En el último año se han producido 449.223 accidentes laborales, lo que supone un aumento del 5,8% respecto a la cifra registrada en 2014, cuando se alcanzaron los 424.625, según Randstad. En 2007, la siniestralidad laboral en España alcanzó la cifra más alta de la última década, superando los 924.000 accidentes. Desde ese año, este indicador descendió durante seis años consecutivos, hasta 2013. Respecto a 2006, primer dato analizado, el número de accidentes en jornada se ha reducido un 50,7%.

Randstad también tiene en cuenta la tasa de incidencia a la hora de analizar la actualidad del mercado laboral. En este caso, se pone de manifiesto que este indicador ha aumentado de manera constante desde 2012 a 2015, pasando de 2.949 accidentes por cada 100.000 empleados, la cifra más baja de la última década, a 3.190, lo que representa un incremento del 8,2%. Respecto al año anterior, esta tasa ha crecido un 2,5%.

El sector en el que el trabajador desarrolla su actividad es determinante a la hora de analizar la siniestralidad laboral. Durante el último año, todos los sectores han aumentado el número de accidentes, pero se aprecian diferencias significativas entre ellos. El sector agrario es el que mayor incremento ha experimentado respecto a 2014, con un aumento del 6,6%. Le siguen industria (5,1%), construcción (4,1%) y servicios (1,1%).

En términos absolutos, durante 2015, el sector servicios es el que más número de accidentes registra (276.207), ya que es aquel que ocupa a tres de cada cuatro trabajadores en España. Le siguen industria, con 93.731; construcción, con 47.228; y agricultura, con 32.057.

El índice de incidencia también difiere en función del sector analizado. Actualmente, construcción es el que mayor tasa alcanza, con 6.574 accidentes por cada 100.000 profesionales. Agricultura e industria ocupan el segundo y tercer puesto, con 5.085 y 5.024 respectivamente. En este sentido, el sector agrario alcanzó la tasa más elevada de toda la serie histórica, tras dos años de incremento consecutivos. Servicios, por su parte, ocupa la última posición, con una tasa de incidencia de 2.541. Desde 2009, este sector no ha superado la barrera de los 3.000 accidentes por 100.000 trabajadores.

El último de los factores que tiene en cuenta el análisis llevado a cabo por Randstad se centra en la región en la que los profesionales desarrollan su actividad. De esta manera, Randstad revela que los accidentes laborales en jornada han aumentado en todas las comunidades autónomas durante el último año.

Concretamente, La Rioja y Murcia son las regiones que mayor incremento de accidentes en jornada laboral registran, un 15% y un 13,3% respectivamente. Aragón, Comunitat Valenciana y Baleares crecen en torno al 10%. A continuación se sitúan Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cantabria y Andalucía. Todas ellas muestran un aumento superior al de la media nacional (5,8%). En el caso contrario están Canarias, Catalunya y Asturias, con un incremento menor al 4%. En el caso de las provincias, Vizcaya es la que más crece el número de accidentes, concretamente un 68,9%. Seguida de Guadalajara (24,1%), Castellón (+16,7%) y Valladolid (+16,6%).

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 3 =