En septiembre el consumo de cemento en España ha registrado una caída del 3,4%, al situarse en 973.047 toneladas, 34.448 menos que en el mismo mes del año pasado, con lo que el consumo acumulado en lo que va de año arroja un dato negativo, al contabilizar 8.391.585 toneladas, lo que supone un descenso del 2,9% y la pérdida de 251.787 toneladas en comparación con igual periodo de 2015, según los datos de la Agrupación de fabricantes de cemento de España (Oficemen).

Ante estos resultados, el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza, ha calificado de “muy delicada” la situación actual para el sector y más teniendo en cuenta que la previsión para los próximos meses “no ofrece perspectivas de cambio”. En este sentido, ha indicado que “el total desinterés por las infraestructuras que venimos sufriendo nos sitúa en niveles muy por debajo de lo que podrían considerarse ‘normales’ para las condiciones de superficie, orografía y población de nuestro país”.

Zaragoza ha insistido en que España presenta “importantes carencias en la red secundaria de transporte, movilidad urbana, transporte de mercancías, infraestructuras logísticas, agua, sanidad y medio ambiente. Sin olvidarnos de la necesidad de invertir en el mantenimiento para conservar actualizadas las infraestructuras ya construidas”.

“Desde Oficemen ­–ha subrayado– consideramos que debe ser una prioridad política económica recuperar el esfuerzo inversor en infraestructuras y que si no se reactiva el sector de la construcción, dados sus elevados efectos de empuje y arrastre sobre el total de la economía, será muy difícil recuperar los niveles de empleo y superar esta crisis”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 4 =