Teresa Aranda, la periodista y exesposa del presidente ejecutivo del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, es el último nombre hecho público a los ya famosos papeles de Panamá. El Confidencial y La Sexta publican este lunes que Aranda figura en la sociedad Granite Corporation, aunque culpa directamente a su ex esposo de su vinculación con estas sociedad offshore gestionada desde Panamá.

El nombre de la que fuera mujer del presidente de Prisa entre 1988 y 2014 también figura en un poder con el DNI español y “testaferros clásicos” del bufete Mossack Fonseca. La sociedad, con base en las Seychelles, estuvo activa entre el 20 de agosto de 2004 y noviembre de 2010, según la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Por su parte, un portavoz del presidente de El País ha negado cualquier relación del periodista con la sociedad offshore y ha anunciado acciones legales, en declaraciones a El Confidencial y laSexta.

La información de El Confidencial explica que en 2004 se creó la Fundación Atman para el Diálogo entre Civilizaciones, dirigida por personalidades próximas al PSOE, una especie de Fundación Faes de la izquierda. El principal aportador de los fondos es Massoud Farshad Zandi, amigo íntimo de Cebrián, que a su vez ensambló varias sociedades opacas en numerosos paraísos fiscales. Una de ellas, Granite Corporation Inc., es la que contaba con Aranda como vicepresidenta y con el propio Zandi como presidente. La periodista ha señalado a Cebrián como responsable y, según informa El Confidencial, asegura que nunca firmó ningún poder.

una especie de Fundación Faes de la izquierda

Teresa Aranda trabajó en los informativos de TVE y en Informe Semanal como reportera, entre otros. Tras casarse con el presidente de El País en 1988, montó Tacsa, su propia productora.

En 2014, el empresario publicó un artículo en El País bajo el título Las corrupciones, donde aporta una serie de medidas a tomar para atajar en su opinión la corrupción de la clase política española. En ese artículo afirmaba que una de las claves fundamentales es la “lucha decidida contra el fraude fiscal en un país en el que dos recientes secretarios de estado de Hacienda aparecen como singulares defraudadores en el caso de las tarjetas negras”.

Este escándalo sobre su presunta implicación en estas sociedades offshore salta casi dos años después del papel que Cebrián tuvo presuntamente en los movimientos especulativos de las acciones de Prisa. En junio de 2014 Promotora de Publicaciones (Propu), empresa tenedora de acciones a través de la cual la familia Polanco, sus socios y directivos destacados controlaron el grupo Prisa, especuló de forma agresiva y arriesgada con derivados sobre acciones de la compañía en el año 2007, con los que perdió 148 millones de euros. El consejero delegado de Propu era Cebrián, quien contrató los derivados sin poner un céntimo de su bolsillo, ya que Goldman Sachs financió toda la operación. Cuando los mercados empezaron a fallar, Propu-Prisa redobló la apuesta y lanzó una OPA sobre la filial Sogecable que acabó por estrangular sus cuentas, informa Infolibre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 3 =