“Estas primarias van a determinar, y mucho, la perspectiva y seguramente también la agenda personal de muchos, también de la mía. Por tanto, pospongo cualquier planteamiento personal y mi propia decisión sobre qué hacer en los próximos años a lo que pase en estas primarias” así ha llegado el presidente castellano manchego al Comité Federal del PSOE celebrado este sábado en Madrid. Tiene claro que de ganar Pedro Sánchez su tiempo político puede estar llegando a su fin. No comparte las fórmulas de su contrincante máximo, ni las formas. Él sabe bien de qué habla pues miembro de su Ejecutiva y hubo de aguantar a César Luena (que rápido traicionó a Sánchez para irse al grupo de López y ver si rascan algo).

Emiliano García Page, al contrario que la mayoría de barones, siempre ha sido muy explícito y claro en sus palabras. Sin dañar la imagen de partido, siempre le planteó a Sánchez la necesidad de dimitir o al menos no hacer juegos malabares con los números en el Parlamento. Fue de los más duros cuando le pusieron la línea roja de los independentistas y el posible referéndum. Si el proyecto del PSOE es federal debe defenderse eso y no aventuras secesionistas. Igualmente, tras la segunda derrota de junio, pidió que asumiera sus responsabilidades y, junto a Fernández Vara, advirtió de que la inestabilidad política no podía permitirse más en España. No tanto por el gobierno central, sino por las comunidades autónomas que estaban ahogadas por el tijeretazo del partido conservador.

Ha sido claro durante toda esa etapa y lo es ahora. Si gana Pedro, él se plantearía su tiempo político. Y no lo hace por desear una aclamación en Castilla La Mancha, eso casi lo tiene garantizado, sino porque cree a pies juntillas que con alguien de mentalidad tan cambiante como Sánchez no se puede trabajar. Nadie asegura que con Sánchez en el poder, no pueda poner en Gestora y llevarse por delante cualquier federación sólo por el simple hecho de llevarle la contraria, como hizo con Madrid. Entiende que no es de fiar y que no respeta los códigos internos.

cree a pies juntillas que con alguien de mentalidad tan cambiante como Sánchez no se puede trabajar

Creo que es un error que García Page entienda las primarias de este modo. Nunca es bueno plantearse nada a todo o nada desde luego, pero en el caso del PSOE menos. Entiendo su postura perfectamente porque encastillarse en la presidencia de Castilla La Mancha, ya ha sido Juan de Padilla y su revuelta de los barones, sería hacer daño al partido. Él no entiende el partido de manera instrumental como Sánchez y otros cuantos más que sólo piensan en el mismo si les sirve para el carguito. A Page le he visto realmente sufrir cuando tuvieron que tomar la decisión de enfrentarse al secretario general. Es un hombre de partido que lo ha mamado desde joven y entiende que las cosas son de otra forma. Más clásicas tal vez, pero las tradiciones han de respetarse y los pedristas no suelen hacerlo.

Todo esto es muy comprensible pero, aun ganando Sánchez, su presencia es necesaria. En primer lugar, tiene una edad ideal para hacer un gran papel en la política estatal y regional. En Castilla La Mancha la gente le tiene aprecio porque realmente se preocupa de las cosas de la gente de a pie. Podría contar unas cuantas anécdotas de problemas que se han resuelto porque alguien le ha contado un problema grave y él ha puesto en marcha la maquinaria.

En segundo lugar, es de esos políticos que pueden hacer daño de verdad a las fuerzas del mal encarnadas en Rajoy, Sáenz de Santamaría o Cospedal. En especial la última. Una epiclera de los poderes terratenientes manchegos y de los intereses económicos más oscuros y perversos. Page lucharía por los trasvases, Cospedal no si sus amigos sacan tajada. Sus reflexiones son tenidas en cuenta y valoradas a nivel estatal, regional y dentro del partido. Suma siempre.

En tercer lugar, si Sánchez ganase, se necesitaría de su presencia y contrapeso para frenar las locuras del niño guapo. Si en el sistema político se necesitan los contrapesos (check and balance), dentro del PSOE mucho más. Un PSOE con un secretario general de poder omnímodo es peligroso, muy peligroso. Sólo hay que recordar la etapa Rodríguez/Blanco y cómo quedó el partido hasta que lo terminó de hundir Pérez Rubalcaba. Page nunca se callaría frente a Sánchez, López o Díaz. Y eso es necesario hoy más que nunca.

Puede parecer que estoy dando mucha mantequilla al presidente castellano manchego, pero lo hago desde el análisis racional. Ideológicamente me parece que es un socialdemócrata de mierda (como se suele decir dentro del PSOE), con un modelo de partido muy guerrista, que debería ser más combativo con algunas cuestiones sociales y le frena su sentido de Estado y que debería mejorar su propio equipo de gobierno. No estamos en el mismo lugar precisamente pero no por ello voy dejar de poner en negro sus aspectos positivos. Aunque de una cosa estoy convencido, era el candidato realmente ganador en estas primarias, mucho más que los otros dos (sí a López ni lo considero) y quien podría levantar al PSOE.

pudiera ser una estrategia de captación del voto, pero este hombre es de palabra y se iría

Por eso entiendo que es un grave error el planteamiento que está llevando a cabo. Él sabrá y ni leerá esto, pero debería cambiar de opinión al menos en favor de los castellano-manchegos. ¿Se imaginan otra vez a Cospedal dirigiendo esa Comunidad? Privatiza hasta la puerta de Bisagra de la capital toledana y todo ello aumentando la deuda. Ah y el Tajo más seco que el desierto del Gobi. Aunque sólo fuese por eso Page debería replantearse lo manifestado. Porque pudiera ser una estrategia de captación del voto, pero este hombre es de palabra y se iría, no como otros y otras que siguen en la mamandurria. Su futuro no está vinculado ni a Susana, ni a Pedro, ni a Juan, sino a su capacidad personal y esa se necesitará, y mucho, gane quien gane.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

8 Comentarios

  1. Realmente no acierto a comprender el artículo, pero bien es cierto que de la trayectoria de García Paje, lo único que conozco es su actitud después de las elecciones de Diciembre, cuando negó la posibilidad de un acuerdo de izquierdas y forzó el acuerdo con ciudadanos.
    Resulta verdaderamente curioso que lo que valió para que gobernase El, no valiese para gobernar Pedro Sánchez.
    No soy muy partidario de Pedro sobre todo por sus actuaciones iníciales, pero bien es verdad que los barones y los ex presidentes le acosaron bastante, y García Paje fue uno de los destacados en este aspecto, lo cual demuestra que no es un buen elemento de equipo ni fiable.

  2. “Ideológicamente me parece que es un socialdemócrata de mierda”
    pero no para encastillarse en la presidencia de Castilla La Mancha!
    Quanto antes se vaya mejor, con o sin Aparício.

  3. Que yo sepa Sanchez no ha cambiado ni un ápice, teniendo en cuenta que somos los militantes los que le pedimos esa firmeza.
    Cambiar, cambiar, el tal Paje, que junto a Susana, Bono y otros barones mantuvieron reuniones con podemos a la espalda de Pedro Sanchez, los mismos que después le prohibieron negociar a él.
    Cambiante los que dijeron por activa y por pasiva no a Rajoy y después se bajaron los pantalones y las bragas y se abstuvieron.
    Aquí solo hay dos grupos, los que se han mantenido siempre dentro de la legalidad y legitimidad (Militantes y Pedro Sanchez) y los traidores, golpistas y fascinerosos que le niegan a Pedro pactar con Podemos, cuando algunos gobiernan gracia a los podemitas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cuatro =