La tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general en el mes de julio es del –0,6%, dos décimas mayor que la registrada el mes anterior, según publica el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En estos datos, influyeron los alimentos y bebidas no alcohólicas, que presenta una tasa anual del 2,5%, un punto superior a la del mes pasado, causada por la subida de los precios de las frutas frescas y las legumbres y hortalizas frescas, que bajaron hace un año. También influye, aunque en menor medida, el aumento de los precios del pescado fresco, frente a la estabilidad registrada en 2015.

Por otro lado, afectó el ocio y cultura, cuya tasa aumenta un punto hasta el –0,6%, debido a la subida de los precios del viaje organizado, mayor que la de julio del año pasado.

Por el contrario, los efectos negativos estuvieron marcados por los hoteles, cafés y restaurantes, con una variación del 0,7%, dos décimas por debajo de la registrada en junio, que se explica porque los hoteles y otros alojamientos registran este mes una subida de precios menor que hace un año.

Respecto a la vivienda, cuya tasa disminuye una décima y se sitúa en el –5,6%, principalmente por el incremento de los precios de la electricidad, menor que el del año pasado. Cabe reseñar, aunque en sentido contrario, el comportamiento de los precios del gas, que descienden menos que en julio de 2015.

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta una décima hasta el 0,7% con lo que continúa casi un punto y medio por encima de la del IPC general.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 4 =