Más de 10.000 marroquíes se han unido en Facebook contra la inesperada decisión del Gobierno de Marruecos de recuperar el servicio militar obligatorio. Además, se hará prueba de virginidad obligatoria a las mujeres, para que no puedan luego acusar al Ejército de haber sido violadas.

Si la mujer no es virgen, se informará a su familia para que no puedan decir que fue violada por el Ejército

Para la llamada ‘Reagrupación marroquí contra el servicio militar obligatorio’, el objetivo del Ejecutivo es alejar a los jóvenes de cualquier distracción política.

El grupo denuncia que la iniciativa, que afecta a hombres y mujeres de entre 19 y 25 años, fue tomada sin debate social y sin diálogo con los interesados.

El texto filtrado precisa que los jóvenes deberán cumplir 12 meses de servicio militar, pero se eximirá a aquellos que demuestren ineptitud física, que estén cursando estudios o que mantengan a su familia.

Además, según informa la Cadena Ser, al igual que ocurre en otros ejércitos de países musulmanes, se someterá a las mujeres a una prueba de virginidad. Si la mujer no es virgen, se informará a su familia para que no puedan decir que fue violada por el Ejército.

El fundador de este grupo, Abdelah Nizar, explicó que la decisión gubernamental pretende “someter” a la generación de jóvenes que rechaza la actual situación social, política y económica en Marruecos.

Los opositores creen que el servicio militar obligatorio, suprimido en el país en 2006, no puede sustituir el papel de la escuela, sumida en diversas crisis, y de espacios culturales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDiario16 patrocinará al Guadalcacín Futsal femenino
Artículo siguienteFin al cambio de hora en Europa
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 19 =