Quiero dejar constancia de que mi peso sobrepasa el centenar de kilos con creces... odio la delgadez estética y envidio a esa gente fibrosa que deglute sin consecuencias. Cuando alguien es un obeso mórbido “motu proprio”, encomio (y comparto) su felicidad alimenticia siempre que sea placer de verdad y no compulsión macdonaldsiana… pero tanto este gordo como yo, lo que no podemos pretender es reclamar salud incumpliendo todas las reglas (alcohol, grasas, azúcar, sendentarismo, marihuana, LSD…), la fumadora empedernida que se queja de su salud enseguida recibe las collejas de su alrededor porque es lógico, hay que ser consecuente y, respecto de la gordura o el tabaco no hay dudas sobre si darte el palo o no: nos lo dan.

En España sólo leen libros a diario tres de cada diez personas y cuatro de cada diez no leen absolutamente nada… ¿Cómo es posible que no haya una reacción contra este peligro sanitario? Sí, porque, y siento que le pueda doler a alguien, la falta de lectura es al intelecto lo que el sedentarismo y la gula a la salud; salvo rara excepción no conozco a nadie con ideas claras e interesantes sin la práctica habitual de la lectura… sí creo en el sentido común, pero cuando éste se da suele conducir a la sensatez y a la necesidad de información, por el camino que sea, un ser humano necesita datos y abstracción para pensar; es verdad que la erudición no da la sabiduría, es verdad que se puede saber sin ir a la Universidad, a veces esto es incluso contraproducente, pero más verdad es que existe una correlación entre la complejidad del pensamiento y la capacidad para pensar más allá de las circunstancias personales, para abandonar el solipsismo infantil y no atender sólo al estímulo inmediato más egoísta (idiota en el sentido griego clásico).

Horacio, el poeta latino, lo tenía claro: ¿Por qué ignorar si se puede aprender? Es rasgo de ignorante el rechazo al saber, síntoma primero de estupidez es creer conocerlo ya todo. En cualquier campo de la vida humana ¡es tanto lo que no sabemos! Internet está sustituyendo instrumentalmente al papel, pero (y ése es su peligro mayor) no puede, no debe reemplazar a la lectura como análisis detallado de la información, porque esa acumulación no de datos sino de reflexiones e intentos de comprender lo que alguien que no somos nosotros nos quiere decir es lo que nos hace humanos, es el Humanismo… temo que la imagen y la superficialidad (falsedades estúpidas o calculadas) se están apoderando de internet y sus viajeros…

Al grano, igual que en las cajetillas de tabaco: ¿por qué no hacer unos enormes cartelones indicando que “No leer te vuelve gilipollas”?, y se me ocurre el careto de algunos muy altos cargos públicos que llevan a gala no leer para ilustrarlos… Esto no es clasismo, ni culturalismo, ni corporativismo, no, es sólo disciplina: si una no alardearía de ganar maratones tirada en un sofá, si nos parece odioso el tío que vocifera cómo ganar en todos los deportes mientras se ventila una tonelada de macarrones gratinados y seis litros de cerveza, ¿por qué damos por sentado que el desarrollo intelectual es una cualidad con la que nacemos? Un cuerpazo atlético harto de morros fritos deja de serlo, una inteligencia natural sin desarrollar es sólo una posibilidad truncada… No sólo de la lectura se vive, pero ayuda bastante.

Éste es un síntoma claro de la debilidad de nuestro Sistema Educativo, basado a pesar de todas las reformas (hechas sin contar con los profesionales que las ejecutan) en la memoria aislada, en materias desconectadas, en aprender conocimientos aislados de la realidad: frustrando toda curiosidad, toda proyección de futuro contando con el estudio como herramienta, aislando al lector como “monstruo” fuera de una realidad que es cervecera, tradicionalista, gritona, fanática, nacionalista, arreflexiva, moral y religiosa.

Si no quieres ser como éstos, lee.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSistémica y del régimen: la corrupción
Artículo siguienteLa Junta cesó a un alto cargo tras negarse a incrementar las ayudas a la Unión de Consumidores
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + seis =