Melisa Suero, la hermana de la niña de ocho años que la pasada semana recibió una paliza de otros menores del colegio público Anselm Turmeda de Son Roca de Palma, ha asegurado que “incluso” tres días antes de esa agresión su madre se quejó a la dirección de los insultos y amenazas contra la pequeña y otra hermana de 12 años. En declaraciones a las puertas del colegio público Anselm Turmeda de este barrio de las afueras de la ciudad, la hermana dijo que la madre advirtió al centro en varias ocasiones de las amenazas que recibía la mayor, a quienes llamaban “gorda y le pegaban patadas”.

Los menores agresores, inimputables penalmente, recibían una “regañina, pero ni castigo, ni expulsión, nada más, tendrían que ser expulsados”, se quejó Melisa, quien narró que su hermana de ocho años fue atacada al finalizar el recreo de la mañana del miércoles, arrojada al suelo y pateada por una docena de chicos de entre 12 y 14 años después de que ella cogiera el balón con el que jugaban al fútbol porque había sonado el timbre que anunciaba el final de recreo.

“Le dijeron que las niñas no pueden jugar al fútbol y que no valen para nada”, subrayó Melisa. Según ella, la profesora que vigilaba el patio no estaba en ese momento porque se encontraba buscando a una menor con síndrome de Down.

También lamentó que avisaran a la madre de lo ocurrido cuando fue a recogerla a las dos de la tarde, más de dos horas y media después del suceso, y que la menor no recibió atención médica hasta que la madre la llevó al hospital, donde fue ingresada con múltiples hematomas y desplazamiento de riñón.

La menor fue conducida el pasado domingo al hospital porque sentía molestias y mareos, aunque volvió a casa, donde debe guardar reposo. Melisa manifestó que ninguna de sus dos hermanas quieren regresar al colegio, lo que sí harán los menores involucrados en la agresión.

La Policía Nacional terminó de tomar declaraciones y pasar la documentación a la Fiscalía de Menores. La Inspección de la Conselleria de Educación y Universidad del Govern balear trabaja conjuntamente con la Fiscalía de Menores y la Policía para realizar un informe y adoptar las medidas oportunas con relación a este caso.

Fuentes de la Conselleria explicaron que el objetivo en estos momentos es que la “normalidad” regrese al el colegio, tras el interés mediático que ha levantado y la presencia de agentes de agentes durante los pasados días en el centro para evitar cualquier altercado. La Policía emitió el domingo un comunicado en el que informó de que había identificado a seis menores de la docena que intervinieron en esta agresión, al tiempo que realizó un llamamiento a “la calma y la serenidad”.

A propósito del caso, el ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, espera que a los menores que agredieron a la niña se les imponga una sanción firme, que “les sirva para aprender a respetar y a convivir”. “No conozco las circunstancias particulares de este caso, pero estoy seguro de que por la Fiscalía se investigarán y los menores que parecen que han podido ser los responsables tendrán una sanción que ojalá les sirva para darse cuenta de que hay que respetar a todos y que no merece la pena tener comportamientos agresivos porque te va mal en la vida”, afirmó.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − uno =