La dirección general de Instituciones Penitenciarias ha concedido el traslado de prisión a Pablo Crespo y Álvaro Pérez, cabecillas de la trama Gürtel condenados por amañar los contratos de la Generalitat Valenciana para el montaje del expositor de la Comunidad en la Feria Internacional de Turismo, Fitur, en las ediciones de 2005 a 2009. Ambos habían solicitado el traslado de la cárcel de Valdemoro a la de Soto del Real “porque éste último centro penitenciario tiene duchas individuales y mejores instalaciones”.

Ambos y Francisco Correa, los tres en régimen de prisión provisional hasta que el Supremo decida sobre el recurso presentado, no acuden al juicio de la primera pieza de la Trama Gürtel en la que se sientan en el banquillo de los acusados por “prescripción médica”

El juicio se ha reanudado este viernes tras estar suspendido debido a la celebración de la vista oral que se celebró en Valencia, donde el TSJV decidió la prisión provisional para los tres condenados a la espera de la sentencia firme que deberá emitir el Tribunal Supremo tras las oportunas presentaciones de los recursos.

Francisco Correa dice tener “claustrofobia”. Alega sufrir mucho cuando se le traslada en el furgón policial. De momento parece que las autoridades penitenciarias han estimado esta razón como suficiente para mantenerlo en la cárcel. Sobre las alegaciones presentadas por Crespo y “El Bigotes” nada se sabe, salvo que también existen “motivos de salud”.

Los tres fueron trasladados esta semana de la cárcel Valencia II en la localidad de Picassent, donde el TSJV había ordenado su ingreso, al centro penitenciario Madrid III situado en la localidad de Valdemoro. El abogado de Francisco Correa dice que para trasladar a su defendido a la sala de vistas de la Audiencia Nacional, el recluso debe levantarse a las cinco de la mañana y esperar a la recogida de otros presos en los diferentes centros de la Comunidad de Madrid. A la hora que terminan las sesiones y después de la recogida de otros trasladados, se llega a Valdemoro por la noche, por lo que las horas de descanso son escasas. De ahí que el tribunal que le juzga haya decidido que no esté presente en la vista mientras dura la fase de la prueba testifical donde han de declarar unas 300 personas

Hasta ahí todo parece correcto. Donde fuentes penitenciarias muestran su perplejidad es en las razones esgrimidas por los otros dos condenados, Cuesta y “El Bigotes” para pedir el traslado a la cárcel de Soto del Real. Alegan que este Centro Penitenciario tiene duchas individuales mientras que en Valdemoro son colectivas. Asimismo, argumentan que “las instalaciones son obsoletas”.

Las fuentes judiciales consultadas por esta publicación señalan que “parece que esto se va a convertir en una condena a la carta”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + 13 =