Ayer por la tarde nada hacía presagiar la tragedia sobre el puente de Westminster. Los turistas caminaban a primera hora de la tarde por el puente, un nexo con el Big Ben, cuando un todoterreno aceleró llevándose a su paso a decenas de personas que corrían, incluso se tiraban al río Támesis para salvar su vida.

Tras varios metros, el bólido gris se estrelló contra las vallas del puente. El conductor, salió con un cuchillo en mano apuñalando  a un policía que flanqueaba la puerta y llegó a entrar al perímetro de seguridad del Parlamento. Ya en el perímetro hirió a otro agente antes de ser abatido a tiros.

Los testigos que estuvieron presentes en el ataque describieron las escenas que vieron como caóticas.

La primera ministra británica, Theresa May, en una breve intervención en Downing Street, calificó el suceso de “nauseabundo y depravado” y añadió que “No ha sido un accidente que el agresor eligiera como objetivo el Parlamento, que representa democracia, la libertad y el estado de derecho”.

En principio se dio el dato de cinco muertos aunque finalmente se han cifrado cuatro: el propio agresor, el policía y dos civiles, además de cuarenta heridos (cifra provisional).

Este suceso ocurre justamente un año después de los atentados de Bruselas que se cobraron la vida de 14 personas.

Esa misma noche la policía realizó una redada en una casa de la localidad de Birmigham, donde presuntamente vivía el atacante, según han informado los medios británicos. En esta operación, la policía británica ha detenido a siete personas.

Tal y como ha informado el jefe de la Oficina Antiterrorista Mark Rowley “ Hemos hecho siete detenciones en seis direcciones diferentes en Birmingham, Londres y otras partes del país”.

El suceso, recordó por momentos el horror de los atentados del 7 de julio del 2005 que causaron 52 muertos y más de 700 heridos.

Lo ocurrido ayer ya se está tratando como “terrorismo”. Se ha cobrado cuatro muertos; el agresor, el policía, identificado como Keith Palmer, una mujer y otra persona sin identificar (ambos atropellados).

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Un horror difícil de entender. El mundo llora por Londres y por la inseguridad de todos los países. Estamos locos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce − 1 =