El fiscal ha solicitado ante la Audiencia Nacional la puesta en libertad de los dos titiriteros que siguen en prisión incondicional desde el pasado viernes 5 de febrero acusados de enaltecimiento del terrorismo por representar una obra teatral con la presencia de niños en la que un guiñol mantenía una pancarta con el lema “Gora alka-ETA”. A cambio de su puesta en libertad, los detenidos deberán comparecer a diario en un juzgado o comisaría más cercana a su casa, y se les obliga a la fijación de un domicilio, la prohibición de salir del país y la retirada del pasaporte.

El Ministerio Público ha sido el que solicitó la prisión tras su detención. Ahora, el fiscal Pedro Rubira reconsidera su postura, a los cinco días de mantener a los dos artistas entre rejas, con el argumento de que ya no existe riesgo de fuga de los granadinos Alfonso Lázaro de la Fuente ni de Raúl García, después de estudiar la documentación aportada por las defensas.

Explica el fiscal en su escrito que “también hay que señalar que en el momento actual es difícil que se pueda repetir los hechos objeto de este procedimiento, por la razón que han sido incautados judicialmente todo el material empleado en la presentación realizada” por los titiriteros, “así como la rescisión de sus actuaciones”. Eso sí, las citadas medidas cautelares que ahora exige para los artistas son mayores que las exigidas, por ejemplo, para el extesorero del PP Luis Bárcenas, que solo debe comparecer en la Audiencia Nacional dos días de la semana.

Las asociaciones de víctimas del terrorismo Dignidad y Justicia y AVT han solicitado personarse en la causa como acusación popular, pero de momento no han sido admitidas al estar pendientes del informe del ministerio público.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. ¿Ha incautado la policía todos las hojas din A4 al alcance de los titiriteros? Con tan peligroso material y un rotulador pueden reincidir en tam nefandos delitos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 15 =