fundado las originales asociaciones de INTERVIDA la nueva ONG EDUCA.

En Navidad las ONGS se gastan millones de euros en campañas agresivas en recogida de fondos, con campos publicitarios pagados en los principales periódicos y televisiones y en cartelería en lugares estratégicos de las ciudades. Buscan hacer socios, donaciones, apadrinamiento de niños, becas comedor etc, estrategias que sirven , en el mejor de los casos, en reforzar los sistemas de la caridad y en el peor, en la estafa simple.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + 10 =