Feria-Homsec

La campaña Desarma Madrid, que supone la reactivación del movimiento antimilitarista a nivel local, ha supuesto un éxito casi inmediato al lograr que el Ayuntamiento de Madrid liderado por Manuela Carmena se desvincule públicamente de la feria de armamento HOMSEC 2017. 

Ferias de armamento en Madrid

Los próximos días 14, 15 y 16 de marzo está previsto que el recinto ferial IFEMA acoja la sexta edición del Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad Nacional, conocida como HOMSEC. El movimiento antimilitarista ha logrado implicar a otros colectivos como el sindicato CGT y a organizaciones como Greenpeace o Ecologistas en Acción, así hasta 80 colectivos que se han sumado a la campaña.

A las 48 horas de publicarse el comunicado de la campaña Desarma Madrid el Ayuntamiento retiró el apoyo institucional a HOMSEC, por lo que ahora los esfuerzos se van a centrar en que haga lo mismo Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid. En su comunicado, Desarma Madrid denuncia que “HOMSEC es la mayor feria de armamento y tecnologías de seguridad que se organiza en el Estado Español. España es un gran exportador de armas, el 6º del Mundo. Esto no es casualidad y se logra, entre otras cosas, gracias a ferias como esta”.

HOMSEC es la mayor feria de armamento y tecnologías de seguridad que se organiza en el Estado Español 

Campañas antimilitaristas

En el mismo comunicado de Desarma Madrid se aclara que “HOMSEC servirá de punto de encuentro entre comerciantes de armas y agentes que se benefician del negocio de la guerra, como empresas de seguridad privada militar y empresas de video-vigilancia”. Hay que resaltar que Desarma Madrid es una de las campañas que impulsa desde hace años el movimiento antimilitarista.

Otra de las campañas decanas de este movimiento es la Objeción Fiscal a los Gastos Militares, de carácter estatal y que durante años ha financiado todo tipo de proyectos sociales a nivel mundial. Después del 15M el movimiento antimilitarista en Madrid fue uno de los impulsores de la Plataforma por la Desobediencia Civil y, más recientemente, ha participado en las acciones de la Caravana a Grecia.

La campaña de insumisión, impulsada en los años 90 por el movimiento antimilitarista, supuso una de las campañas más exitosas relacionadas con la desobediencia civil desde los tiempos de Gandhi o Martin Luther King. Arrastró a todas las organizaciones de izquierda, incluso a la refractaria izquierda abertzale, a posiciones en contra del servicio militar obligatorio. El éxito fue sorprendente e inesperado para todos los analistas de la época, ya que era un lugar común en las organizaciones de izquierda que era necesario recibir formación militar, en aras de un hipotético conflicto armado revolucionario.

 

Un movimiento después de la insumisión

Después de la insumisión el movimiento antimilitarista continuó con su tarea ya en solitario, ya que las organizaciones de izquierda sumaron de manera oportunista a una campaña que nunca controlaron y enmarcada en unos valores e ideas que, en realidad, nunca creyeron. Así se explican las peculiares argumentaciones de los colectivos nacionalistas de insumisos, que plantearon una “insumisión al ejército español”.

Un entonces desconocido Pablo Iglesias participó en 2005 en un encuentro del Movimiento Objeción de Conciencia

Un punto de inflexión del movimiento antimilitarista al intentar reinventarse después de la insumisión fue el encuentro de verano del antiguo Movimiento Objeción de Conciencia (MOC), que organizó en la ecoaldea de Lakabe en el año 2005. En él participaron activistas como un entonces desconocido Pablo Iglesias (en aquellos momentos un prematuramente retirado activista antiglobalización) y periodistas como Magda Bandera (La Marea) o Alberto Arce.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior“He buscado el dolor más grande de todos”
Artículo siguienteElogio de la Contracción (Viva Donald)
Nacido en Madrid el 21 de julio de 1974. Licenciado en Bioquímica por la Universidad Compluense de Madrid pero su actividad profesional ha estado relacionada con el desarrollo de software como analista de sistemas. Colabora como periodista en diversos medios en temas relacionados con temas laborales y derechos de autor. Es el autor del libro "¿Por qué Marx no habló de copyright?", además de "SGAE, el monopolio en decadencia" (en preparación) junto a Ainara LeGardon

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =