En fin. Nada ha cambiado desde la Edad Media hasta nuestros días. En el Medievo, eran numerosos los tributos a los que estaban obligados a pagar los vasallos a su señor, iglesia o rey.  En pleno siglo XXI, los vasallos del Reino de España, siguen pagando impuestos para cuasi lo mismo, esto es, el mantenimiento de los gastos de la Casa Real, parte de la financiación de la iglesia católica y el mantenimiento, y no me gusta utilizar el término, de la “casta” política.

Hoy, al vasallaje se le llama trabajador por cuenta ajena y trabajador por cuenta propia o autónomo. Dicho lo cual, vamos a leer la letra pequeña del Real Decreto-ley 3/2016 aprobado recientemente por este gobierno de reiterados ministros incompetentes que legislan a favor de cuatro sinvergüenzas.

La crisis económica, que todavía nos sigue golpeando,  junto con la deuda que las diferentes administraciones mantienen con los trabajadores autónomos  y “micro” sociedades” condenó y condena, a estos dos sectores, a solicitar aplazamientos y fraccionamientos de sus diferentes obligaciones tributarias.

Hasta ahora, el procedimiento de solicitud no requiere de mucha dificultad. Si las deudas son menores de 30.000 euros, no se necesita garantía alguna para avalar la deuda. Este procedimiento también es aplicable a las deudas resultantes de  “la ejecución de resoluciones firmes total o parcialmente desestimatorias dictadas en un recurso o reclamación económico-administrativa o en un recurso contencioso-administrativo que previamente hayan sido objeto de suspensión durante la tramitación de dichos recursos o reclamaciones.”

A partir del 1 de enero de 2017, fecha de entrada en vigor de este “Decretazo”, los autónomos y las pymes verán cuasi imposible aplazar o fraccionar una deuda tributaria derivada de obligaciones como el IVA, IRPF o Sociedades, a no ser, que las cuotas repercutidas no hayan sido efectivamente pagadas. Ultimo punto este imposible de demostrar en actividades como bares, peluquerías, taxis, gimnasios… acogidas a la Estimación Objetiva, más conocida como Módulos y por consiguiente obligado al Régimen de IVA Simplificado. La Estimación Objetiva, no determina un beneficio real, sino unos rendimientos presuntos que Hacienda calcula. Es un sistema rígido. Se paga una cuota fija. Los altibajos del negocio no afectan a la tributación, esto es, si durante un trimestre no se tuviera ingresos, el módulo se pagaría igual.

El escenario económico de este país ha cambiado en esta última década y el legislador, en su habitual línea de ineptitud, no ha sido capaz de adaptar la normativa fiscal, contable y laboral del trabajador autónomo.

Es cierto, antes que se me echen al cuello, que pueden renunciar a esta Estimación Objetiva y acogerse a la Estimación Directa, pero ello no evita nada de lo expuesto, todo lo contrario, aumentaría la “presión fiscal indirecta” a actividades empresariales de reducida dimensión derivada, entre otras, de la llevanza de la contabilidad conforme a la normativa mercantil y amplios registro fiscales.

Por otro lado, y esto afecta a todas y a todos, si cualquier contribuyente tuviera deudas resultantes de resoluciones firmes total o parcialmente desestimatorias, señaladas anteriormente, tampoco podrá aplazar o fraccionar la deuda.

Si no se tiene liquidez (lo más probable), se tendrá que buscar financiación y caer en las garras del establishment financiero. Hagan juego… que siempre gana la Banca.

La Troika, nuevamente, exige al gobierno neoliberal del Sr. Rajoy Brey el pago de alrededor de 7.500 millones de euros para cumplir con las exigencias de Europa y lo fácil, lo ruin, es que paguen los mismos de siempre, los trabajadores autónomos. Qué falta de escrúpulos.  La corrupción política en España ha dejado un agujero en las arcas españolas de más de 7.500 millones de euros desde que llegó la democracia.

Este desconocimiento y desprecio hacia lo que significa ser trabajador autónomo en este país, es un modus operandi de estos gobernantes,  que viendo venir el tsunami están en otros asuntos más importante: “Vistalegre”, “Abstenciones traicionando a sus bases”, “En Púnica y Gürtel” o “a ver si cojo cacho pactando con uno o con otro”.

Ser autónomo en este país es levantarse todos los días con miedo e inseguridad. Que no nos vendan mas la moto, con el tópico que tienen más libertad y autonomía, porque mienten más que parpadean. Que muchos miles, son desempleados que no han tenido más remedio que tomar esta opción para reincorporarse al mercado laboral.

España es el país de la Unión Europea e incluso si lo comparamos con Estados Unidos (donde es obligatorio tener un seguro medico), donde se pagan las cuotas más altas por cotización y mayor presión fiscal a este tipo de trabajadores que realizan actividades por cuenta propia.

Que los llamen por su nombre y no emprendedores. Que se metan la teoría del “emprendedor schumpeteriano”, por donde les quepa, que no son, ni por asomo, héroes de este sistema capitalista, son las víctimas de las políticas neoliberales dictadas desde Alemania y que, gobiernos como el actual, nos imponen a base de “decretazos”.

Este Real Decreto-ley, ha nacido para darle una vuelta más al garrote vil de la recaudación, para cumplir con los compromisos de consolidación fiscal alcanzados en el ámbito de la Unión Europea y ser una nueva demostración de la incapacidad del “Partido Socialista Popular” de ajustar el gasto público a la verdadera capacidad económica de este pueblo.

Para la derecha de este país, al autónomo, es un evasor de impuestos, un defraudador, alguien que optó por este régimen al no tener un contrato indefinido. Para la “nueva izquierda” en un burgués, culpable de la precariedad laboral.

Al propietario del ultramarino de mi barrio, que contra viento y marea, lleva toda su vida trabajando por cuenta propia, le comente estas nuevas medidas recaudatorias y además, la más que probable subida del 8% de la base mínima de cotización para 2017. Se quedo callado, me miro a los ojos y me dijo: El autónomo, la última mierda.

“Morirás aquí, protegiendo a alguien al que le importas una mierda”. V De Vendetta

Salud

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorUn Diario 16 políticamente incorrecto
Artículo siguienteMetiendo con calzador
Ezequiel Arauz Salmerón, (Lleida ,1967) Licenciado en ADE, especialista en Derecho Tributario y Controller Financiero con 25 años de ejercicio profesional. Ex-militante del PCE y PODEMOS (si es que existe la figura del militante). Actualmente pertenece a la plataforma Somos Izquierda.

1 Comentario

  1. Vaya verdades que dice este artículo. Yo soy autónoma hace 24 años y gracias ha está ” casta” de políticos lo dejaré de ser cuando pase este mes de diciembre por que viendo lo que se avecina y con mucho dolor tengo que cerrar un pequeño negocio que tengo de alimentación. Pagando una hipoteca, 2 hijos menores y divorciada. A si que se lo agradezco a toda esa gentuza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 3 =