–   El consejero de Sanidad considera que la iniciativa legislativa de los populares asturianos “es un corta y pega” de las regulaciones de Cantabria y Galicia

–   Francisco del Busto asegura que la propuesta del PP solo busca el beneficio de las clínicas privadas


 

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, ha expresado hoy su oposición frontal a la proposición de ley de garantías de las prestaciones sanitarias presentada por el PP de Asturias porque, según ha declarado, “solo busca trasvasar recursos de la sanidad pública a la privada con medidas que no solo no mejoran la salud de las personas, sino que, además, ponen en riesgo la sostenibilidad del sistema público”.

En este sentido, ha señalado que la propuesta de los populares “es un mero corta y pega de las regulaciones de Cantabria y Galicia”. Por el contrario, ha subrayado que el decreto de garantías que está ultimando el Gobierno de Asturias “es mucho más riguroso desde el punto de vista técnico, defiende mejor los derechos de los usuarios y no pone en jaque el sistema sanitario”.

“La necesidad de garantizar los plazos de las prestaciones es una antigua aspiración del Principado que debe formar parte de una regulación mayor, como puede ser una ley de salud, para la que no hemos contado con los apoyos precisos en el pasado, aunque nuestra responsabilidad nos obliga a seguir trabajando en una nueva legislación”, ha explicado el titular de Sanidad.

Del Busto defiende que hasta que llegue ese nuevo marco conviene regular por decreto las garantías. Esta es precisamente una de las tareas prioritarias de la consejería. “Determinadas intervenciones quirúrgicas y pruebas diagnósticas que pueden suponer un riesgo alto para la salud o producir una incapacidad asociada deben tener un plazo máximo”, ha añadido.

La Consejería de Sanidad tampoco comparte los plazos máximos que defiende el PP, porque fomentan una “derivación express” de intervenciones quirúrgicas y pruebas diagnósticas hacia el sistema privado, ni apoya que estos tiempos se apliquen indiscriminadamente en todos los procedimientos y patologías, incluso en aquellas que no comprometen la salud de los afectados ni suponen un problema para el ejercicio de las actividades de la vida cotidiana. Por el contrario, el Gobierno de Asturias trabaja en un decreto de garantías que aporte transparencia y calidad y  beneficie al paciente.

El consejero también critica la necesidad de fijar periodos excesivamente cortos para demandar una consulta privada “porque no evita pruebas y puede incluso motivar la repetición de técnicas”, ya que el paciente que ha sido visto en una clínica privada antes o después deberá volver al sistema público para que se le realicen los tratamientos necesarios.

No al plan de choque del PP

Sanidad rechaza, asimismo, el plan de choque que reclama la formación conservadora frente a las listas de espera. Según subraya el consejero, “los planes de choque del PP siempre han pasado por una derivación masiva de pruebas e intervenciones quirúrgicas a la sanidad privada para, en el plazo de unos meses, volver a la casilla de salida”.

“Nosotros seguimos defendiendo una sanidad pública en red para dar una mejor respuesta a las necesidades de los pacientes asturianos”,  ha asegurado Francisco del Busto.

En relación con el acceso a una segunda opinión clínica tras una consulta, el titular de Sanidad señala que es una cuestión incluida en la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Sanitario. “Es algo que ya existe como bien conocen todos los pacientes asturianos que la han solicitado; lo mismo que ocurre con la libre elección de médico de Primaria, que está en marcha con las únicas limitaciones que impone la necesidad de mantener cupos adecuados y el respeto a la ordenación territorial”, ha precisado.

Sanidad considera que el PP debería profundizar un poco más en otras propuestas que plantea, como la de garantizar por ley el derecho de los usuarios a elegir en cualquier momento médico de familia, pediatra y personal de enfermería en atención primaria, así como la de escoger el hospital en el que se le vaya a realizar una intervención quirúrgica, la primera consulta especializada o pruebas diagnósticas.

“Estas iniciativas resultan completamente inviables con el actual mapa sanitario, porque rompen la adscripción territorial de los pacientes a un área sanitaria y creemos que únicamente podría tener sentido en un área única. Por eso nos gustaría conocer si el PP ha cambiado de nuevo de opinión y defiende ahora un nuevo mapa de área única como el que han implantado, por ejemplo, en la comunidad de Madrid”, ha apostillado del Busto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + Ocho =