El teléfono de atención a víctimas de violencia de género 016 sigue siendo inseguro y sí deja rastro a día de hoy en los terminales de las denunciantes, en contra de lo que durante una década de servicio telefónico se ha venido defendiendo por parte de este organismo dependiente del Ministerio de Sanidad. La inseguridad del servicio se puso de manifiesto tras el informe anual de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, presentado el pasado 28 de febrero.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha informado en el parlamento que este jueves se reunirá con operadores y fabricantes telefónicos para intentar evitar este fallo que se ha mantenido vigente durante una larga década sin que las víctimas de violencia de género fuesen avisadas de que las llamadas al 016 quedaban registradas en sus terminales y podrían ser vistas por sus presuntos agresores.

Montserrat ha respondido, en el Pleno de Control al Gobierno, a una pregunta del diputado del grupo vasco EAJ-PNV Joseba Andoni Agirretxea, que le ha preguntado por el retraso de su departamento a la hora de poner en marcha medidas eficaces que eviten esta desprotección de las víctimas de malos tratos.

La ministra ha informado que no fue hasta el día siguiente de anunciar su intención de mejorar este servicio cuando se puso en contacto con directivos de la empresa española de telefonía Bq, que les informó de un sistema fácil de aplicar que evitaría la pérdida del anonimato en las llamadas telefónicas. La actualización del software será suficiente para evitar lo que durante una década ha sido un peligro potencial para las maltratadas que se aventuraban a denunciar a sus agresores a través del teléfono 016.

En la sesión de control al Gobierno español, Agirretxea ha señalado que durante 2016 se atendieron más de 85.000 llamadas al servicio telefónico para mujeres maltratadas y sus familiares, y ha añadido que para muchas de ellas “puede suponer un grave problema” que sus llamadas queden registradas en sus terminales telefónicos.

“Muchos agresores además de ejercer la violencia física ejercen la de control, la coercitiva, y por supuesto registran los teléfonos de sus parejas”, ha asegurado el diputado nacionalista vasco. “La mujer que se encuentra en una situación de estrés, de angustia, no está para el borrado manual de las llamadas salientes del registro de llamadas. A la violencia de género no le podemos dar ni una ventaja”, añadió Agirretxea.

El diputado del PNV ha instado a la ministra a que “arregle esta situación porque es su responsabilidad”. De momento, la reunión está ya concertada y las víctimas avisadas de que el 016 aún no es seguro cien por cien, después de una década de prestar servicio interrumpidamente a miles de mujeres maltratadas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 2 =