Se llama Adolfo Ranero Serrano, tiene 46 años, es informático, lleva en paro un año y dos meses y desde hace cuatro días se ha solidarizado con las mujeres maltratadas de Sol como su corazón y su conciencia le han dictado: con la misma huelga de hambre que ellas.

No quiere ser el “protagonista de nada” y menos que nadie crea que con este acto “se quiere apuntar ningún tanto”. Lo hace porque está cansado de ver que este mundo cada vez va a peor y lincha a las féminas sin que a nadie parezca importar lo más mínimo. “El patriarcado en el que se asienta la sociedad impone el poder del hombre sobre la mujer, la somete y la hace sufrir hasta límites como los que estamos viendo. Yo no quiero colaborar con ello. Todo lo que quiero es una sociedad que camine y piense en igualdad. Una sociedad construida con naturaleza de mujer. Una sociedad basada en los sentimientos, la cooperación, la solidaridad, el diálogo y no en la fuerza y la opresión”, añade.

La decisión de Fito, como le conocen cariñosamente todas, la tomó después de acudir como voluntario a montar el sonido del concierto que la Plataforma de Mujeres Artistas, capitaneada por Cristina del Valle, les ofreció a las cuatro mujeres de Vela Luz que quedaban en huelga de hambre la pasada semana. “Esa noche ellas me propusieron quedarme dormir con ellas, y tras escuchar sus historias y ver todo el dolor que llevaban a cuestas, decidí dar un paso más y sumarme junto a las 10 universitarias que vienen con toda la fuerza del mundo, a la huelga de hambre”, cuenta.

Y como todas ellas, Fito no piensa dar marcha atrás y seguir hasta donde haga falta. “El que cada dos días en España haya un asesinato por violencia de género y siga sin pasar nada, no merece menos”, recalca. “Yo he vivido y sentido en estos días la fuerza de estas mujeres que no quieren seguir oprimidas por una sociedad que las esclaviza, las maltrata, las viola, he descubierto su fuerza y quiero estar a su lado”, reconoce.

Para este sindicalista (despedido de la consultora en la que trabajaba por defender los derechos de los trabajadores y a quien un juez le dio la razón por los motivos del despido) el problema del machismo no es una lucha que tengan que llevar a cabo las mujeres, sino los hombres “que son los verdaderos instigadores de ello y la sociedad que colabora y no se levanta contra esta lacra”, añade. “Mi lucha con ellas no es una lucha personal, es una lucha social. El mundo tiene que cambiar y respetar a quienes hasta ahora no ha respetado”, añade.

Ni Carmena, ni Podemos ni la izquierda en general les apoyan. Los que no están.

Así las cosas, y tras los 24 días en huelga de hambre que Vela Luz lleva contra el maltrato sicológico, físico, sexual, económico, social, institucional, machista y estructural del patriarcado hacia la mujer, la Asociación acaba de valorar la actuación de la sociedad civil y la de partidos políticos en un comunicado dedicado en especial a los que no están.

Para Gloria Vázquez, su presidenta, mientras que la respuesta de la sociedad civil está siendo realmente espectacular, la de los políticos, en espacial la del Ayuntamiento de Madrid y Podemos está dejando mucho que desear. “La comunicación, apoyo, empatía, denuncia, conocimiento, comprensión y la certeza generalizada de que estamos ante una auténtica epidemia de asesinatos machistas de mujeres, revela la esperanza de transformación de esta sociedad que se palpa en las calles día a día cada vez con mayor intensidad. Por contra, la actuación, o, más bien, inexistencia de actuación y de posicionamiento de las fuerzas políticas de nuevo cuño es sorprendente, decepcionante, entristecedora, espantosa y frustrante”, destaca.

Tanto es así que Vela Luz denuncia a los políticos de izquierda que se consideraron adalides del cambio y que “permanecen ausentes tanto en negociaciones, posicionamiento oficial o, incluso publicidad y propaganda, de esta protesta de mujeres, dando la sensación muy desagradable de intención de ninguneo y desprecio al tema fundamental que reside en la base de la transformación de esta sociedad en la que ya no se puede ni vivir: el Feminismo, la lucha de las mujeres, el fin del patriarcado”, añade la asociación.

Y es que para estas mujeres la ausencia del apoyo político no se corresponde a lo que están haciendo: poner en riesgo su vida, “porque ya no podemos más a causa de que las mujeres ya no podemos vivir en un mundo en el que la competición, el odio, la violencia y la agresión son las dinámicas de funcionamiento de las sociedades. En estas sociedades ya no pueden vivir ni mujeres ni hombres. Aquellas y aquellos luchadores de antaño que ahora ostentan cargos en las instituciones parecen haber borrado de su mente que muchas de ellas y ellos mismos llevaron a cabo acciones similares dentro del marco de la lucha política. Es doblemente cruel que, precisamente, los que fueron compañeras y compañeros hace años ahora, por intereses estratégicos, de alta política, de vieja política, nos desprecien, ninguneen, no se posicionen, no atiendan, no negocien, no escuchen, no nos respondan a nosotras, mujeres en huelga de hambre luchando por y para todas las mujeres, luchando, al fin y al cabo, por y para toda la humanidad”.

Y como no tienen miedo a hablar las mujeres de Vela luz apuntan directamente a otros políticos que tampoco están: “aquellos que con diez años a sus espaldas se llamaron nuevos y que coparon un espacio alternativo, de cambio pero menos, con los colores de las hespérides, han hecho el más mínimo caso a esta protesta fundamental, fundamental porque revela uno de los fundamentos de esta sociedad moderna: la sociedad de muerte que utiliza a las mujeres como objetos y que las asesina cuando ya no las necesita. Estas nuevas aves en el firmamento, son más bien gallos que consideran, que las gallinas, bien están poniendo huevos y haciendo lo que tienen que hacer las gallinas, sin salirse del corral, claro. Va a ser que resulta que lo nuevo es más viejo que el olvido. Que el olvido a que estas nuevas fuerzas han sometido a esta protesta. Que el olvido que a que estas nuevas fuerzas nos han sometido a nosotras, las mujeres”, finaliza la presidenta de Velaluz.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMás control sobre la calidad de comedores escolares
Artículo siguienteBankia’s Thug Life
Es periodista, editora en @lideditorial y responsable de Comunicación y RR.PP de @juanmerodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Aliter). Fue becaria Erasmus y Leonardo en Roma. Ha desarrollado su carrera durante 25 años a caballo entre el periodismo, la comunicación, la organización y presentación de eventos. Colabora con El Español, 20 minutos y Diario 16. Es madre de dos hijos y cree que el liderazgo y la defensa de los derechos y los valores sociales, en especial los de las mujeres, han de partir de uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + 10 =