“Si haces lo que no debes, deberás sufrir lo que mereces”. Benjamin Franklin

 

Nos dejan sumidos en la total estupefacción por su racismo y xenofobia patéticos. Aludimos a esos carcamales, en su mayoría jubilados instruidos por la Enciclopedia Álvarez y el padre Ripalda, los cuales han pasado de ser el núcleo duro del voto al P.P. (Partido Podrido) a indignados y refractarios con Génova manifestarse… a última hora cuando les habían escamoteado su alcancía de las pensiones, para enjugar en vano una perennizada deuda pública demencial. Derivada ésta por los dispendios y saqueos a fondo perdido no únicamente a beneficio de la Banca, que condona la deuda de las formaciones nacionalistas españolas (si se portan bien, claro). No son extraños además los que perciben prebendas de alguno de los negociados del Vaticano, incluso mediáticos, y escupen su bilis contra los DDHH de los refugiados. Lo de ‘dar posada al peregrino’ deben entenderlo, corrigiendo su Evangelio, como dar por saco al peregrino.

Instrumentados por las consignas de los propagandistas nazis de los media y las redes (ved indispensable contraargumentario antifascista del presidente de SOS Racismo: https://www.eldiario.es/desalambre/inmigrantes-acogelos-respuestas-comentarios-migracion_0_781822122.html ), nos vienen con el rollo demagógico y mezquino de las carencias económicas para atender a migrantes empujados por conflictos creados por nuestros mandatarios y especuladores… y sobre todo les disloca la patraña de un supuesto ‘efecto llamada’. Vamos a empezar a entendernos, obtusos matusalenes clerical-franquistas, travestidos de ‘andalucista’ relamealtares o ‘patriota’ rojigualdo tragasantos… ¿y que haya al igual que en Italia 1,3 hijos por mujer, desastre amplificado por la emigración, eso os la trae al pairo? ¿Quién habéis pensado que os pague las pensiones, Rita la Cantaora haciendo horas extras? Comarcas enteras despobladas y envejecidas, campos antaño feraces por la actividad agropecuaria ahora asilvestrados, una hecatombe demográfica sin precedentes… ¿y lo que os preocupa es que se pueda perder ‘la raza’, caducos pseudocarlistones meapilas que asqueáis al mundo entero?

Aunque lo que nos suscita la mayor hilaridad es la monserga del inventado ‘efecto llamada’, tras el que se desliza para intoxicar una pretendida ‘invasión’ futura de pega. Y eso que si vienen aquí es a causa de las hediondas dictaduras impuestas por las multinacionales ‘occidentales’, arruinando a sus países de origen por este neocolonialismo. Sin embargo no hemos considerado un detallito no poco importante. Por la extensión territorial del E. español con respecto a los países de nuestro entorno tipo Francia, Alemania, Italia o el Reino Unido, nos faltan veinte millones de personas. No se han evaporado. Fueron empujadas al exilio generación tras generación, durante siglos, por las guerras civiles y el imperio, sanguinarias rencillas inducidas por los golfos de Castelgandolfo y sus sicarios, la ineptitud para el comercio de los nacional-católicos, mil inquisiciones, abusos e injusticias, deportaciones, múltiples genocidios y expolios sistemáticos del monárquico-papismo, secular desprecio a la ciencia y la cultura…

El anhelo independentista de Catalunya y Euskal Herria representa un inicial ‘síntoma’ – en un cenagal también pueden nacer los nenúfares – de una enfermedad crónica e irreversible: los cimientos del E. español ya están tan degradados, inmersos en tal decadencia y podredumbre, que no los salvarían ni cien Erdoganes haciendo limpieza de elementos sectarios en todas las instituciones, y aun decretándose la apertura total de fronteras por un lustro recibiendo a nueva mano de obra joven forastera, de todos los colores, con guirnaldas y acordes de ukelele.

Toda esta criminal inmundicia del racismo y xenofobia que sufre Europa – que costó setenta millones de muertos en la II GM – está amparada por el arrogante emperador del Pentágono, por el que hizo campaña el kukluxklán. El trágala de las gigantescas bases militares en la gaditana Rota y Nápoles hace a muchos que se les ponga jeta de ensoberbecido huno presa de complejos como el caudillo húngaro Viktor Orbán, el islamófobo fumigagitanos. Cuando a la luz de la historia lo que debería turbar a más de un resentido caletre no es el camelo del orquestado ‘efecto llamada’, sino arrodillarse a los pies del faraón ‘tío Sam’ por EL EFECTO MAMADA. Veremos el porqué de inmediato.

Este año se cumple una aleccionadora efeméride. El ciento sesenta aniversario del fallecimiento del Comodoro Perry. Tal vez el nombre de ese oficial yanqui no os suene en absoluto. No así a los mejicanos y a los japoneses. Derrotado el estadounidense en la primera batalla de Tabasco – a los que usurparon, por cierto, la denominación de origen de su chile picante – en el sur de México, por el héroe de Mérida (Yucatán) Juan Bautista Traconis Rodríguez, hubieron de sufrir ocho meses de bloqueo nuestros hermanos aztecas. Una infame base en su solar patrio conseguiría imponer al Pueblo de Emiliano Zapata, tras

aquella resistencia épica, las draconianas condiciones económicas de siempre con la excusa de la ‘liberalización comercial’.

Lo mismo sucedería en Japón. Los antes campeones de la libertad de comercio en todo en el mundo, en la actualidad conversos al proteccionismo, llegarían al País del Sol Naciente para obligarles a aceptar sus mercaderías. Al señalar al antedicho corsario Mathew Perry las autoridades niponas que no necesitaban nada de los norteamericanos, irrumpieron a cañonazos en la bahía de Edo, actual puerto de Tokio, en julio de 1853. El supremo arte gringo, imponer tratados económicos desventajosos por la fuerza, culminaría en la obligada apertura de Japón a bárbaras influencias no deseadas. Tocaba a su fin una de las civilizaciones más extraordinarias del orbe.

El noble Pueblo más subdesarrollado de Europa, el andalusí/ andaluz, cuna de su Primera Civilización hace casi cinco mil años en la Edad del Cobre, en el almeriense Andarax (Horizonte Millares), sufre ahora la brutalidad del gerifalte norteamericano Trump, grosero nieto del emigrante alemán dueño de un burdel (sí, con un abuelo proxeneta comenzaría la fortuna familiar). A este engreído patán, sin vergüenza ni dignidad, le da igual devastar la milenaria Cultura del Olivo en nuestra tierra. Se ha empeñado en terminar de machacarnos con aranceles a la  importación de aceituna de mesa andaluza. No tienen suficiente con la salvaje explotación de los mejicanos en las maquilas, pagando sueldos de hambre a los temporeros cholos en la recolección de las olivas de California y plantaciones diversas de otros lugares. Sin contar la humillación a todo el universo latinoamericano y a la propia condición humana con su repulsivo Muro de la Vergüenza.

No sólo se necesitarán en Europa decenas de miles de emigrados sin papeles y con salarios todavía más de miseria para poder exportar el fruto del olivo sufriendo gravámenes… situaciones no muy alejadas de la esclavitud muy pronto se verán por este camino normalizadas. El derecho de pernada del patrón sobre las trabajadoras extranjeras, que ha hecho reaccionar hasta al nefasto Gusanato de ‘san’ Telmo a golpe de titular en Huelva, sin mirar hacia ciertos invernaderos de Almería, no pasará de ser una simple anécdota lúdico-festiva.

Las autoridades españolas en la colonia andaluza y las europeas se limitan a mostrar sus quejas con la boquita pequeña, sin contrarrestar esta barbarie como ha hecho China, con tributos sobre los productos norteamericanos que importan, en justa reciprocidad. Sólo tras ello el monicaco de pelo naranja de Washington se aviene a bajarse de la parra. Llamamos desde Andalucía a un boicot activo – sin perder la perspectiva de la más tenaz resistencia pacífica -, a todos los productos yanquis, sus mierda-colas, sus burguerías y demás comida-basura, sus películas comecocos, contaminantes automóviles, cibercomercio, etc. ¡Pueblos de Europa, Abia Yala y de toda la Humanidad, no dejad a ese miserable tirano imperialista que obre a su capricho! ¡Fuera de las bases de Rota, Morón y Latinoamérica ya!

China debe de dar el paso de convertirse en el legítimo líder mundial con su inteligente estrategia económica de beneficio mutuo con los Pueblos con los que comercia del planeta. No como los yanquis que sólo fomentan el odio y la violencia para dividir a los Pueblos a los que vampirizan económicamente, y venderles sus armas para que se frían entre ellos. Pekín de manera opuesta trata de revitalizar la Ruta de la Seda y ha sido capaz de construir el puente mayor del mundo, hasta con islas artificiales, de un largo de ¡cincuenta y cinco kilómetros! Las civilizaciones emergentes unen respetando la diversidad, las que decaen enfrentan y segregan con murallas… Y esa arrogante escoria de pelusa teñida parece que tiene por especialidad, aparte de ser el esbirro del lobby petro-armamentista, pisotear a palestinos, chicanos y andaluces.

Frente a la macrobase yanqui de Rota, delante de un Estrecho de Gibraltar con el mayor tránsito de mercancías navales del mundo, padecen los andaluces ¡casi un cincuenta por ciento de pobreza y exclusión social! Al quinto puerto mayor de Europa, en Algeciras, ¡no llega ni el ferrocarril! Y no muestran aptitud ninguna, con la complicidad de sus ruines y cobardes prostitutas políticas de Madrid, Bruselas y Berlín, para salvar con un puente o un túnel los catorce kilómetros que nos separan de Ceuta. Las mafias del contrabando reinan aquí por sus fueros, mientras los cebados puercos marines de gringolandia ajenos gozan, cual hiperproteinizados matones, en sus lujosos feudos gaditanos. ¡Largaos ya  de una  vez, invasores antisemitas, xenófobos y racistas, no sois bien recibidos! Yanquis go home!

 

¡Gaza, Tabasco y Cádiz no se rinden, mamones! ¡Vivan Palestina, México y Al-Andalusía libres!

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + cinco =