La Ley Federal de los Estados Unidos afirma que los veteranos de guerra a los que se les ha asignado un fiduciario pueden ser declarados como «mentalmente incompetentes» (mentally incompetent). Los sectores de veteranos partidarios de la nueva ley aprobada por el Congreso afirman que dicha Ley Federal se ha llevado demasiado lejos y que hay muchos veteranos de guerra a los que no se permite ejercer su derecho constitucional a poseer armas de fuego que sí son aptos para ello. Por otro lado, los detractores esgrimen estadísticas, investigaciones científicas y argumentos médicos por los que demuestran que los veteranos de guerra a los que se ha asignado fiduciario están en peligro y son un peligro para la sociedad si se les permite la tenencia de armas de fuego.

El Proyecto de Ley fue aprobado por el Congreso de los Estados Unidos con 240 votos a favor y 175 en contra.

La «Veterans 2nd Amendment Protection Act» fue promovida por el congresista republicano Phillip Roe (Tenesse) y prohibiría al Departamento de Asuntos de los Veteranos la clasificación de un veterano como mentalmente incompetente una vez que se le asignara un fiduciario porque, según Roe, «esa decisión la debe tomar un juez, no el Gobierno Federal».

Tras la aprobación del Proyecto de Ley Phillip Roe dijo en un comunicado: «Creo firmemente que debemos hacer todo lo posible para proteger los derechos garantizados por la Constitución a todos los estadounidenses, especialmente a los hombres y mujeres que han servido a nuestra nación».

El Proyecto de Ley de Phillip Roe podría afectar a cientos de miles de veteranos que tienen actualmente prohibida la tenencia de armas de fuego. Si el Senado lo aprueba será un juez quien decida si se permite o no a cada caso de veterano con fiduciario tener armas.

Las reacciones no se han hecho esperar. El Director Ejecutivo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), Christopher Cox, afirmó en un comunicado que «nada tiene que ver que una persona precise ayuda para controlar sus finanzas con la incompetencia metal o con el derecho constitucional a portar armas de fuego. Este derecho no puede ser revocado de manera arbitraria por un burócrata del Gobierno».

Por otro lado, el general retirado Peter Chiarelli, contrario a la Ley de Roe, afirmó que declarar a alguien como mentalmente incompetente no tiene que ver sólo con el hecho de poder portar armas sino «que se basa en el hecho de que alguien se encuentra en una posición débil a causa de su enfermedad y que debe ser tratada antes de tomar decisiones importantes como el control de sus finanzas […] Nadie está en contra de la Segunda Enmienda, nadie dice que estas personas no deban tener acceso a las armas, pero proyectos de ley como este limita nuestra capacidad para separar a las personas de sus armas cuando se encuentran en una crisis personal». Hay que tener en cuenta que el General Chiarelli, tras retirarse del servicio, dirige una ONG centrada en la investigación del cerebro y la salud mental, además de él mismo ser especialista en sistemas de prevención del suicidio y del estrés postraumático, asuntos muy relacionados con los veteranos de guerra.

Las Asociaciones de Veteranos también se oponen y en una carta al Congreso y al Senado pusieron cifras sobre la mesa: en Estados Unidos se suicidan 20 veteranos diarios cada día y un 66 por ciento de estos suicidios se produjeron con armas de fuego. Esta cifra supone el 18% de los suicidios del país.

Por su parte, el Presidente Donald Trump ya anunció que iba a reformar las Asociaciones de Veteranos porque eran corruptas e incompetentes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cinco =