“Iba, como todos los lunes, a llevarles comida, y fueron ellos quienes me lo dijeron”, explica en declaraciones a Diario16 el arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo. “No les hice ninguna pregunta, ellos me dijeron que habían muerto dos inmigrantes”.

Monseñor Agrelo asegura que dos jóvenes, uno de Camerún y otro de Guinea Conakry, perdieron la vida en el intento de salto a la valla fronteriza de Ceuta la pasada Nochevieja. El religioso afirma también que otro joven camerunés perdió un ojo en el transcurso de los incidentes. Este dato contradice las informaciones de la Delegación del Gobierno en Ceuta, que afirmó que quien había perdido un ojo era un gendarme marroquí. “En la Delegación no solo ocultan información, sino que a la vez la falsean, algo que me resulta repugnante”, declara el religioso.

Tampoco la Guardia Civil española tiene constancia de la muerte de dos personas

La Delegación del Gobierno en Ceuta, por su parte, ha respondido a Diario16 que no tiene constancia de los dos posibles muertos. Y en cuanto al dato de la agresión por la que un hombre perdió un ojo, declaran haber afirmado que había sido un agente “porque así nos lo comunicaron las fuerzas marroquíes”.

Tampoco la Guardia Civil española tiene constancia de la muerte de dos personas en el intento de cruzar la valla en Nochevieja. Preguntados si, en caso de haber fallecido en suelo marroquí lo sabrían, contestan que “lo que ocurre hacia allá [en referencia a Marruecos] no podemos saberlo, nosotros no podemos entrar”.

Santiago Agrelo Martínez.
Santiago Agrelo Martínez.

Sufrimiento atroz

“En el monte hay unos chicos a los se les inflige un sufrimiento atroz a diario”, denuncia el arzobispo de Tánger, “y además se les criminaliza”. En cuanto a las dos muertes que denuncia, insiste: “Me lo han dicho los emigrantes, y es bueno que se sepa”. Y continúa: “Nadie da información sobre lo que sucede en la frontera y me parece gravísimo, como también es gravísima la actuación de las autoridades”.

“La frontera es una zona oscura para los medios de información, es decir, que allí las autoridades pueden hacer lo que les venga en gana”, añade.

 

“Extremadamente violenta y organizada”

En una nota de prensa difundida algunas horas después de que la tentativa de acceder a la ciudad fracasara, la Delegación del Gobierno de Ceuta caracterizó como “extremadamente violenta y organizada” la actuación de los migrantes.

Las autoridades españolas y las marroquíes han defendido que, en el momento del salto, los migrantes aparecieron armados con “barras de hierro, cizallas y piedras”. Según el relato de la Delegación del Gobierno, medio centenar de militares marroquíes y cinco guardias civiles resultaron heridos.

Agrelo desmiente esta versión, que contradice con la experiencia personal de su visita a los campamentos de Beliones durante la jornada del lunes. “Subo a Beliones y reparto alimentos entre unos chicos a los que jamás vi armados de nada más que de hambre, frío y suciedad”, escribe el obispo en su perfil de Facebook.

Según explica el religioso, algunos de los migrantes que se encontraban en los montes de Marruecos han sido deportados mientras otros grupos han resuelto volver a Tánger. “Pero hay quien se queda y resiste”, concluye.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 1 =