“Siniestras camarillas y los lobistas de Bilderberg manipulan al público para instalar un gobierno mundial que no conoce fronteras y que no rinde cuentas ante nadie, salvo a sí mismo”

 Fidel Castro

 

Ciento treinta personas se reúnen anualmente para diseñar las líneas maestras de la política mundial. Es el Club Bilderberg. El nombre de este selecto círculo proviene del hotel Bilberberg, lugar donde se produjo la primera reunión, allá por 1954. Dos invitados por cada país –uno conservador y otro progresista– y una comisión permanente para combatir el antiamericanismo que estaba provocando el plan Marshall por aquel entonces. En opinión de algunos expertos, el Club tiene como fin mantener los privilegios de las élites blancas de Norteamérica y de Europa, privilegios que vieron peligrar tras el proceso de descolonización.

Más recientemente, la crisis económica ha ocupado dos de las reuniones más sonadas del Club, en los años 2009 y 2010; la agenda de aquellas reuniones fue, fundamentalmente, la difícil situación de los países del sur de Europa. Es conocida la asistencia de José Luis Rodríguez Zapatero a la convocatoria de 2010 y su afán por tranquilizar a los inversores. Pareciera que, en realidad, a estas reuniones algunos mandatarios sólo asisten para rendir cuentas: subalternos que son llamados a capítulo por parte del verdadero poder en la sombra.

En 2016 asistieron cuatro personas de nacionalidad española a la reunión que se produjo en Dresde, Alemania: Ana Botín (Banco de Santander), César Alierta (Telefónica), Juan Luis Cebrián (Grupo Prisa) y Luis Garicano (Ciudadanos). A uno de ellos, por lo menos, se le puede preguntar en sede parlamentaria por el contenido de dicha reunión. Llama la atención, por otra parte, la presencia de los dos últimos: un “simple periodista” que no da directrices a nadie, según las propias palabras de Cebrián, y un representante del partido creado artificialmente por las élites españolas del Ibex 35, según algunos mentideros.

Porque dicho en pocas palabras, el Club Bilderberg es la hipótesis del demiurgo. Una hipótesis que ha sido tildada de conspiranoica, pero que cada vez va gozando de mayor credibilidad, sobre todo a tenor del impacto real de los asuntos que allí se tratan.

En una Europa sin anglosajones –tras el Brexit y la elección de Trump en EEUU– no parece previsible que el Club se aleje un ápice de su principio fundacional: ayudar al sostén del sistema a toda costa, ya sea mediante tratados de libre comercio o instigando cambios de gobierno en aquellos lugares donde se nacionalicen recursos naturales. Y hay que reconocer que el momento histórico es interesante, ahora que la administración demócrata saliente acusa a Trump de ser un submarino de Putin –nada más–, así como de la influencia del líder ruso en la campaña electoral estadounidense –y nada menos…–.

Si nos atenemos a las declaraciones de algunos de sus miembros, 2016 ha traído dos serios varapalos para los intereses del Club Bilderberg: la salida de Reino Unido de la Unión Europea, en primer término; y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, en segundo.

Respecto a la primera cuestión tenemos las declaraciones del CEO del Grupo Airbus, Thomas Enders: “La industria aeroespacial, creo que entre otras muchas, presionará para que el electorado británico vote a favor de la UE”. El Grupo Airbus, con su filial de Defensa y Espacio y de Helicópteros, participa en proyectos militares junto al Reino Unido como la fabricación del avión de transporte militar A400M o el caza Eurofighter. Además, el Grupo Airbus tiene intereses relacionados con la construcción de aviones y helicópteros civiles. Tras la victoria del Brexit, Thomas Enders envió una carta a sus empleados en la que avanzaba que la compañía se replantearía sus relaciones con Reino Unido.

La postura del Club Bilderberg en relación a Trump también es conocida. El 26 de enero de 2016 el columnista de Financial Times y miembro del Club, Martin Wolf, escribía un esclarecedor artículo titulado “Los perdedores económicos están en contra de las élites”. En aquel texto, Wolf dejaba clara la postura de apoyo de Bilderberg a la candidatura de Hilary Clinton. He de decir que sus argumentos han sido repetidos en muchas tertulias televisivas de nuestro país, sí, repetidos casi al dedillo por supuestos analistas de corte progresista. La palabra populismo ha sido nombrada “palabra de 2016”.

2017 está lleno de incógnitas, también en relación a una organización supranacional y elitista que nadie ha elegido mediante las urnas, que se autodenominan –por omisión– los “vencedores económicos”; una organización cuya influencia en el devenir político mundial resulta ya incuestionable.

No quiero afirmar aquí que Bilderberg gobierne el mundo. Pero sí afirmo lo llamativo de que sus deseos tengan la “graciosa” costumbre de convertirse en realidad. Y es que resulta muy larga –y muy funesta– esa lista de deseos… El derrocamiento de Mosadegh en Irán, un político laico que cometió la osadía de nacionalizar el petróleo; o bien la multitud de muertes accidentales de distintos mandatarios en Latinoamérica que siguieron los pasos de Mosadegh; el reparto entre grandes corporaciones de los recursos naturales de distintos países “auxiliados” por Estados Unidos; las doctrinas económicas de Milton Friedman y la escuela de Chicago llevadas al paroxismo en la dictadura de Chile, la financiación y participación de grupos yihadistas en el conflicto sirio…

En este 2017 asistiremos al verdadero comportamiento del tándem Trump-Putin ante los deseos del Club. ¿Trump persistirá en su postura de outsider en su alianza con Rusia? ¿Se reagruparán las posiciones o algún suceso traumático operará en una futura reorganización? Los objetivos de todos ellos son coincidentes –no me cabe duda–, no hay buenos y malos para los intereses de la gente sin recursos o con recursos limitados, aunque Trump se ha revelado como un sujeto poco manejable, eso sí.

Al fin y al cabo, al igual que David Rochefeller, cofundador del Club allá por 1954, Donald Trump es también un empresario republicano con poco respeto hacia las minorías, por lo que los principios fundacionales del Club, aún a costa del “Make America Hate Again” quedarían garantizados.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLejos de Venezuela
Artículo siguienteAño nuevo, vida vieja
Julio Fuentes González nació en Linares, Jaén, en 1976. Es licenciado en filología hispánica por la Universidad de Córdoba y ha publicado relatos en diversas revistas literarias. En el año 2000 publicó Una cucharilla partida por el agua en la editorial Círculo de Lectores, en volumen conjunto con la obra Manaos de Alberto Vázquez-Figueroa, siendo seleccionado para este proyecto de la mano de Sergio Gaspar y Silvia Sesé. Es técnico superior en prevención de riesgos laborales y ha desarrollado una intensa actividad sindical. En la actualidad está finalizando Perímetro Flexible, su primera novela.

2 Comentarios

  1. Si Trump persiste tendrá una muerte normal (caerse de un decimoctavo piso sin ventanas, in infarto muy normal…). No se lo que pasará pero durante la guerra fría fueron guerras localizadas, nunca guerras mundiales, ahora somos todos capitalistas y el mercado se conquista.
    ¡ Los Dioses nos salven !

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =