Albert Rivera se jacta de ser el dirigente de la formación más democrática del arco parlamentario. El apoyo que le brinda el poder económico sirve para tapar las tropelías internas que ejecuta Fran Hervías en las distintas regiones españolas. El discrepante no está bien visto en la formación naranja. No hay sitio para el que opina distinto o discrepa de las medidas a adoptar o los pactos a firmar. Quién se mueve no sale en la foto. Sin más. Reproducen el comportamiento típico de las sectas. Si no eres creyente estás fuera. Tal vez deberían ir pensando en cambiar la sede desde la calle Alcalá a Waco.

José Luis Cifuentes, candidato a la alcaldía de Alicante, es el perfecto ejemplo de que el comportamiento interno de Ciudadanos es oscuro y sectario. Cifuentes ha presentado su renuncia al sentirse socialdemócrata. Calificativo que ha desaparecido del argot naranja. Ahora son liberales y progresistas, como si el resto de partidos no quisiesen el progreso humano y social. Pero el verdadero quid de la renuncia del catedrático es la falta de democracia interna. En su carta de despedida llega a afirmar que “Con Franco también se llegó a votar pero no por ello había democracia”. Para Cifuentes la única democracia que existe es la “orgánica”. Se siente engañado por un proyecto que veía como útil a la sociedad- Un proyecto en el que creía pero que le ha hecho volverse ateo.

 

Se hace lo que quiere la dirección nacional

Si hay algo que se tiene claro en el partido de los cuñados es que se hace lo que quiere la dirección nacional. Las purgas de Hervías se acometen cuando los afiliados y cargos naranjas no siguen lo dispuesto por ellos. En la Comunidad Valenciana son más de 30 los cargos públicos que han abandonado sus puestos. Bien por voluntad propia, bien por el consejo de la dirección. Isidor Mollà, de Benissa, permitió que alcanzasen la alcaldía una alianza progresista. Esto no ha sentado bien en la dirección porque se quería que gobernase el PP de la ciudad. ¡Con todo lo que ha pasado en esa región en el PP. También se han abierto expedientes de expulsión por mandar whatsapps críticos o, simplemente, bromistas. Como ha sucedido con Ernesto Santillán.

Álvaro Arranz, Thibaut Deleval y Francisco Calderón fueron revocados, que es un eufemismo de expulsión cuando llevas menos de seis meses afiliado, tan sólo por pertenecer al sector crítico del partido en 2015. Curiosamente ser del sector crítico era haberse atrevido a presentarse contra la princesa naranja madrileña, Begoña Villacís, en las primarias. José López Viúdez calificó como alta traición que Indalecio Modesto no apoyase el acuerdo para la elección del presidente del Consorcio de Residuos Almanzora-Levante-Los Vélez. Habían pactado, sin el conocimiento de los concejales naranjas de otras localidades, una presidencia de C’s-PSOE. ¡Cómo alguien se atreve a no aceptar lo que han decidido otros!

 

Ordeno y mando

María del Carmen Prieto está sufriendo, según denuncia, la persecución del portavoz de la secta naranja en Andalucía, Juan Marín. Ha sido relevada como portavoz de la Comisión de Igualdad y Políticas Sociales, como antes lo fue de la comisión Empleo, Empresa y Comercio. La justificación es que no sabe trabajar en equipo. El típico argumento que suelen argumentar cuando se quiere despedir a alguien en las empresas. Son el partido de los empresarios del Ibex35 y lo tienen bien asimilado. Según ha declarado Prieto, más bien, la situación es de “Es ordeno y mando, si no te abro expediente”. El problema es que no la pueden expedientar sin arriesgarse a perder una diputada y cambiar los equilibrios en el parlamento andaluz.

Ya avisaba Carolina Punset de las técnicas mafiosas utilizadas en la formación naranja. En una entrevista realizada pocos días después de la celebración del cónclave de los cuñados, en eldiario.es, ya mostraba su preocupación por las formas: “Para mí, este congreso ha sido el entierro de la pluralidad, de la transversalidad y de la democracia interna, si es que alguna vez la hubo en Ciudadanos”. La táctica del miedo que se ve reflejada en la unanimidad es expuesta por Punset como el factor principal de la unanimidad. El cerramiento de secta, controlada desde el aparato, resulta eficaz. ¡Y esto con sólo 30.000 afiliados! Los que venían a regenerar la vieja política actúan casi peor que aquellos. El cuñadismo es la nueva religión. El naranja su color.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 4 =