Trece activistas que tratan de romper el bloqueo a Gaza son retenidas por la Marina israelí. Una detención polémica pues su protesta se realizaba en aguas internacionales cuando viajaban a bordo del barco Zayutuna/Oliva. El grupo musical Pink Floyd muestra su apoyo a estas trece mujeres, entras las que se encuentran la premio Nobel de la Paz Mairead Maguire y la fotógrafa española Sandra Barrilaro, y pide su liberación al gobierno israelí. Dos periodistas ya han sido puestas en libertad y las otras 11 mujeres serán liberadas pronto según afirma Wendy Goldsmith, miembro del equipo que se encarga de las negociaciones. Goldsmith asegura que en esta ocasión todos los trámites de la liberación están siendo más rápidos debido al apoyo público mostrado por Pink Floyd; un apoyo que ha dejado una mala imagen del gobierno israelí a nivel internacional por la ilegalidad del procedimiento.

Hace unas semanas el Teatro Nacional Noruego colgaba en YouTube un video en el que pide disculpas por haber colaborado con Habima, el Teatro Nacional de Israel. Tras conocer que Habima está muy relacionado con el gobierno, e implicado de alguna forma en la ocupación israelí, los noruegos muestran su vergüenza por haber sido participes de esto. Gjertrud Singe, la representante del teatro que aparece en el video, admite la culpa de la compañía y reconoce el error de no haber investigado antes de aceptar su colaboración con los israelíes. El Teatro Nacional Noruego muestra su apoyo económico y moral a Palestina y pide a otros teatros europeos que se sumen a la condena a Habima. Singe defiende que el teatro no puede estar alejado del mundo, mientras miles de niños palestinos eran asesinados Habima realizaba representaciones para sus soldados. Singe termina el video reclamando una Palestina libre y recordando que el teatro puede ser relevante.

Estos dos recientes ejemplos muestran el apoyo por parte del mundo de la cultura a Palestina. Hace dos años un amplio sector de la cultura española condenó el genocidio israelí en la Franja de Gaza a través de una dura carta. Pedro Almodóvar, Benito Zambrano, Juan Diego Botto, Penélope Cruz y Javier Bardem fueron algunos de los firmantes. Precisamente Cruz y Bardem fueron muy criticados en Estados Unidos y se les llegó a catalogar de antisemitas. En Hollywood, donde la comunidad judía tiene un gran peso, es donde menos artistas se han manifestado sobre el conflicto. La mayoría de celebridades (Madonna, Selena Gómez o Mark Ruffalo) han manifestado su deseo de paz pero no se han atrevido a condenar la actuación del gobierno israelí. La actriz Mayim Bialik (The Big Band Theory, Blossom) presume orgullosa de sus donaciones económicas al ejercito israelí para costear sus chalecos antibalas.

Parece ser que en Europa y en Estados Unidos el mundo de la cultura tiene distintas formas de aproximarse al conflicto Israelí-palestino. Lo ocurrido recientemente con Pink Floyd y el Teatro Nacional de Noruega nos ha recordado que la cultura sirve para algo más que entretener, el arte puede y debe ayudar a cambiar el mundo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cinco =